Llegó el degenerado regenerado

La adaptación de Deadpool a la pantalla grande marca una reinterpretación de lo que es el cine de superhéroes
Algunos quizá lo recuerden por su aparición en X-Men orígenes: Wolverine. Otros lo verán por primera vez en esta película. Pero quienes siguen al "degenerado regenerado" desde los cómics vienen esperando su llegada a la pantalla grande desde hace muchísimo tiempo. Este jueves, la espera termina.

Deadpool (cuyo nombre real es Wade Wilson) es uno de los personajes que más se han ganado el respeto de los lectores de Marvel, desde su primera aparición en el cómic The New Mutants en febrero de 1991. Esto no se debe a sus capacidades de autorregeneración (puede curarse tanto de un cáncer como de una mutilación) o de teletransportarse. Lo que distingue a Deadpool es su obstinación por no ser en absoluto un superhéroe.

Sarcasmo, humor negro y más sarcasmo caracterizan a este antihéroe que, además, no se cansa de romper la llamada "cuarta pared": es el único personaje de Marvel consciente de que se encuentra dentro de un cómic; de ahí que no es raro que ocasionalmente hable a sus lectores. Con este personaje, el director Tim Miller acaba de hacer una de las adaptaciones más fidedignas realizadas hasta el momento de un personaje de Marvel en el cine.

Miller también supo romper con aquello que hizo que toda esta nueva ola de películas de superhéroes comenzara a resultar un poco monótona. Esto se puede apreciar en el armado del guión. Si bien cuenta los orígenes del personaje, Miller lo hace de una manera dinámica, yendo y viniendo entre pasado y futuro de forma de que el espectador no experimente en forma lineal la conversión del personaje en un mutante, sino que se encuentra con los hitos que lo empujaron a serlo a lo largo de la película.

Así, la historia comienza con Wade Wilson buscando vengarse de quienes lo utilizaron como rata de laboratorio en un programa llamado Arma X, con la promesa de que lo curarían del cáncer que estaba extendiéndose por casi todo su cuerpo. El resultado de estas torturas fueron los poderes antes mencionados, pero al precio de graves cicatrices que lo dejaron casi irreconocible.

Deadpool


Con el pie derecho

Deadpool es la primera dirección de un largometraje en el currículum de Miller, quien entra por la puerta grande en la industria de los grandes luego de haber dirigido cortos y el arte de las secuencias de créditos de Los hombres que no amaban a las mujeres y Thor: El mundo oscuro.

A nivel de acción, da la impresión de que el montaje intenta disfrazar algunas carencias a nivel de coreografías en las escenas de combate. Luego de la llegada al cine de una oda a los dobles de riesgo como lo fue Capitán América: el soldado del invierno, en la que cada escena con peleas cuerpo a cuerpo se podía apreciar en su totalidad, podría esperarse algo similar (o mejor) de una película sobre alguien que anda para todos lados con sus katanas en la espalda. Sin embargo, la acción resulta entrecortada y poco fluida debido a las tomas de corta duración y los ángulos incómodos seleccionados por el director.

A falta de fluidez en la acción, el guion es el gran punto fuerte de la película. Parece extraído de las viñetas de las historietas, con constantes referencias a la cultura popular y al resto de los mutantes de Marvel.

Deadpool es interpretado por Ryan Reynolds, uno de los principales responsables de que la película haya sido posible. La estrella de Hollywood se sumerge en el personaje y se entrega por completo a él sin que se le escape ni el más mínimo detalle de su comportamiento. Incluso con la máscara puesta, el doblaje de voz resulta totalmente adecuado. Reynolds logró igualar a Nolan North, quien le dio una voz tan característica al personaje que fue contratado para gran parte de las apariciones de Deadpool en series, películas animadas y videojuegos.

Reynolds ya había interpretado a Deadpool en X-Men orígenes: Wolverine, pero la versión del antihéroe recibió innumerables críticas debido a que no se parecía en nada al personaje del cual había tomado el nombre. El actor comenzó entonces a trabajar para conseguir la aprobación por parte de Fox (el estudio que tiene los derechos del personaje) para la realización de una película protagonizada por Deadpool que adaptara al mercenario de los cómics que los fanáticos tanto esperaban.

Una secuencia de muestra realizada completamente en computadora, doblada con la voz del mismo Reynolds, bastó para exacerbar el entusiasmo de los fanáticos y convencer finalmente al estudio de que la producción valía la pena.

Deadpool Orígenes Wolverine
Deadpool como Deadpool en <i>X-Men Orígenes: Wolverine</i>
Deadpool como Deadpool en X-Men Orígenes: Wolverine

A pesar de algunas fallas, Deadpool cumple tan bien con la construcción del personaje que logró convertirse en una de las primeras películas de Marvel realmente no aptas para niños. Y, por no contar con esos límites, en una muy disfrutable.

No apta para menores de 15 años

No se engañe por el hecho de que haya un superhéroe en el póster: Deadpool es una película que pertenece a la rama del género de superhéroes menos familiar, con pocos puntos en común con títulos como Los Vengadores o Iron Man. Fiel al estilo del personaje, la película tiene poco filtro en el lenguaje y a la hora de mostrar escenas sangrientas o con contenido sexual. Algunas películas que transitan este mismo camino son Kickass, Blade y The Punisher.


Populares de la sección

Acerca del autor