Líderes mundiales buscan una solución al terrorismo nuclear

Unos 50 mandatarios participan en un foro que pretende mitigar la gran amenaza global
El temor de que los materiales necesarios para fabricar un arma atómica caigan en manos de grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) centra la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear que se desarrolla entre ayer y hoy con la presencia de más de 50 países.

La cumbre internacional se celebra cada dos años desde 2010 por iniciativa del presidente de EEUU, Barack Obama, que prometió al comienzo de su mandato convertir la no proliferación nuclear en una prioridad y que ahora encabeza su última cita mundial sobre el tema.

Los avances del EI más allá de Irak y Siria y los ataques terroristas de la semana pasada en Bruselas elevaron el interés de la Casa Blanca por abordar en la cumbre el riesgo de que ese u otros grupos terroristas se hicieran con los materiales nucleares que varios países albergan para su uso civil o militar.

"Sabemos que las organizaciones terroristas tienen el deseo de conseguir acceso a esos materiales en bruto y de tener un artefacto nuclear. Ese fue el caso con Al Qaeda y es ciertamente el caso con el EI", dijo el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, en una conferencia de prensa telefónica a propósito del encuentro.

Hoy uno de los paneles se centrará específicamente en las amenazas que presenta el EI, "tanto en el contexto de prevenir la diseminación de materiales nucleares como respecto a mejorar las medidas contra el terrorismo" en general, explicó Rhodes.

"Es importante que hablemos de la amenaza más letal que presentan las organizaciones terroristas y esa es su capacidad de adquirir materiales nucleares", subrayó el asesor.

Estados Unidos no tiene por ahora "indicaciones explícitas" de que el EI esté tratando de conseguir un artefacto nuclear improvisado, pero cree necesario tomar medidas para prevenirlo, aseguró a los periodistas Laura Holgate, encargada de control de armas en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Peligro concreto

De acuerdo con la Iniciativa de Amenaza Nuclear, son cerca de 20 los países que tienen uranio altamente enriquecido. Este elemento se usa para la fabricación de misiles nucleares. La organización advirtió de que hay demasiadas fuentes radiactivas con "mala seguridad y vulnerables a robos".

En los últimos meses hubo un avance significativo cuando se firmó el acuerdo entre el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e Irán, país que las potencias aseguraban que preparaba una bomba nuclear. Seguramente Obama celebrará hoy ese logro.

El otro mojón de los últimos años es el pacto alcanzado en abril de 2009 entre EEUU y Rusia, por el cual los dos países se comprometieron a reducir sus armas en cerca de 30% en un plazo de siete años. Si bien el tratado incluye lo nuclear y ha habido avances, también es cierto que las dos naciones tomaron decisiones en el sentido contrario, pues Washington comenzó a renovar sus sistemas de armas nucleares y Moscú anunció en 2015 la puesta en marcha de unos 40 misiles intercontinentales.

La ausencia de Rusia en esta cumbre es la más notoria. De acuerdo con Rhodes, la decisión del país de no presentarse es "una oportunidad perdida para ellos, por encima de todo". "Lo único que están consiguiendo es aislarse", opinó el vocero de la Casa Blanca.

Agenda de trabajo

Entre ayer y hoy se procura aprobar políticas para eliminar material nuclear, así como reforzar las regulaciones existentes o promover cambios de tecnología. Todo esto, con el fin de aumentar la seguridad en un terreno altamente explosivo.

La Casa Blanca asegura que, desde la primera cumbre de este tipo celebrada en el año 2010, se firmaron más de 260 acuerdos sobre este tema.

Hoy se tarde se conocerá el acuerdo global alcanzado por todos los participantes, así como otros tratados bilaterales en asuntos como el tráfico de armas nucleares, la prevención de amenazas a fábricas donde se trabaja con estos materiales o ciberseguridad.

Ayer comenzó con una cena de trabajo en la Casa Blanca, en la que Obama y los jefes de cada delegación "compartieron sus perspectivas sobre la amenaza de terrorismo nuclear", según Rhodes.
Luego hubo un encuentro trilateral entre el presidente Obama, la mandataria surcoreana, Park Geun-hye, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe; seguida de un encuentro bilateral con el presidente chino, Xi Jinping. El estadounidense mostró así la preocupación en Estados Unidos y el sudeste asiático respecto del programa nuclear y de misiles de Corea del Norte.

Hoy Obama mantendrá una reunión con representantes del Grupo 5+1 (EEUU, Francia, Rusia, China, Reino Unido y Alemania) y del OIEA para repasar los "avances" en la implementación del acuerdo nuclear alcanzado el año pasado con Irán.

A continuación, Obama presidirá una sesión plenaria sobre el aumento de la seguridad en los materiales o arsenales nucleares de cada país, seguida de una foto de familia de los asistentes, un almuerzo de trabajo y la sesión centrada en el EI.

Líderes globales presentes

Tres presidentes latinoamericanos acudieron a Washington con motivo de la cumbre: el mexicano, Enrique Peña Nieto; el argentino, Mauricio Macri; y la chilena, Michelle Bachelet; mientras que la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, decidió no asistir a la cita debido a la crisis política en su gobierno.

Entre los líderes que también asisten se encuentran el presidente francés, François Hollande; el primer ministro británico, David Cameron; el primer ministro de India, Narendra Modi; el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan; el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y el presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev.

Participa, además, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.


Fuente: Con agencias

Populares de la sección