Libia forma gobierno de unidad nacional auspiciado por la ONU

El logro deben refrendarlo los dos parlamentos rivales que hay en el país
Libia se dotó ayer de un gobierno de unión nacional auspiciado por la ONU, pero se desconoce si obtendrá el apoyo de los dos parlamentos rivales en este país, sumido en una crisis de la que se aprovechan los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Las potencias mundiales están llamando a los dos parlamentos rivales existentes en Libia a apoyar a este nuevo gobierno para poner fin a la parálisis política en la que está sumida el país, y que alienta la presencia de yihadistas y de contrabandistas.

El gabinete estará dirigido por el hombre de negocios de Trípoli Fayez el Sarraj, afirmó la ONU en su página de Facebook.

El consejo presidencial, dirigido por Sarraj y creado tras la firma del acuerdo bajo los auspicios de la ONU, procedió a nombrar a los 32 ministros. Sin embargo, ninguno de los dos parlamentos rivales libios ha ratificado este acuerdo firmado en diciembre en Marruecos.

El enviado de la ONU para Libia, Martin Kobler, llamó el martes en Twitter a la Cámara de Representantes –el parlamento reconocido internacionalmente con sede en el este del país– a "reunirse rápidamente para aprobar" este gobierno.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, hizo el mismo llamado y se congratuló por la "importante decisión" que supone el anuncio de la formación del gobierno. Para que este gobierno de unión nacional sea operativo debe ser aprobado por una mayoría de dos tercios del parlamento reconocido.

Las autoridades libias rivales, no reconocidas por la comunidad internacional, están en Trípoli, desde la toma de la capital por milicias, en parte islamistas, en el verano boreal de 2014.

Caos desde la muerte de Gadafi

El controvertido general Jalifa Haftar, comandante de las fuerzas leales al poder en el este, no integra los 32 miembros del gobierno, que solo cuenta con una mujer.

Libia está sumida en el caos desde la caída de Muammar Gadafi en 2011 y dos autoridades rivales se disputan el poder desde mediados de 2014.

Los occidentales presionaron en estos últimos meses para lograr la formación de un gobierno de unión nacional bajo la égida de la ONU, con el fin de tratar de estabilizar Libia e instalar una autoridad capaz de frenar el avance de los yihadistas del Estado Islámico en este país.

El EI reivindicó a principios de mes dos sangrientos atentados (más de 56 muertos) y lanzó ataques contra la "media luna" petrolera del norte de Libia, que tiene las más importantes reservas petroleras de África, con unos 48.000 millones de barriles.

Ese atentado del EI fue uno de los ataques más sangrientos desde la revolución que derrocó a Gadafi, con la ayuda de una intervención internacional, en la que participaron Francia y Gran Bretaña.

Tras esos atentados, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aseguró que esos "actos criminales son un importante recordatorio de la urgencia de implementar el acuerdo político libio y formar un gobierno de unidad nacional".

La comunidad internacional se preocupa en efecto por la creciente presencia yihadista en Libia, donde el EI tiene unos 3.000 combatientes, según fuentes francesas.

En noviembre, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, aseguró que el grupo perpetró al menos 27 atentados en Libia en 2015.

Fuente: AFP

Populares de la sección