Live Forever de Oasis

Con Live Forever, Noel Gallagher pasó de trabajar en un depósito a llenar estadios en todo el mundo junto a Oasis.

Por Gonzalo Palermo

@GonzaloPalermo

Hacia fines de los años de 1980, Noel Gallagher trabajaba como operario en una empresa del rubro de la construcción, enclavada en un barrio obrero de Manchester. Horario completo y trabajo manual pesado hasta que, una tarde, un tubo de acero cayó sobre su pie derecho. Fue el golpe perfecto: la empresa lo transfirió a un puesto administrativo en el depósito y Noel empezó a tener más tiempo de ocio para escribir canciones. Por ese entonces conoció a Graham Lambert, guitarrista de Inspiral Carpets, banda fundacional de la "movida de Manchester", a la que también pertenecían los Stone Roses. Poco después Steve Holt, el cantante, dejó la banda y Noel consiguió una audición para sustituirlo, pero no lo eligieron. A cambio, le ofrecieron ser el plomo del grupo y cargar equipos en la gira que el grupo realizaría en 1991 por toda América. No era ni cerca lo que él quería, pero era algo.

Mientras tanto, en Manchester, el hermano menor de los Gallagher, Liam, debutaba como vocalista de un grupo under llamado The Rain. Liam, de 19 años, había pasado más fumando en la calle, perdiendo el tiempo y siguiendo fielmente al Manchester City que escuchando música. Por eso, cuando volvió de su gira con los Carpets por América (en la que incluso visitó Montevideo), Noel se sorprendió al oír a su madre diciéndole que su hermano menor, tan poco aplicado, era ahora cantante.

Un par de semanas más tarde, The Rain tocó en vivo por primera vez en el Club Boardwalk de Manchester. Al terminar, el bajista Paul McGuigan, el guitarrista Paul Arthurs y el baterista Daniel Alexander Kvns brindaron por el buen comienzo. Liam, que ya tenía más que solidificada su personalidad, les dijo que también se alegraba pero que si querían que siguiera cantando tenían que cambiar el nombre a Oasis. Los demás simplemente lo aceptaron. Y en ese mismo momento, como si ya no hubiera sido suficiente, apareció tras bastidores Noel y les dijo, textual: "Pueden hacer dos cosas: dejar que yo les escriba las canciones y los convierta en estrellas o quedarse acá en Manchester por el resto de sus tristes vidas". Una buena forma de resumir la personalidad de los Gallagher en dos frases.

En un par de movimientos los hermanos Gallagher pasaron de ser dos perfectos desconocidos a entrar en The Rain, cambiarle el nombre a Oasis y asumir el control creativo del grupo. Soberbio, altanero, egocéntrico... lo que quieran, pero Noel cumplió con lo que dijo aquella vez. Aunque Liam aceptó la oferta de su hermano mayor, las antiguas peleas de compañeros de cuarto nunca terminarían. Desde entonces y hasta la disolución del grupo en 2009, fue como si el uno necesitara de lo mejor y lo peor del otro para completarse.

El principio del mito

El primer paso de Noel fue echar mano a aquellas canciones que había escrito en su época como encargado del depósito. La primera que eligió y la que definitivamente cambiaría todo fue Live Forever, surgida de una noche de insomnio en la que el mayor de los hermanos ganó inspiración de la mano del clásico Shine a Light de los Rolling Stones (no sería esta la primera ni la última vez que los Stones o los Beatles inspirarían a los de Manchester). En 1993 se enteraron que el ejecutivo de Creation Records, Alan McGee, estaba en un club de Glasgow, Escocia, buscando jóvenes talentos. Los miembros de Oasis juntaron dinero, alquilaron una camioneta y se fueron hasta ahí. Luego de presionar para que los dejaran tocar, demostraron lo que tenían y unas semanas más tarde estaban en Londres firmando su primer contrato. Aunque primero se dieron a conocer Supersonic y Shakermaker, la crítica y el público se rindieron de manera completa a los pies de Oasis el 8 de agosto de 1994, cuando se publicó Live Forever, grabado en los Clear Studios de su ciudad natal.

