Los diputados "rebeldes" confían en Vázquez y votaron la Rendición

El presidente les prometió que estudiará sus propuestas para dotar de más recursos a la educación
El acuerdo que permitió destrabar las diferencias que anudaban al Frente Amplio en el debate por los recortes en el área de la educación está apuntalado básicamente en la confianza que los diputados "rebeldes" de la izquierda aceptaron depositar en el presidente Tabaré Vázquez. Y en poca cosa más. Eso fue suficiente, de todas formas, para que anoche la Cámara de Diputados aprobara el polémico artículo 6 por 50 votos en 99, con el apoyo exclusivo del oficialismo.

La propuesta que finalmente convenció a los diputados díscolos de la Liga Federal, el Partido Comunista y el PVP no tiene más basamento que la palabra de Vázquez acerca de que se conformará un grupo de trabajo –con representantes del Ejecutivo, la fuerza política y la bancada– en el que se analizarán planteos diversos para mejorar el presupuesto educativo.

Así quedó laudado durante el encuentro que ayer, protagonizado por esos mismos actores, mantuvo la unidad parlamentaria de la izquierda cuando casi nadie daba tres pesos por ella.

Después de la reunión, los diputados del Frente Amplio entraron al Plenario de la Cámara y votaron el polémico artículo 6, ya modificado por acuerdo, particularmente, del Frente Líber Seregni (FLS) y el Movimiento de Participación Popular (MPP) quienes reeditaron el "superbloque" que, en ocasión del pasado Presupuesto, habían formado para permitir que la ley fuera aprobada con mínimos retoques.

Ese acuerdo de la Rendición de Cuentas cambió el proyecto original del gobierno que aplazaba gastos en educación por un total de $ 1.500 millones. En la nueva redacción, destina recursos por $ 871 millones para la ANEP y la Universidad de la República.

Ese dinero surgió de una reasignación presupuestal de $ 540 millones y del uso de $ 110 millones del fondo de capacitación laboral del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).
También fue negociado un sustitutivo del artículo 6 que exceptúa a la ANEP y a la Universidad de la República de los recortes previstos y por otro lado se autoriza a la ANEP a utilizar un monto de hasta $ 111 millones en 2017 cuya fuente de financiación es la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND).

Además, la Agencia Nacional para el Desarrollo Económico otorgará $ 110 millones para la Universidad de la República y la Universidad Tecnológica. Nada de ello conformó a los diputados Darío Pérez y Sergio Mier (Liga Federal), Gerardo Núñez (Partido Comunista) y Carlos Coitiño (PVP).

Hasta el lunes por la noche duró la rebelión. Pero ayer al mediodía, el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, llegó con una propuesta que lleva el sello de Vázquez: los diputados y los senadores se comprometen a votar el artículo 6 de la Rendición de Cuentas y él jura que, una vez pasada esa instancia, analizará soluciones para mejorar el presupuesto de la educación en 2017.
Ese análisis se realizará en el marco de un grupo de trabajo en el que habrá delegados del Poder Ejecutivo, del Frente Amplio y de la bancada de la izquierda.

No se discutieron cifras ni posibles iniciativas en ese sentido, aunque fuentes del gobierno dijeron a El Observador que se considera la posibilidad de aceptar la aplicación del IVA a los juegos de azar y exonerar a la Universidad de la República de ciertos impuestos nacionales y departamentales.
Los diputados habían propuesto también, entre otras cosas, aumentar el Impuesto al Patrimonio y terminar con la exoneraciones impositivas de algunas empresas.

Durante la reunión, el diputado Pérez (Liga Federal) dijo que el Frente Amplio debe dar muestras de fraternidad cuando toma decisiones importantes y valoró la importancia de los "pequeños gestos" para mantener la unidad de la izquierda. En tanto, Roballo manifestó su alegría por haber llegado a un acuerdo de esas características porque "crea una forma de trabajo para el futuro con el fin principal de mejorar los recursos de la educación".

"La educación nunca dejó de ser prioridad, lo fue en el programa y en la ley de Presupuesto", agregó Roballo.

Los diputados también celebraron el acuerdo a través de Twitter. "Salimos con firmeza, humildad, unidad y lucidez para ver el bosque y no solo el árbol. Qué viva el FA y –como siempre– ¡a cumplir! Las propuestas de la mayoría de la bancada frenteamplista son serias y serán el primer elemento de insumo. El presidente está comprometido", escribió el socialista Gonzalo Civila.

Por su parte, José Carlos Mahía (FLS) dijo que el FA estaba "contra las cuerdas y logró un acuerdo total. La mejor noticia es la unidad de acción, todos cedimos, todos ganamos", agregó.

Ayer durante el debate en la Cámara de Diputados (ver nota lateral), la oposición criticó el acuerdo alcanzado por el FA y puso en duda que se logren soluciones para que la educación no sufra recortes. En los contactos de última hora para tratar de "ablandar" a los rebeldes cumplió un papel importante la senadora Constanza Moreira, quien participó de los encuentros junto a otros integrantes del Secretariado Ejecutivo de la izquierda.


Populares de la sección

Acerca del autor