Los 100 primeros días de Kuczynski en la Presidencia de Perú

Un escándalo de corrupción y un "juego de poderes" con el Congreso de mayoría fujimorista

Al asumir como nuevo presidente de Perú hace más de tres meses, el economista Pedro Pablo Kuczynski estableció "siete mandamientos" en los que su gabinete ministerial debía basarse, resaltando entre ellos ser "absolutamente" incorruptible, recibir a la población en sus despachos y viajar por todo el país para conocer mejor su realidad. Además prometió ante el Congreso que al cabo de 100 días se verían los primeros resultados de su gestión.

Este viernes (04.11.2016) se venció este plazo y las últimas semanas no han sido fáciles para el mandatario peruano de 78 años, que acaba de enfrentar su primer escándalo de corrupción, así como también un conflicto social desatado por la minera Las Bambas en el altiplano.

Para contrapesar las críticas, Kuczynski presentó en una conferencia de prensa sus logros relacionados a la lucha anticorrupción, al abastecimiento de agua potable, al destrabe de grandes proyectos de inversión paralizados, entre otros. Sin embargo, "los peruanos aún tienen las expectativas muy altas y quieren ver resultados más rápidos", señala la politóloga y representante en Lima de la fundación alemana Konrad Adenauer, Bernadette Kalz, en entrevista con DW.

"Muerte civil" para corruptos

Según una reciente encuesta de la empresa GFK, la aprobación del presidente peruano cayó diez puntos en un solo mes y cuenta actualmente con 52 por ciento de respaldo. Esta fuerte caída se debe al escándalo protagonizado por el exasesor presidencial en temas de salud, Carlos Moreno, quien pretendía lucrar con la asistencia médica de los pacientes de la sanidad estatal.

Tras este escándalo, Kuczynski anunció como parte de un paquete de medidas la ley de "muerte civil" para funcionarios públicos que hayan sido sentenciados por delitos de corrupción. "Quien haya sido sentenciado por casos de corrupción nunca más podrá volver a trabajar para el Estado", enfatizó PPK en un mensaje a la nación televisado.

Sin embargo, para que la "muerte civil" se aplique, los delitos tienen que ser cometidos a partir de su vigencia y aún no ha quedado claro si la norma alcanzará al caso Moreno. Según la jurista y periodista peruana Rosa María Palacios, este proceso será muy largo: "La persona tiene que ser descubierta, investigada, acusada por el fiscal y finalmente condenada por un juez. Es posible que veamos resultados en cinco años, cuando termine el Gobierno de Kuczynski", indicó a DW. En tanto, la politóloga alemana Kalz advierte que los peruanos "quieren que la norma se aplique ya, si no quedará la sensación de que la ley no es igual para todos".

"Juego de poderes" con el fujimorismo

Por otro lado, la relación de Kuczynski con el Congreso es de cuidado y, al parecer, todavía existe "un deseo por parte del fujimorismo de demostrar: aquí mandamos nosotros", indica la experta peruana, quien añade que el fujimorismo está "atrapado" entre ser una oposición fuerte y, al mismo tiempo, no ser una oposición obstruccionista que impida gobernar, algo que no favorecería las aspiraciones presidenciales de Keiko Fujimori en las próximas elecciones.

Una situación fortuita en un Congreso con mayoría fujimorista, que cuenta con 72 congresistas de un total de 130, teniendo en cuenta también que la pequeña bancada de PPK se muestra desunida. "La mayoría del fujimorismo es aplastante. Kuczynski tiene un juego de poderes con ellos y si quiere hacer cambios profundos necesita tener, por ahora, un cierto consenso con la oposición", dice la politóloga alemana.

¿En busca de un liderazgo en América Latina?

A pesar del poco tiempo como gobernante, Kuczynski ha participado ya en varias reuniones internacionales y en la última Cumbre Iberoamericana de Cartagena, dio un llamado de atención a sus pares de la región para incluir en la agenda la crisis en Venezuela. Un tema que muchos mandatarios tratan de evitar. "Es muy difícil tener una reunión como ésta sin hablar de esos temas, nos van a decir que hablamos de educación y otras cosas muy bonitas, pero que no nos ocupamos de los temas candentes", dijo el gobernante peruano ganándose la atención de analistas y medios internacionales.

En respuesta, la canciller venezolana Delcy Rodríguez emplazó a Kuczynski "a que se quite el traje de empresario estadounidense y vea más la realidad de los pueblos de América Latina", algo que provocó el rechazo de toda la clase política peruana en defensa de su presidente. "El tema Venezuela es muy sensible en Perú y Hugo Chávez representa, para la mayoría, lo que no se debe hacer en política", asegura Palacios.

En todo caso, PPK parece estar más interesado en fortalecer las relaciones con los países limítrofes a Perú, luego de una visita hecha a Michelle Bachelet antes de ser presidente o las recientes reuniones binacionales con Evo Morales y Rafael Correa. Según la experta Kalz, Kuczynski tiene una política exterior muy clara y eso se refleja en su viaje a China, el primer país extranjero que visitó como presidente. De este modo, Perú está dirigiéndose más hacia el Pacífico.


Fuente: Deustche Welle

Populares de la sección