Estrellas del rock

Como toda sustancia altamente inflamable, los Gallagher no tardaron en entrar en conflicto con el exterior. Pero primero fue el éxito, más allá de todo lo que lo rodeaba, con sus números más que contundentes: el disco Definitely Maybe salió a la venta el 30 de agosto de 1994 con Live Forever ya convertida en himno del britpop (ampliaremos sobre el particular) y se convirtió en el álbum debut más vendido en la historia de la música británica. Al día de hoy lleva alrededor de 8 millones de copias vendidas en todo el mundo. Rock 'n Roll Star, Shakermaker, Columbia, Supersonic, Cigarettes & Alcohol, Slide Away y la ya mencionada Live Forever lo convierten en uno de esos discos en los que resulta casi imposible pasar de canción sin arrepentirse en el acto. Es rock puro y directo que sigue intacto 20 años después.

oasis4


Con este comienzo, Oasis dio que hablar en Reino Unido y en Estados Unidos. En un panorama musical, el de 1990, dominado desde lejos por el grunge que se expandía desde Seattle, que Definitely Maybe vendiera aproximadamente 700 mil copias en Estados Unidos fue todo un suceso. En Inglaterra, en tanto, la batalla fue cruenta: Oasis surgió como antítesis de Blur, banda con la que se utilizó por primera vez el término britpop para referirse a la música británica de entonces. Mientras los Gallagher habían pasado su infancia compartiendo el cuarto y evitando a un padre golpeador y alcohólico en un barrio trabajador de Manchester, Damon Albarn y Garham Coxon, líderes de Blur, habían crecido en barrios acomodados de Londres y habían estudiado arte. Y eso, a los ojos de los Gallagher, era motivo más que sobrado para, literalmente, desearles la muerte y hacerles la vida imposible.

Para entonces, sir. George Martin, mítico productor de los Beatles, confesaba su admiración hacia Noel Gallagher, definiéndolo como el "compositor más fino de su generación". ¿Qué pasaba entonces por la cabeza del mayor de los Gallagher? Nada del otro mundo. "La gente me preguntó después de Live Forever, "¿a dónde irás después de eso?". Y yo me decía que no era tan buena. Creía que era una buena canción, pero que podía hacer algo mejor", explicaría el compositor en una entrevista posterior con The Independent. Mientras, a su alrededor, la gente hacía filas para llenar sus conciertos y vaciar las tiendas de discos y la crítica se deshacía en elogios.

Definitely Maybe fue el comienzo. Después llegarían otros dos grandes discos, (What's the Story) Morning Glory? (1995) y Be Here Now (1997), que terminarían de consolidar a Oasis como uno de los íconos de los años de 1990 y una de las bandas de rock más grandes de todos los tiempos. Al final, el mismo fuego que la creó terminaría por hacerla desaparecer. Sin embargo, la visita de Noel Gallagher prevista para el 15 de marzo en el Teatro de Verano de Montevideo supone una oportunidad imperdible para rever varios de sus clásicos.

Live Forever y Kurt Cobain

Confeso admirador de Kurt Cobain, Noel Gallagher explicó en más de una oportunidad que Live Forever guarda una estrecha relación con el grunge y con su máximo exponente, el fallecido líder de Nirvana. La canción tiene un cierto aire grunge pero sobre todo mantiene un marcado optimismo en la letra. El estribillo habla de "vivir para siempre" en contraposición al supuesto "pesimismo" de algunas de las letras de Cobain, especialmente I Hate Myself and I Want to Die ("Me odio y quiero morir"). "Pensé: no voy a decir eso, no puedo creer que una estrella de rock estadounidense a quien todo el mundo elogia, con todo el dinero del mundo, esté sentado allí en su mansión y diga eso de repente. ¿Para qué quieres morir?", dijo Gallagher a The Guardian en 2008. "Por mucho que me guste él (Cobain) y toda esa mierda (el grunge), yo no acepto eso. No puedo aceptar que las personas vayan por ahí, drogados, diciendo que se odian a sí mismos y que quieren morir. Eso es basura".

Para quienes tengan alguna duda, el videoclip oficial del tema para Estados Unidos muestra fugazmente un cuadro con una foto de Cobain en vivo (minuto 1:13). Otro dato gráfico: la portada original del sencillo era una foto de la casa de la infancia de John Lennon, en el 251 Menlove Avenue.

La preferida de muchos

Para muchos Live Forever es su canción favorita de Oasis, algo para nada despreciable tratándose de uno de los grupos con mayor facilidad para crear clásicos e himnos. La revista Q realizó una encuesta en 2006 en la que el tema resultó el mejor de todos los tiempos. Un año más tarde, ocupó el primer puesto entre los himnos indie de todos los tiempos según la revista NME. Para XFM es la mejor canción británica de todos los tiempos.

Y la canción también resulta ser la favorita del propio Liam Gallagher, el encargado de cantarla desde que esta entró en el repertorio de Oasis. "Cada palabra significa algo poderoso para mí. Captura ese espíritu especial que tenía Oasis, y creo que esa es la razón por la cual una gran cantidad de personas siente esa misma atracción por ella, como cuando nosotros la escuchamos por primera vez en Boardwalk, en la voz de Noel, en la famosa versión demo", explicó el cantante en una entrevista con la revista Q.