Los alquileres temporales se mudan a Internet

Las inmobiliarias pierden terreno, mientras avanzan sin freno los servicios entre particulares a través de plataformas de clasificados online, como Casas en el Este y Mercado Libre, o Airbnb
Las calles de Punta del Este se vieron estas semanas agitadas por el movimiento de turistas, con filas para entrar a los restaurantes y playas muy concurridas. Las expectativas que los operadores turísticos tenían meses atrás sobre la temporada, fueron superadas por la realidad, gracias una ola de argentinos que llegó a último momento.

Sin embargo eso no se tradujo en un buen negocio para todos. Según indicó el presidente de la Cámara de Inmobiliaria de Maldonado y Punta del Este (Adipe Cidem), Juan Francisco Bistiancic, el sector inmobiliario trabajó entre 30% y 40% menos con respecto a la temporada anterior.

El presidente de Adipe Cidem explicó que esa caída se debe a que las inmobiliarias desde 2010 son agentes de retención de Impuesto a la Renta (IRPF) –que se sitúa en 10,5% del valor de arrendamiento–, y como no hay control entre particulares, los dueños de las propiedades prefirieron prescindir de sus servicios para no pagar el gravamen.

Pero el golpe de gracia lo dieron las plataformas online que se convirtieron en canal de promoción y comercialización de esa oferta. Entre ellas "Airbnb es una de las principales competidoras clandestinas" de las inmobiliarias según Bistiancic.

Esa plataforma, que permite que los usuarios pongan en alquiler sus propiedades y hagan toda la transacción vía online, contaba en noviembre con 3.200 alojamientos –entre casas completas y habitaciones– de los cuales 1.700 están en Maldonado y 900 en Montevideo.

Al igual que las inmobiliarias, Airbnb actúa como intermediario en la transacción, y cobra 3% sobre el subtotal del valor del alquiler –lo que cubre el costo de la transacción–, y entre 6% y 12% a los inquilinos de comisión –la cifra varía según el monto, cuánto más valor tenga la propiedad, menor será la comisión–. Según Airbnb, los "anfitriones" son los que deben cumplir con el pago de impuestos.

Otros sitios, si bien no actúan como intermediarios en el negocio, sirven de vidriera de la oferta de particulares. Tal es el caso de Mercado Libre, que en enero contaba con 7.900 publicaciones de alquileres temporales en su sitio, el 91% de las cuales eran de particulares y solo el 9% restante de inmobiliarias.

Este sitio –que no participa de la transacción, sino que solo ofrece el servicio de clasificados– registró un aumento en el número de publicaciones de más del 50% si se compara enero de 2016 con igual mes del año anterior.

Otro sitio que también ofrece el servicio de clasificados es Casas en el Este (www.casaseneleste.com) que cuenta con 2.800 publicaciones. El sitio, al igual que MercadoLibre, no participa de la transacción sino que cobra por publicación. La mayor parte de sus publicaciones también son de particulares, ya que solo trabajan con una inmobiliaria por balneario.

Cambio de conducta


Según el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, desde su cartera se han apoyado acciones contra la informalidad, "pero las nuevas tecnologías generaron nuevas formas de comercialización".
"Las vacaciones se hicieron más cortas y hay personas que intercambian hospedaje sin que exista transferencia de dinero", ejemplificó Liberoff.

En ese sentido, el presidente de Adipe Cidem sostuvo que si bien la caída en los alquileres por inmobiliaria fue entre 30% y 40%, en facturación la pérdida puede ser superior porque se "redujeron los días" de hospedaje. Esto es un problema para las inmobiliarias, según Bistiancic, porque no están en condiciones de alquilar por períodos tan cortos, ya que se aumentan los costos y los riesgos.

"Si vienen por tres o cuatros días los mandamos a un hotel", admitió el presidente de la gremial de inmobiliarias de Punta del Este.

Por el contrario, una de las principales características de Airbnb es que permite un sistema de alquiler flexible por noche, mientras que las inmobiliarias están acostumbradas a quincenas.

Por esta razón la plataforma también es resistida por los hoteleros. De hecho, la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay (AHRU) organizará en Uruguay un congreso latinoamericano para discutir qué acciones tomar para competir y regular este servicio, y otros a través de internet.

El evento, que tendrá lugar el 4 y 5 de abril, reunirá a empresarios, gremiales y ministerios de turismo de toda Latinoamérica y contará con el apoyo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), la Asociación Internacional de Hoteles y Restaurantes y el Ministerio de Turismo de Uruguay.

Populares de la sección

Acerca del autor