Los mitos de las redes sociales y la búsqueda de empleo

Parece imposible que un profesional encuentre trabajo si no está en las redes, pero éstas no garantizan el acceso a un puesto
Para encontrar trabajo hay que estar en todas las redes sociales", "lo más importante es tener muchos seguidores" o "se debe contactar con todos los responsables de recursos humanos". Estos son sólo algunos de los tópicos sobre cómo se deben usar las redes sociales para acceder a un puesto.

Sin embargo, son sólo creencias falsas que perjudican la presencia online de los usuarios. Es cierto que hoy estas plataformas juegan un papel fundamental para que los profesionales impulsen su marca personal y sean más visibles para las empresas, pero aun así no son la panacea en la ardua tarea de buscar empleo. Hay que prestar mucha atención a cómo se utilizan y, sobre todo, conviene tener en cuenta que gran parte de las ofertas no son públicas.

Cinco creencias falsas

  1. Presencia absoluta. Creer que estar en todas las redes sociales es una ventaja, es una idea equivocada. Es mejor centrarse en dos o tres y trabajar en la imagen que se proyecta a través de ellas. Tampoco hay que obsesionarse con el número de seguidores. Es mejor tener pocos, pero que sean de calidad, que aporten ideas e interactuar con ellos habitualmente.
  2. Es mejor no poner foto. Muchos optan por no incluir una fotografía para no crear prejuicios en los reclutadores, pero tarde o temprano sabrán quién está detrás de un currículum. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con las imágenes que se publican. Un contenido inadecuado que resulte ofensivo puede acabar con la candidatura de un profesional.
  3. Definirte como 'en búsqueda activa de empleo'. Los reclutadores no buscan a desocupados, sino especialistas en un área. Hay que romper con el 'síndrome de la tarjeta de visita'. Normalmente, los profesionales publican el cargo que han ocupado y no realizan una propuesta de valor. Las empresas quieren saber qué problema resuelve y no qué cargo ocupa.
  4. Se debe contactar con todos los responsables de recursos humanos. Enviar el currículum de forma masiva a todos los reclutadores puede causar rechazo. Es mejor crear valor poco a poco y así provocar atracción. Se puede seguir las redes sociales y blogs de empresas que más interesen, compartir sus contenidos y así establecer un contacto con ellas.
  5. Tener un blog es cosa de 'influencers'. Abrir un blog o un canal de YouTube no es sólo cosa de los más famosos. Está demostrado que generar contenido relacionado con la especialidad de cada uno ayuda a los usuarios a ganar presencia, visibilidad y credibilidad. Los artículos y los vídeos propios son una buena herramienta para encontrar trabajo.

Fuente: Expansión - RIPE

Populares de la sección