Los políticos brasileños y una trama de telenovela de OGlobo

La sucesión de hechos no para de generar suspenso en una crisis política impredecible
La crisis política brasileña, cuya trama por momentos se parece más a la de una telenovela de la cadena O'Globo que al funcionamiento de un sistema republicano, no para de sumar hechos que abren dudas y suspenso sobre el futuro de la principal economía de la región. Presiones de todo tipo, olas de denuncias ante la Justicia, acusaciones de corrupción, festejos en el Parlamento con cotillón y legisladores que reculan en sus decisiones, son solo algunos de los hechos que marcaron el último mes del culebrón.

Rousseff es acusada de maquillar las cuentas públicas durante el 2014, año de su reelección, pero no solo por sus rivales electorales sino por quienes eran sus aliados.
Además de las protestas en las calles, la ruptura de la frágil coalición del gobernante Partido de los Trabajadores con el partido de centroderecha PMDB, del vicepresidente Michel Temer, dejó a Rousseff aislada y a punto de dejar el cargo este miércoles mientras enfrenta un juicio de destitución.

El proceso llevaría a asumir a Temer, al menos, por seis meses, y desplazaría a la izquierda del poder después de 13 años.

El enredo

El desenlace de la historia tuvo como una de sus fechas claves el 17 de abril, cuando la Cámara de Diputados recomendó al Senado por holgada mayoría el inicio de un juicio político contra Rousseff. Uno de los promotores de la votación fue el por entonces presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, uno de los legisladores brasileños más mencionados en los juzgados durante la investigación del caso Petrobras.

Cunha es el segundo en la línea de sucesión del Estado brasileño y podría convertirse en el primero si prospera el juicio político que tramita contra Rousseff.

Brasil juicio
Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados
Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados


Sin embargo la semana pasada Cunha fue separado de su cargo en Diputados por la Justicia ante sospechas de corrupción en Petrobras, en un hecho que abrió otra vez la incertidumbre.

En su lugar asumió como presidente interino de la cámara baja el diputado Waldir Maranhao, quien el lunes pateó el tablero político y anuló la sesión que a mediados de abril aprobó el impeachment contra la mandataria norteña por "prejuzgamiento" y "ofensa al amplio derecho de defensa" de la líder del oficialismo.

Pero este martes un nuevo hecho se sumó al culebrón. Aunque los senadores habían resuelto de todos modos continuar con el proceso, Maranhao dio marcha atrás y comunicó de madrugada que revocó su decisión de anular la sesión de Diputados del 17 de abril. Según la cadena O Globo el cambio de decisión ocurrió después de que su agrupación, el Partido Progresista, lo amenazó con expulsarlo.

Lo que viene

Los 81 miembros del Senado comenzarán a votar este miércoles la apertura del juicio de destitución, en una sesión que puede alargarse hasta el jueves o más. Solo es necesaria una mayoría simple para aprobar el inicio del juicio político y suspender a Rousseff del cargo, y una mayoría de analistas coinciden en que el campo pro-impeachment será mayoritario.

Eso implicará la suspensión de Rousseff por un máximo de 180 días, mientras dura su juicio, y la asunción como presidente interino de Temer, un exaliado de la mandataria que se ha convertido en su principal enemigo.

Rousseff deberá dejar su despacho en la casa de gobierno, el palacio de Planalto, pero podrá quedarse en la residencia presidencial, el Palacio da Alvorada. Posiblemente su salario sea reducido a la mitad, como indica la Constitución.

Mientras, Temer ya discute públicamente quiénes serán sus nuevos ministros.

Mvd6753907.jpg
Michel Temer procurará la ruptura de su partido con el gobierno del PT
Michel Temer procurará la ruptura de su partido con el gobierno del PT


El juicio político a la presidenta puede llevar meses, y terminar con su destitución, para lo cual se requieren los votos de dos tercios de los senadores (54). Si Rousseff es destituida, Temer asumirá la presidencia hasta el final de su mandato y la celebración de nuevas elecciones en 2018.

Los analistas están menos seguros del desenlace de la votación final, que quizás tenga lugar en setiembre, pero la mayoría cree que Rousseff no volverá a la presidencia.


Populares de la sección