Los caramora afianzan su progreso

Trabajo y camaradería en una gira con selección y tatuajes, decisiones en la asamblea y charlas
El Hampshire Down sigue posicionándose mejor en la ovinocultura local, para lo cual la Gira 2016 –realizada el sábado 4 de junio– significó una nueva instancia de crecimiento.

El presidente de la Sociedad de Criadores de Hampshire Down del Uruguay, Juan García Helguera, destacó que la raza "está posicionándose muy bien en relación a las demás carniceras" y que "hay que tomar en cuenta que se le empezó a dar un empuje importante en 2014, cuando la nueva directiva comenzó a funcionar".

Añadió que a través del portal www.hampshiredown.com.uy, creado ese año, y de otras web creadas por socios, "se han recibido numerosos pedidos de interesados en adquirir vientres para comenzar la cría del Hampshire, lo que demuestra un creciente interés".

El progreso en la cantidad de socios y la aparición de nuevas cabañas "demuestran eso. No hay una radiografía de la cantidad de ejemplares, pero calculamos que son muchos miles al constatar la cantidad de socios que se suman y los criadores dispersos que se descubren continuamente", indicó.

Agregó que "es fácil concluir que esta raza le está haciendo un aporte muy grande a la majada nacional y a la sociedad, porque si el stock ovino aumenta crecen las exportaciones y los dividendos, con ingresos redituables para el productor y el Uruguay".

La Gira Hampshire tuvo actividades en Anchorena, en el complejo María María y en San Francisco.

La actividad se inició a la hora 9, bajo lluvia, en la estancia presidencial del Parque Anchorena. Criadores de la raza y técnicos clasificaron y tatuaron lotes, de la mano de un rico intercambio de conceptos que se reiteró de tarde en la estancia San Francisco.

Mario Vera, encargado del área productiva y de bosques del Parque Anchorena –involucra 1.400 has–, explicó que "acá se había apuntado bastante al tambo, que sigue adelante remitiéndose la leche a Conaprole, pero utilizando un término criollo se decidió no poner todos los huevos en la misma canasta y diversificar, así que hacemos ganadería de carne y también agricultura", explicó.

Los granos se utilizan para la alimentación de los vacunos (Angus) y lanares (Hampshire Down).
En ovinos, "por órdenes del presidente (Tabaré Vázquez) empezamos a afinar los trabajos con Hampshire Down (hay 120 cabezas), tratando de llegar a la excelencia, esa es la indicación".

Se importó semen, junto con la asociación de criadores, y se hicieron compras de genética a cabañeros de trayectoria reconocida: "el objetivo es tener muy buena genética y aparentemente, por los comentarios que nos hicieron en la gira, vamos bien rumbeados".

Durante la Expo Prado 2015 "junto con la Escuela Agraria de Montes expusimos unas borregas y anduvieron muy bien, este año vamos a repetir la experiencia. También estuvimos en San José y en otras exposiciones", subrayó.

Añadió que la producción de corderos "por la baja cantidad se consume en distintos eventos que hay acá; más adelante, cuando crezca, será otro rubro de ingresos para usar según se indique".

La actividad en Anchorena tuvo como cierre una exposición de Jorge Bonino, asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), quien habló sobre sanidad y mercados.

Previo al almuerzo, ya en el complejo María María, en Conchillas, Juan Lema –gerente comercial de Food Fordward Trading, especialista en mercados– en su charla avizoró buenas posibilidades del rubro carne ovina de lograr más mercados y exportarse mejor pronto, con buenos resultados económicos para el criador.

De tarde se visitó la estancia San Francisco, muy próxima al complejo industrial de Montes del Plata. Su director, Patricio Capandeguy, explicó que últimamente se revitalizó la producción ovina en base a esta raza, tras un período de fuerte apuesta a la soja.

"Este era un establecimiento agrícola ganadero, pasó a ser puramente agrícola y ahora es nuevamente agrícola ganadero, con 300 has de agricultura tras reducir un poco y un plan de praderas para darle más peso al Hampshire Down que, está demostrado, bien alimentado llega en 10 meses a un cordero de 70 a 80 kilos", dijo.

Era invernador de corderos, los compraba flacos, los engordaba y vendía a tráves de Central Lanera Uruguaya (CLU), pero lo agarró la aftosa al inicio de este siglo. Eso, más el abigeato y los predadores, desestimuló el negocio ovino y lo obligó a liquidar su majada. La vendió preñada a un vecino. Retuvo 10 ovejas y 10 carneros caramora puros.

