Los actores de improvisación no son unos improvisados

Se desarrolla en Montevideo el tercer Mundial de Improvisación y artistas uruguayos explican las características de la técnica
Los hay de fútbol, de rugby, de cocina y de artes plásticas, por solo nombrar algunos de los más conocidos; pero también existe el Mundial de teatro de improvisación y se celebra durante esta semana en Montevideo.

Actores de Argentina, Brasil, México, España y Uruguay forman parte de un evento que busca exponer y mostrar esta técnica teatral, que se viene desarrollando desde hace años en las principales capitales del teatro en todo el mundo y que en Uruguay ya tiene el reconocimiento y la aceptación que se merece con varias obras que han pasado por la cartelera nacional, una compañía que se dedica exclusivamente a explorar este género, y varias otras que han experimentado con él.

¿Qué se necesita para ser actor de improvisación? ¿Cualquier actor puede serlo? ¿Es más un género en sí mismo o una técnica dentro de la actuación? Actores uruguayos especializados explican qué características tiene y cómo ha evolucionado a lo largo de los años.

La entrega como único requisito

impronta

"Cualquier persona puede hacer improvisación porque es una técnica que se aprende. Vos solo por el hecho de ser actor no sos improvisador y ser exclusivamente un improvisador no te convierte en actor", dijo a El Observador Florencia Infante, integrante de Impronta Teatro, una compañía de improvisación teatral fundada en 2009 que se dedica exclusivamente a montar espectáculos basados en este método. La obra más conocida de la compañía es Imprevisto, que se presentó durante varios años y con varias versiones en el UnderMovie.

Infante explicó que un actor trabaja la improvisación como una herramienta más dentro de la carrera de arte escénico y que los actores de improvisación en realidad son simplemente actores que se especializan en esa técnica o simplemente la aplican en un personaje o espectáculo. No existe formalmente una carrera que instruya únicamente dentro de la improvisación.

Sin embargo, la técnica en sí tiene algunas particularidades y le demanda al actor una preparación física y emocional distintiva.

"El actor que trabaja en improvisación lo primero que tiene que tener es el ego muy resuelto, porque la base de esta técnica es el error y la aceptación", aclaró Infante.

"Hay actores que no incursionan en esta técnica porque no tienen ganas de una exposición tan tremenda y salvaje, en la que hay que laburar muchísimo".

La actriz enfatizó que, sobre el escenario, el apoyo entre los compañeros de escena es fundamental al momento de plantarse sin un texto.

Piero Dáttole, actor, docente de teatro e integrante de Impronta, explicó a El Observador que, en la improvisación, "la técnica más importante es el 'sí', decir que sí a las ofertas" que hacen los compañeros del elenco durante un ejercicio o el desarrollo de una historia. Las obras suelen tener algunas bases e hilos conductores pero esencialmente se van formando sobre la marcha.

"Si un compañero de elenco me dice 'mirá, allá viene un camión', entonces yo tengo que tomar eso como la mejor idea y responderle 'sí, mirá ahí viene el camión y es rojo'. Construir a partir de ese 'sí'", aclaró el actor.

Para Dáttole otra de las reglas o técnicas fundamentales dentro de la improvisación es la aceptación y la escucha, y que solo así dos actores pueden entenderse y congeniar en una escena que muchas veces no tiene ni pies ni cabeza.

El actor explicó que estas son reglas que todos los improvisadores conocen, pero que también deben animarse a romper "y ver qué pasa" cuando lo hacen.

Atentos y sensibles

Las mil caras de la improvisación

Para un actor, improvisar no es solo estar en sintonía con su elenco. Tanto Infante como Dáttole coincidieron al decir que "escuchar al público" es uno de los desafíos más grandes para un actor especializado en esta técnica, básicamente porque muchas veces el público es el que elige qué rumbos tomará la obra. En Imprevisto, por ejemplo, los espectadores de cada función debían escribir una palabra, una canción, un título o un acontecimiento que querrían que fuese recreado durante la obra y eso era utilizado como insumo para los actores.

La improvisación se ha ganado su propio lugar dentro de la escena uruguaya y los involucrados en ese proceso de inclusión están de acuerdo. "Nosotros hace algunos años éramos unos cara de locos y la gente no sabía bien qué era lo que estábamos haciendo y ahora el público ve en cartelera una obra de improvisación y sabe lo que es", indicó Infante. Y agregó:

"La improvisación fue en un principio el hijo bastardo del teatro y ahora este año es la tercera edición de un mundial en el Teatro Solís y en el Auditorio Nacional del Sodre, dos salas emblemáticas. Miralo ahora al hijo no reconocido del teatro en dónde está".

Los destacados del Mundial

Florencia Infante 4

Miércoles 7 - Páginas invisibles (Uruguay). Dos espectadores que no se conocen entre sí se sorprenden en el escenario e improvisan historias recónditas. A las 21, Sala Balzo, Sodre. Entradas en Tickantel.

Jueves 8 - El banco (España, México, Brasil, Uruguay). Improvisadores de diferentes partes del mundo contarán historias fragmentadas de lo que sucede en 24 horas. A las 21, Sala Balzo, Sodre. Entradas en Tickantel.

Viernes 9 - El cumpleaños de Javier (Uruguay). Un cumpleaños diferente para Javier con un elenco de más de 20 improvisadores uruguayos de distintas compañías locales. A las 23, Sala Balzo, Sodre. Entradas en Tickantel.

Sábado 10 - Corten (España). Tres elegantes personajes se encuentran en el escenario y se proponen crear una obra de teatro. A las 21, Sala Balzo, Sodre. Entradas en Tickantel.




Populares de la sección

Acerca del autor