Los kurdos crearon un sistema federal en el norte de Siria

Se trata de una nación que fue separada en cuatro partes en 1923
Unos 150 responsables kurdos y de otras comunidades que habitan en la autoproclamada administración autónoma kurdosiria aprobaron ayer la creación de un sistema federal. El anuncio, que tiende a unir a un pueblo separado en 1923, ya fue rechazado por los sirios.

Tras la Primera Guerra Mundial, las potencias vencedoras se repartieron su influencia en Medio Oriente con el Tratado Sykes-Picot y el Kurdistán fue uno de los afectados. Su gente quedó dispersa en parte de lo que son Siria, Turquía, Irán e Irak. En ese momento, el Kurdistán dejó de existir oficialmente, lo mismo que su idioma y parte de su cultura.

El nacionalismo no se extinguió y, por el contrario, entre ese momento y el presente hubo 28 levantamientos populares que buscaron reunificar al pueblo. Las revueltas de los países árabes en 2011 fueron una suerte de oportunidad para los kurdos y el avance del grupo terrorista Estado Islámico, asimismo, los fortaleció y permitió retener Kobane, por ejemplo.

Asimismo, la guerra en Siria sirvió para que en 2014 los kurdos instauraran tres cantones en la zona que ocupan en el norte del país. Llamaron a la región Rojava, y allí comenzaron a vivir según su modelo de confederalismo democrático: un sistema que se organiza mediante un contrato social, donde cada territorio tiene su sistema y designa a sus representantes para el consejo de cantones.

Precisamente, anteayer hubo en la Universidad Católica del Uruguay un encuentro con una activista kurda que está de gira por el continente.

La oradora fue Meliké Yasar, miembro del Comité de Relaciones Internacionales del Comité Nacional del Kurdistán y representante del Movimiento de Mujeres de Kurdistán en América Latina.

En esa reunión, la emisaria precisó que unos tres millones de personas vivían en los cantones del norte de Siria al comienzo de la guerra.

La propuesta del confederalismo democrático es estrictamente una solución ante la falta de un Estado con límites concretos, y responde más bien a una mentalidad. "Estamos en contra del fundamentalismo, del nacionalismo, del sexismo y de la ciencia positivista", comentó la kurda. "Dicen que es una utopía, pero Rojava existe y funciona", indicó.

Rechazado por los vecinos

Existe, funciona y ayer el sistema fue anunciado de modo formal, aunque la zona comprendida por la noticia es más amplia que la que ya estaba bajo control kurdo. El sistema federal tendrá un órgano ejecutivo y se llamará "Rojava y norte de Siria".

Turquía no reconoce a los kurdos –que también viven en parte de su territorio– y de hecho exigió que no participaran en la ronda de negociaciones sobre Siria que está teniendo lugar en Ginebra con el amparo de la ONU.

Por otro lado, ayer la primera reacción de los sirios también fue negativa, tanto desde el oficialismo como desde la oposición.

"Cualquier declaración de ese tipo no tendrá valor legal y carecerá de efectos legales, económicos, sociales y políticos porque no refleja la voluntad de todo el pueblo sirio", dijo un miembro del Ministerio sirio de Asuntos Exteriores, según la agencia de noticias oficial, SANA.

Según ese vocero, el asunto de una federación "afectará a la integridad territorial de Siria, lo que va en contra de la Constitución y de las resoluciones internacionales". Las autoridades advirtieron contra cualquier intento de socavar la unidad y la integridad territorial de país.

Del otro lado la Coalición Nacional Siria, principal alianza política opositora, expresó su repulsa "por cualquier intento de crear entidades, regiones o departamentos que confisquen la voluntad del pueblo sirio", en un comunicado en su sitio web.

El grupo considera que es impropio buscar soluciones parciales ante una crisis que afecta a toda Siria, y que una decisión como la que pretenden tomar los kurdos se debería adoptar recién después de que se refunde Siria.

Fuente: Con Agencias

Populares de la sección