Los dos Sendic y la credibilidad

El martes a la tarde reconoció que no cursó una licenciatura y 24 horas después afirmó lo contrario

La noticia de que Raúl Sendic no es licenciado en Genética Humana como decía su curriculum, confirmada de boca del vicepresidente en un audio publicado ayer por El Observador, cayó muy mal en todo el gobierno y el Frente Amplio.

Audio Sendic EDITADO ENTERO.mp3

El líder de la Lista 711 realizó una declaración pública en la tarde de ayer en la que se desdijo de todo lo que había confirmado a El Observador 24 horas antes. El Sendic del martes admitió que no era licenciado ni había cursado una licenciatura: "Lo que hice fue una preparación para la docencia genética, que era un curso rápido". "Yo nunca lo hice", dijo el martes cuando fue consultado por la "licenciatura". El audio puede ser escuchado en la web de El Observador. El otro Sendic, el que hizo la declaración pública ayer para todos los medios, dijo lo contrario. "Hice una licenciatura en genética", aseguró. No mostró documentos, pero dijo que los solicitó a Cuba, pese a que El Observador confirmó previamente que esa carrera no se dicta en la isla.

¿En qué afectó a Sendic que se conociera la noticia del título falso? A prima facie no parece un delito. ¿Lo obliga a renunciar? Desde el punto de vista legal, no. Pero sí implica un daño muy fuerte a una de las armas más importantes que tiene un político: la credibilidad.

Con la declaración pública de ayer, lejos de empezar a remediar ese enorme problema, Sendic amplió la herida a su credibilidad. Un día admitió no tener un título que ostentó durante más de dos décadas y al otro día dio marcha atrás y dijo que sí lo tiene.

Golpe al gobierno

Estas idas y vueltas pegan también al resto del gobierno, entienden en el Poder Ejecutivo.

A nivel del oficialismo la noticia fue recibida con "estupor", dijo a El Observador una fuente del Poder Ejecutivo. En el vazquismo, a su vez, hubo gran malestar y desconcierto.

Se advierte de la erosión que esto causa a la imagen y carrera política del vicepresidente, quien tiene aspiraciones de cara a las elecciones de 2019.

En filas astoristas –un sector que ha mantenido fuertes diferencias con el grupo de Sendic, al extremo de cruzar acusaciones sobre las responsabilidades en la crisis de ANCAP–, el nuevo golpe al vicepresidente no fue recibido con revanchismo por entender que "le hace mal" a todo el partido.

En el entorno de Vázquez, se advierte que constitucionalmente no hay ninguna posibilidad de pedirle la renuncia al vicepresidente, dado que fue elegido a través del voto popular.

Un allegado al mandatario incluso especuló con que si Sendic renuncia, quien queda en su lugar es la senadora del MPP Lucía Topolansky, con quien Vázquez no tiene una buena relación.

Tímida defensa, fuerte ataque

En el Frente Amplio muy pocos se animaron a hablar ayer. El primero en hacerlo fue el diputado del MPP, Daniel Caggiani, quien señaló que Sendic "se equivocó", pero dijo que el pedido de renuncia de la oposición es "desmesurado, irresponsable y demagógico" (ver página 3).

El líder de su sector, José Mujica, también criticó a la oposición pero no hizo una defensa muy fuerte del vicepresidente. Por el contrario lanzó algunos dardos. "Yo no le doy mayor importancia. Ese tipo de cosas tienen patas cortas", agregó. "¿Las mentiras?", le preguntó un periodista de El Observador. "Las mentiras y los títulos. Yo no digo por ahí: 'fulano el carpintero' o 'fulano el albañil'. No tendría por qué decir, 'fulano el arquitecto' o 'fulano el doctor'. Porque cuando tengo que arreglar mi casa necesito un carpintero", dijo.

También contó que muchas veces a él mismo lo presentan como doctor o ingeniero. "Y yo siempre digo, no, yo soy Pepe", señaló.

Uno de los pocos que defendió a Sendic fue el diputado Felipe Carballo (lista 711). Dijo que este nuevo episodio que tiene a Sendic como centro es un eslabón más de una "campaña de persecución y acoso cuyo objetivo es evitar que (el líder del sector) sea candidato en el 2019".


Populares de la sección

Acerca del autor