Recordó que en su momento quiso empezar con Ile de France, pero no había y Roberto Parma, técnico del SUL, "me recomendó comprarle carneros Hampshire Down a Morixe, probamos y los caramora nos dieron un resultado excelente. Para reforzar el plantel compramos corderas a Douglas Cortela, que tenía una base de Rodríguez Britos".

La multiplicación iniciada hace más de 10 años generó que hoy existan en San Francisco 300 madres, "con la idea de aumentar el rubro ovino, porque hay buenas perspectivas, nos gusta, nos apasiona, somos una familia muy antigua, la tercera generación con lanares".

"Veo muy bien al rubro, es muy versátil, una oveja con una seca grande se mantiene sin problemas con un poco de granos", citó.

"El vacuno es muy exigente en la alimentación y un poco caro, en cambio la oveja, con algún verdeo, gana muchos kilos", explicó.

Cuando la adversidad climática es un exceso hídrico, como el de abril, "el ovino puede resentirse por un tema de patas, pero donde no hago chacra es un campo duro y en los cerros se hace siembra al voleo y se mantiene bien al lanar".

"Estamos tratando de llegar al fenotipo de la raza, expandiendo la cantidad para producir mucha cantidad de corderos que vendemos a través de CLU", dijo.


Rusticidad comprobada


Comentó que "desde niño he estado con lanares, tengo experiencia con muchas razas, desde Lincoln, pasando por Corriedale e Ideal y trabajamos con Merino porque mi padre tuvo Merino 50 años, eso me permite saber con claridad que el Hampshire Down es muy rústico".

Agregó que "a la caramora no le entra nada, pare bien, cría los dos corderos sin problemas incluso en condiciones complicadas, se adapta a todos los sistemas, solo tenemos que ver cómo mejorar la calidad de la lana, en la esquila, porque hay alguna fibra negra, pigmentada y eso se castiga; por eso como propuesta hay que hablar con las empresas de esquila para hacer una esquila diferente, rentable para ambas partes".

Por otro lado, remarcó, "hay que seguir apostando a la calidad de carne, esta raza tiene un gen diferente, con un marmóreo muy bueno, parecido a lo que pasa con el Angus. El rodeo Hampshire Down anda en 15.000 a 20.000 ovejas. Si bien queremos ampliarlo, queremos a la vez mejorar la calidad de la carne, para alcanzar un diferencial de precios".

En San Francisco hubo una tercera charla, a cargo de Fernando Rovira, técnico del Instituto Nacional de Carnes (INAC), sobre las condiciones carniceras de los animales de esta raza, destacando las partes que para la industria son de más valor en la res y las formas que tiene el criador de apreciarlo visualmente con el animal en pie.

El presidente de la gremial de la raza concluyó que "la gira colmó todas las expectativas, se trabajó en cantidad y en calidad, con un marco de participantes muy importante. Estamos seguros de que las próximas giras serán cada vez más numerosas".


Decisiones


Durante la gira se realizó una asamblea de socios, con más del 40% de los mismos presentes. Se aprobó solicitar al SUL que se incorpore un nuevo tatuaje –RD (Raza en Desarrollo)– para incentivar a criadores que recién se inician y no llegan a un mínimo de MO. También se decidió solicitar a la ARU que desde 2017 en las exposiciones los animales de pedigrí ingresen obligatoriamente con el sello MO. Fuera del ámbito de la asamblea se dialogó sobre la conveniencia para la raza de participar en concursos de corderos pesados, instándose a socios y cabañeras a comenzar a prepararse para los mismos.

Secretariado Uruguayo de Lanares

Juan García Helguera recordó que "cuando empecé con esta raza, hace 15 años, lo hice porque me generaba simpatía, es muy original en su colorido, tremendamente carnicera y gustosa, pero además consideré que la proteína en el mundo se requeriría cada vez más y no me equivoqué".


En aquel momento "el valor de la lana estaba por arriba del de la carne, pero hoy la demanda de carne supera ampliamente a la lana, tal es así que el SUL, históricamente un organismo al servicio de la lana, está dándole mucha importancia a la carne, incluso debería llamarse Secretariado Uruguayo de Lanares, no de la lana", reflexionó.


Añadió que "últimamente la lana se está comportando muy volátil, en cambio la carne mantiene su precio e incluso lo tiene por encima del de la carne vacuna. La posibilidad cierta de ingresar a EEUU y a la Zona Euro con carne con hueso hace muy promisorio el futuro cercano de la carne ovina".



Acerca del autor