Línea de crédito de Peñarol usó herramienta de Lázaro Báez

Damiani está vinculado a la sociedad que administraba "La Rosadita", donde lavaba el empresario K
La ruta del dinero K en Uruguay
Un repaso por los casos sospechosos de lavado de dinero.

En los negocios con participación de la fiduciaria suiza Helvetic Service Group, que lavaba dinero para Lázaro Báez, hay un apellido que se repite: Damiani. La trama de sociedades relacionadas a Helvetic, que está bajo la lupa de la Justicia de Argentina o Uruguay, teje vínculos con Peñarol y un barrio privado en Parque Miramar construido por el estudio del presidente aurinegro.

Juan Pedro Damiani reconoció a El Observador que él realizó unos seis negocios con Helvetic, que todos fueron legales y que en ninguno de ellos tiene o tuvo nada que ver el dinero del kirchnerismo.
Desde hace varios años, sociedades anónimas extranjeras le prestan dinero a Peñarol. La mayor deuda del club por estos préstamos está en poder de Financiera del Exterior del Comercio (FEC NV), una sociedad radicada en Curazao, Antillas Holandesas y controlada por la familia Damiani, como admitió el presidente de Peñarol a El Observador. FEC NV está bajo la lupa de la Justicia argentina porque utilizó como fiduciaria a Helvetic para alguno de sus negocios. Esa firma suiza tenía el control de SGI, la financiera utilizada por Báez para lavar dinero.

"Jamás hemos conocido, tratado y menos aún asesorado a Lázaro Báez, por lo que jamás podríamos haber trabajado para él", afirmó ayer el estudio Damiani en un comunicado. El presidente de Peñarol dijo a El Observador que usó a Helvetic solo como "accionista fiduciario".

Ver Damiani: "Nuestros negocios son de gente totalmente clara"

Tanto Damiani como sus allegados aseguran que nunca hubo "giros" entre sus empresas o Helvetic. También niegan que hayan existido "inversiones", como asegura el fiscal argentino Guillermo Marijuán y niegan que en Helvetic se pueda haber mezclado dinero "limpio" con plata proveniente del lavado.
Sin embargo, el juez argentino Sebastián Casanello describe en su fallo judicial una "ingeniería" de lavado en la que se usan "sociedades administradoras de fondos fiduciarios" como Helvetic para "mezclar" el dinero.

El 4 de diciembre de 2002 se registra el primer préstamo de FEC a Peñarol, como revelan documentos contables a los que accedió El Observador. El préstamo fue por US$ 15.000 y el presidente de la institución era el contador José Pedro Damiani, padre del actual presidente. En su audición radial, el contador llamaba a esta sociedad "la línea de crédito". Cada vez que el agua llegaba al cuello financiero del club, Damiani recurría a FEC, su sociedad, como un flotador.

Con el paso de las temporadas, FEC se convirtió en el principal prestamista del club y al mismo tiempo en el acreedor más importante. El último balance anual aprobado por la Asamblea Representativa, que refleja el estado contable del club al 30 de noviembre de 2014, informa que la deuda con FEC es de US$ 4 millones.

La familia en sociedad

Damiani reconoció que FEC es de su familia. "Era una inscripción financiera de mi viejo del año 60", dijo. La deuda de Peñarol con FEC NV era de US$ 3 millones en 2009, año en el que Peñarol le cedió derechos comerciales para que la sociedad cobre la deuda. En el contrato de prenda de créditos al que accedió El Observador, firmado el 1° de julio de 2009, el club le cedió "las recaudaciones obtenidas en espectáculos futbolísticos organizados, patrocinados o auspiciados" por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Damiani (hijo) y el secretario general del club, Gervasio Gedanke, firmaron el contrato por Peñarol, mientras que como apoderado de FEC firmó Carlos De Cores, cuñado de Damiani, esposo de Magela.

Por este convenio de 2009, Peñarol también le cedió a FEC NV los porcentajes "que tienen su origen en la transferencia nacional o internacional de jugadores, en la venta de entradas, cobro de derechos de transmisión radioeléctrica o televisiva u otros orígenes cualesquiera, correspondientes a torneos oficiales, especiales, nacionales, internacionales". El documento aclara que "quedan excluidos" de este acuerdo "los derechos de transmisiones televisivas (...) por su participación en espectáculos deportivos organizados por la AUF, únicamente en lo que respecta a la actividad local", porque habían sido cedidos al Banco República (BROU) en 2008.

Documentos a los que accedió El Observador revelan que FEC NV -la sociedad radicada en Antillas Holandesas que le presta dinero a Peñarol y cuyo apoderado es el cuñado de Damiani- es "subsidiaria" de FEC SA, una sociedad panameña que también operó con Helvetic. Damiani confirmó la relación entre ambas empresas –las dos creadas por su padre– pero dijo que a la panameña la disolvió hace dos años.

Helvetic "invirtió" en las dos FEC, asegura el fiscal argentino Guillermo Marijuán en el pedido de indagatoria de Báez y Ramos, fechado el 18 de junio de 2015. Esta información surge de un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) y "una nota presentada por la firma SGI Argentina S.A. al Banco Columbia SA mediante la cual acompañó, entre otras cosas, detalle de inversiones en el país y en el extranjero de Helvetic Services Group, socio mayoritario de SGI (96%)", explicó el fiscal.

