Los mejores y peores sueldos de presidente

Desde un dólar a casi dos millones, los mandatarios en el mundo tienen salarios muy dispares
–Va a cobrar el salario presidencial?
–Nunca hablé sobre esto, pero la respuesta es no. Creo que por ley tengo que aceptar un dólar, y entonces aceptaré un dólar por año. Ni siquiera sé cuánto es. ¿Sabe usted cuánto es el salario?
–US$ 400.000.
–No lo voy a aceptar. No.

Esta conversación, que mantuvo la semana pasada el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, con una periodista del canal CBS de ese país, reveló el deseo del magnate de rechazar el sueldo de la Casa Blanca, uno de los más altos entre los mandatarios del mundo.

De acuerdo con la legislación estadounidense, el presidente cobra hasta US$ 400.000 nominales al año más US$ 50.000 por concepto de expensas. Cualquier parte de ese monto que no sea pagada al mandatario debe volver a las arcas del Tesoro, según la normativa vigente.

Diversos mandatarios han optado por no cobrar la totalidad de sus haberes, en algunos casos donando el dinero a instituciones benéficas o causas que desean apoyar. Por estas latitudes, el caso más conocido fue el del expresidente uruguayo José Mujica, quien decidió que la mayor parte de sus ingresos fueran a parar al Plan Juntos, para la construcción de viviendas. El presidente actual, Tabaré Vázquez, tiene un salario anual nominal equivalente a US$ 155.000, que se ubica dentro del promedio en el mundo.

En los extremos se ubican el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, que al año gana
US$ 1,7 millones, y el presidente de Irán, Hasán Rouhaní, con apenas US$ 3.300 al año (unos 8.000 pesos uruguayos por mes).

Los presidentes mejor pagos (sueldos por año)

Embed

Los presidentes peor pagos (sueldos por año)

Embed

Conflicto de intereses

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tiene una fortuna que asciende a US$ 3.700 millones, de acuerdo a las últimas cifras publicadas por la revista Forbes, con negocios inmobiliarios y en otros rubros en decenas de países en todo el mundo. Es por ello que el magnate no necesitará del salario presidencial y ya decidió que no lo cobrará.

Sin embargo, tras resultar ganador en las urnas el pasado 8 de noviembre, diversas voces se alzaron en su país señalando los posibles conflictos de intereses que podía tener el futuro jefe de Estado entre sus negocios personales y el máximo cargo político de la mayor potencia mundial.

"No hay restricciones legales, ni requisitos legales", dijo Noah Bookbinder, director ejecutivo del grupo no partidario Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington, citado por la agencia Reuters.

Pero la mayoría de los presidentes recientes de Estados Unidos decidió aislar su patrimonio en fideicomisos y fiduciarias administrados por asesores independientes al momento de asumir el cargo en la Casa Blanca.

En este caso, Trump dijo durante la campaña que pasaría el control de sus negocios a sus hijos. "Los intereses de su familia, los intereses de sus hijos, coexisten con los suyos", afirmó Kenneth Gross, un abogado de Washington DC especializado en políticos y leyes de ética.

Populares de la sección