Los montevideanos se sienten inseguros caminando de noche

Seguridad e inequidad entre mayores preocupaciones de América Latina
La seguridad en primer lugar, y la inequidad figuran entre las problemáticas más señaladas por los ciudadanos de América Latina y el Caribe de acuerdo a encuestas realizadas entre 2011 y 2014 en el marco de la Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles. Montevideo no escapa a esa realidad de acuerdo al informe del Banco Interamericano de Desarrollo al que accedió El Observador.

En materia de seguridad la región aparece como la más violenta del planeta, con una tasa de 25 homicidios cada 100.000 habitantes (casi el cuádruple del promedio global). De hecho, 41 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo son latinoamericanas.

De todos modos, si bien la capital uruguaya figura con debilidades en materia de seguridad según la opinión de sus habitantes, en línea general está a mitad de tabla cuando se consideran los niveles de satisfacción de la población sobre 17 rubros evaluados que incluyen la salud, inequidad, medioambiente, vivienda, transparencia y calidad del aire, entre otros aspectos.

Seguridad

En materia de seguridad el trabajo ofreció resultados por ciudades y hubo varias preguntas que reflejaron el estado de preocupación de los ciudadanos.

En particular, uno de cada cinco montevideanos (22,1%) afirmó que se siente seguro cuando camina solo de noche en su ciudad. Ese porcentaje ubicó a la capital uruguaya con una sensación de inseguridad peor que la que tienen los habitantes de Buenos Aires (24,9%), Ciudad de México (22,7%) y Cochabamba (22,6%).

Por otro lado, los montevideanos se sienten más seguros caminando de noche por su ciudad que los que viven en Asunción (21,1%); Panamá (17,2%), y bastante más seguros que los de Mar del Plata y San Pablo (11,9%), Lima (8,1%) y Bogotá (7,7%).

"La sensación de seguridad experimentada varía dependiendo del grado de conocimiento que las personas tengan de la zona por la cual transitan. Así, mientras un 18% de los encuestados declaran sentirse seguros al caminar de noche por su ciudad, el porcentaje aumenta al 32,2% cuando se pregunta cuál es el nivel de seguridad que se percibe al caminar de noche por su barrio. Es decir, el barrio constituye un ámbito más cercano y conocido para las personas, y, por lo tanto, allí se experimenta un mayor nivel de seguridad", estableció el trabajo del BID.

. En el caso de los montevideanos, donde 22,1% se sentía seguro caminando de noche por la ciudad, al preguntarse si se sienten seguros de noche en su barrio, la respuesta subió a 41,9%, ubicándose en quinto lugar entre las mejores respuestas de un total de 17 ciudades estudiadas.
También se destacó que los habitantes de ciudades sustentables se sienten más seguros que los de las megaciudades.

Además, los hombres, los adultos mayores y los habitantes pertenecientes a los estratos socioeconómicos bajos son quienes experimentan una mayor sensación de seguridad según los realizadores del trabajo del BID.

De acuerdo con el ranking basado en el Indice de Satisfacción de Vida Urbana (ISVU), 14 ciudades se ubican por encima del promedio total, situándose Managua en el primer lugar, con el índice más alto de satisfacción (6,9 de un total de 10 puntos), seguida por Manizales (6,8), Valdivia (6,6), Vitória (6,6), Campeche (6,6), Montevideo (6,5), Florianópolis (6,5) y La Paz (6,5).

Entre los aspectos deficitarios, dentro de los 17 rubros analizados, también aparece la conectividad y el empleo con calificaciones bajas. El estudio diferenció las opiniones de los ciudadanos ya sean que vivan en ciudades o en megaciudades como podrían ser México, San Pablo o Buenos Aires.

En el otro extremo de la evaluación, los sistemas de drenaje, energía y educación figuran entre los mejores evaluados pero con diferencias según el tamaño de las urbes.

Cuando se mira la globalidad de las consultas, de acuerdo con los resultados del Indice de Satisfacción de Vida Urbana, el promedio correspondiente a las ciudades emergentes (6,1) es superior al obtenido en las megaciudades (5,7).

Confianza en la Policía aumenta con la edad

Respecto a la policía, 35% de los encuestados respondió que confía en ella. Además se determinó que a medida que aumenta la edad de los encuestados, el nivel de confianza en la policía se incrementa.

En el caso de los montevideanos, casi la mitad (47,5%) respondió que confía en la policía. En el otro extremo los que menos creen en esa institución son los de Asunción (6,9%) y Lima (8,5%).

Por otro lado, a nivel general, 23% de la población consultada declaró que se reunió en el último año con los vecinos para discutir sobre seguridad o reclamar contra la inseguridad; 19% dijo que se puso en contacto con una comisaria; un porcentaje similar afirmó que se organizó con los vecinos para vigilar las casas y 15% declaró que contrató servicios de seguridad.

Problemas económicos para comprar comida

En las megaciudades es donde más se evidencia la situación preocupante en lo que respecta a la solvencia económica de los hogares, de acuerdo al trabajo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Mientras que menos de un tercio de los encuestados que viven las ciudades emergentes señalaron que el ingreso total familiar no les permite cubrir satisfactoriamente las necesidades del hogar, en las megaciudades ese porcentaje trepa a 44%.

Incluso en esas grandes urbes, el 39% respondió que en el último año tuvo problemas para afrontar el pago de los servicios de agua y luz, mientras que en las ciudades más pequeñas ese porcentaje bajo a 25%.

El trabajo también tomó en cuenta una variable más delicada como es la capacidad para comprar comida y nuevamente las megaciudades ofrecen peores resultados.

El 22% de los encuestados de megaciudades reconocieron haberse quedado en el mes sin dinero para comprar alimentos, cuando en las ciudades intermedias la cifra baja a casi 19%.

"De acuerdo con las respuestas obtenidas se observa que el nivel educativo alcanzado condiciona en gran medida la posibilidad de afrontar los costos que supone la satisfacción delas necesidades básicas de los hogares, en la medida en que más años de estudios se relacionan con mayores posibilidades de acceder a un empleo mejor remunerado. Así, cuantomayor es el nivel educativo de los encuestados, menor es el número de casos en que el ingreso total del hogar no alcanza para satisfacer dichas necesidades", afirmaron los autores del trabajo.
En lo que refiere a Montevideo, 7% de la población capitalina respondió que no le alcanza el ingreso salarial familiar para llegar a fin de mes y tiene "grandes dificultades" para cubrir las necesidades.
Otro 30% de la población también dijo que "tiene dificultades"; 54% respondió que "le alcanza justo" y vive sin grandes necesidades; mientras que 9% respondió que el sueldo "le alcanza bien y puede ahorrar". Además casi la tercera parte de los montevideanos respondió que en los últimos 12 meses tuvo problemas para pagar las tarifas de UTE y OSE.

En la pregunta sobre si se quedó sin dinero para comprar comida, el 20% de los montevideanos respondió que sí.



Populares de la sección