El vínculo entre Helvetic y Damiani no es una novedad. El presidente de Peñarol reconoció en 2013 en un comunicado de prensa que Ramos, el presidente de Helvetic, le proveyó "servicios". Sin embargo, de los Panamá Papers surge que Ramos era "socio" del estudio. "Con respecto a los datos del doctor Marcelo Ramos le informamos que es nuestro socio en Europa, quien nos asiste en consultoría y temas legales, residiendo en la ciudad de Lugano, Suiza", escribió Juan Fernández Methol, socio del estudio Damiani, actual coordinador institucional de Peñarol y extesorero del club, en un mail enviado al estudio panameño Mossack Fonseca, informó Búsqueda el 21 de abril.

El reporte que un contador de Helvetic entregó a la Inspección General de Justicia de Argentina revela detalles sobre la participación de Helvetic en FEC NV. "La panameña FEC SA sólo apareció como el tercer mayor activo declarado de Helvetic al momento de enviar ese reporte, por un valor de US$ 5,5 millones, que se combinaban con otros US$ 2,8 millones asignados a su sociedad gemela que, con idéntico nombre, pero 'limited' en vez de 'sociedad anónima', armó en las Antillas Holandesas", informó el diario argentino La Nación el 13 de junio de 2013 en base al reporte.

Lagos, el barrio privado


Barrio Lagos

Un lujoso emprendimiento inmobiliario denominado Lagos –desarrollado por el estudio de Damiani–, ubicado entre los departamentos de Montevideo y Canelones, también está bajo la lupa de la Justicia argentina por su vinculación con Helvetic.

La diputada de la Provincia de Buenos Aires, Graciela Ocaña, incluyó específicamente a este proyecto en la denuncia presentada ayer.

Ver Damiani entre Helvetic y la ruta de dinero K

"Las operaciones de mayor valor (de Helvetic en Uruguay) se habrían realizado con la empresa uruguaya Dysona SA con domicilio en Reconquista 517 de la Ciudad de Montevideo. Se registran tres 'transferencias'. Todas ellas fueron realizadas a través del Banco Itaú de Montevideo, con destino al LGT Bank", dice la denuncia de Ocaña.

Dysona SA es una sociedad uruguaya que adquirió un predio de 60 hectáreas en el límite de Canelones y Montevideo para desarrollar un proyecto inmobiliario a cargo de DDC, una unidad de negocio del estudio de Damiani.

Según informó el El País semanas atrás, Ocaña reportó documentación donde se contabilizan traspasados desde y hacia Uruguay por US$ 6,3 millones, con la intervención de las firmas Charbonier Corp, Mellon Global Securities de Canadá, Decavial y Helvetic Group, y Dysona SA.

Proyecto inicial y ampliación

El proyecto inicial de urbanización de los Lagos abarcaba un área global de 60 hectáreas, con terrenos que van desde 650 m2 a 2.950 m2. El emprendimiento es promovido por DDC, una unidad de negocios del Estudio Damiani, dedicada al desarrollo y gestión de proyectos inmobiliarios.

En octubre de 2014 El Observador publicó que la desarrolladora DDC de Daminai ampliaba su oferta de terrenos en el barrio jardín Lagos en 24 nuevos lotes de 530 m2 cada uno, con una inversión de US$ 1,5 millones. La urbanización lleva ese nombre porque allí se encuentran cuatro lagos alrededor de los cuales se construyen las casas. En la isla Este y Oeste viven unas 85 familias, y se espera que con esta nueva zona se incorporen otras 24 familias más. El proyecto en total demandó U$S 5,8 millones de inversión, entre los que se incluye la urbanización y un puente sobre el arroyo Carrasco –que une Parque Miramar con Carrasco Norte– en 2012. Según había declarado en ese entonces a Café & Negocios el director de DDC, Juan Antonio Damiani, el proyecto de Isla Sur nace de la necesidad de tener terrenos un "poco más chicos" para un "público de familias más jóvenes, a las que le gusta el concepto de Lagos, por un estilo de vida distinto, junto al agua". Los terrenos en Lagos Isla Este y Oeste con un una superficie de 700 a los 2.000 m2, se les había fijado un valor que va desde los U$S 240 mil hasta los U$S 750 mil. El negocio de DDC es la venta de los lotes una vez desarrollada la urbanización.

La jueza Adriana de los Santos tiene en su poder estos nuevos elementos.

¿Qué es una fiduciaria?

En general, la fiducia mercantil es un negocio jurídico en virtud del cual una persona llamada fiduciante transfiere uno o más bienes especificados a otra llamado fiduciario, quien se obliga a administrarlos o enajenarlos, para cumplir una finalidad determinada por el constituyente, en provecho de éste o un tercero llamado beneficiario. El termino "fiduciaria" se aplica normalmente a la persona física o jurídica que en un fideicomiso recibe bienes o fondos del fideicomitente para aplicarlos a ciertos fines y administrarlos como propios y generar beneficios. Una vez cumplido el plazo previsto, esos beneficios serán entregados al "beneficiario" del fideicomiso.


Populares de la sección

Acerca del autor