Los "hermanos" del Frente y sus cuatro modelos para armar

Sánchez, Miranda, Conde y Bayardi exhibieron sus intenciones en la plaza Líber Sergni

Somos cuatro hermanos. Sustancialmente somos la misma cosa", dijo Roberto Conde mientras, a su espalda, aplaudían Alejandro "Pacha" Sánchez, Javier Miranda y José Bayardi, los otros tres candidatos que en mayo pugnarán por quedarse con la presidencia del Frente Amplio.

Pero lo dicho por Conde el miércoles 30 de noche en la plaza Líber Seregni no es del todo cierto, más allá de la fraternidad proclamada. Los postulantes que participarán de la elección del 29 de mayo llegan a esa instancia luego de experiencias bastante dispares, representando a diferentes generaciones y defendiendo las ideas de sectores que, si bien votan juntos, muchas veces piensan por separado a la hora de gobernar.

Y estas diferencias que, en ocasiones, hacen a la esencia de los individuos, quedaron expuestas en el contenido de los discursos que los cuatro "hermanos" pronunciaron en la largada de la campaña.

Por ejemplo, Conde es un excanciller marxista de 63 años, de vasta trayectoria en el Partido Socialista, al que apoyan algunos de los sectores más ortodoxos y militantes del Frente Amplio (el Partido Comunista y el Partido por la Victoria del Pueblo).

En la plaza Líber Seregni no dudó en autocalificarse como un "portador de la moral guevariana, con sus mandatos y sus preceptos superiores" y dijo estar dispuesto a dar la vida por sus ideas.

Conde es radical y solemne. "La derecha nacional e internacional, con una andanada de medios de comunicación adictos, quiere instalar en la conciencia de nuestros pueblos la pesadumbre resignada de que ya ha pasado la hora. Quiere teñirlo todo con una atmósfera neblinosa de pesadumbre y de desmoralizacion", dijo mientras, desde la primera fila, se agitaban banderas del PVP y el PCU.

El exvicecanciller es implacable con los "arrepentidos" y generoso con los compañeros aún cuando se equivocan.

"Le negamos la mano solo a los traidores y no a los compañeros mas allá de sus fracasos", afirmó Conde en referencia a las experiencias del progresismo en Latinoamérica.

Por su lado, Bayardi eligió exponer su experiencia en el Frente Amplio desde la hora de su fundación y evocó a "los padres fundadores" de la coalición, acaso para arroparse ante el solitario respaldo que la Vertiente Artiguista le dio a su postulación.

Bayardi, quien fue diputado y ministro de Defensa, es ahora el encargado de la comisión de relaciones internacionales del Frente Amplio. Desde esa función, eligió mostrar sus conocimientos de la situación interna de Brasil y la de Cuba, y darle su apoyo a los gobiernos que mandan en esos países.

En cuanto a la isla del Caribe, dijo que tras la visita del presidente estadounidense Barack Obama quedó claro "el triunfo de la dignidad del pueblo cubano para soportar los embates del imperialismo norteamericano". Y, en referencia a Brasil, advirtió que se prepara un "golpe parlamentario" contra la presidenta Dilma Rousseff.

Esos dos ejemplos internacionales le sirvieron a Bayardi para aterrizar de nuevo entre los militantes frenteamplistas y levantar aplausos al pedirles que encaren con firmeza los cuestionamientos que llegan desde fuera de las filas de la izquierda.

"Compañeras y compañeros, construyamos relato. Y a la hora de ver que se viene algo de frente, nada de actitudes pusilánimes, nada de actitudes de duda. Porque a quienes sean timoratos, seguramente se los lleven también a ellos", dijo el dirigente de la Vertiente Artiguista.

No por nada, Bayardi fue el menos crítico de los cuatro candidatos con la declaración del Plenario Nacional que advirtió acerca de una campaña de los medios de comunicación y la oposición para desestabilizar al gobierno.

Astorismo y mujiquismo

Javier Miranda es hijo de un desaparecido durante la dictadura, se hizo conocido como militante de la causa por los derechos humanos y encabeza la secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República. Pero no se le conoce militancia activa en el Frente Amplio y ese puede ser uno de sus flancos débiles en esta campaña electoral.

Por eso, al encarar al público en la plaza Seregni, Miranda realizó una firme defensa del proyecto de gobierno del Frente Amplio y de sus tradiciones.

Hasta entonó un pedacito de A redoblar, una canción que se convirtió en himno de la izquierda a la salida de la dictadura.

Miranda es el candidato del Frente Líber Seregni (FLS) liderado por Danilo Astori y del Partido Socialista.

Es así que en su discurso expresó una de las preocupaciones del astorismo. "La presidencia del Frente Amplio no debe ser producto de la vocación por el poder; ésta es una ocasión para coconducir un esfuerzo colectivo", dijo el candidato

Desde el FLS se considera que el Movimiento de Participación Popular (MPP) tiene vocación por extender su poder a todas las áreas que le sean posibles dentro y fuera del Frente Amplio.

Sospechan que la candidatura del diputado Alejandro Sánchez puede representar un nuevo intento en esa dirección, esta vez con la presidencia del Frente como objetivo.

"Pacha" Sánchez tiene 35 años y empezó a militar en el Movimiento de Liberación Nacional (MLN) en la década de 1990, cuando este ya formaba parte del Frente Amplio.

El MLN ingresó en la coalición en 1989 luego de una agria polémica que terminó con la escisión de la lista 99 y del Partido Demócrata Cristiano (PDC).

Es decir, Sánchez no solo tiene una relativamente corta militancia sino que pertenece a un sector que no es considerado "pura sangre" por los frenteamplistas de la primera hora.

Por eso, el parlamentario enfrentó al público de la plaza Seregni reconociendo que era la primera vez que le tocaba estar en una situación parecida y leyó su discurso para no equivocarse en el mensaje.

Luego recordó que sus primeros pasos en la política ocurrieron cuando la izquierda se enfrentaba "unida" a las políticas "neoliberales".

Y, después, el candidato del MPP pareció aludir a la insistencia del astorismo en evitar que desde el sector de José Mujica se impulsen cambios en la gestión de gobierno que puedan debilitar los logros ya alcanzados.

"Hay quienes dicen que hay que mantener lo conquistado, que no perder significa ganar, que no es posible avanzar mucho más rápido, que hay que valorar lo que costó llegar hasta acá. Esto tiene un riesgo, porque cuando las alusiones al pasado le ganan al futuro, se puede afirmar que hay signos de agotamiento de un relato", advirtió Sánchez.

Así comienzan los "cuatro hermanos" la campaña electoral que definirá quién presidirá el Frente Amplio mientras transita una de las etapas más complejas desde que le tocó asumir el poder hace más de 10 años.


Populares de la sección

Acerca del autor