Los Oscar se disculpan por el chiste racista que dejaron pasar

Comentarios en la gala despertaron la ira del público y de famosos
En la transmisión de los premios Oscar pasados, el anfitrión y comediante Chris Rock hizo de la diversidad la gran ganadora de la noche. En un segundo año consecutivo sin nominados afroamericanos en las grandes categorías de la ceremonia, Rock señaló una y otra vez el racismo estructural de la industria, mezclando la gravedad de sus declaraciones con su característico humor incisivo.

Sin embargo, en un segmento de la ceremonia, Rock invitó al escenario a "los contadores de la Academia", tres pequeños y desorientados niños asiáticos de traje y maletín. Poco después, el comediante británico Sacha Baron Cohen, al presentar un premio, hizo un chiste sobre el tamaño de los genitales asiáticos.

Las redes sociales explotaron inmediatamente con críticas al presentador y a la Academia por la representación estereotípica de los asiáticos y no presentar un concepto de diversidad verdaderamente inclusiva. Ahora, a tres semanas de la ceremonia, las celebridades asiáticas se sumaron a los reclamos, criticando el retrato miope de la comunidad.

En una carta a la Academia, el director Ang Lee (Secreto en la montaña, La vida de Pi) y los actores George Takei (Star Trek) y Sandra Oh (Grey's Anatomy), junto a otras 20 personas, criticaron los chistes "ofensivos y de mal gusto" sobre los asiáticos, y solicitaron que la Academia se asegure de que todas las razas sean presentadas con dignidad.

"Lamentamos cualquier aspecto de la transmisión de los Oscar que haya sido ofensiva", respondió en una carta la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs. "Estamos comprometidos a hacer nuestro mejor trabajo para que el material de los shows futuros sea más sensible culturalmente".

No obstante, Takei replicó, sosteniendo que las disculpas eran "condescendientes", y también las catalogó como una "respuesta corporativa insulsa" .


Populares de la sección