Los presidenciables del Frente se esconden de los francotiradores

Los dirigentes prefieren evitar hablar del tema para no quedar en la mira
"En todos lados hay tapados, en el Frente Amplio también los hay. Pero no asoman la cabeza porque le tiran al blanco", dijo la senadora del MPP, Lucía Topolansky, en diciembre de 2016 durante una entrevista en El País TV.

La expresión de la legisladora responde a la creencia entre dirigentes oficialistas de que la exposición de un candidato, ante tanta lucha de poder interna, puede perjudicar su eventual postulación.

Es así que la lista de precandidateables manejada en conversaciones informales por dirigentes del Frente Amplio sigue creciendo pero, como cuidándose de los francotiradores, la mayoría de quienes son señalados como potenciales aspirantes niegan estar en carrera por la Presidencia de la República o prefieren evitar hablar del tema.

"Negar la candidatura es muy frecuentemente utilizado como una forma de decir que no se tiene la ambición de un cargo y que lo que preocupan son las tareas actuales, pero eso es más una pose que otra cosa", explicó el analista político, Jaime Yaffé, al ser consultado por El Observador sobre la actitud de la mayoría de los dirigentes oficialistas que son manejados como presidenciables.

En los últimos 15 días distintos dirigentes, que en su momento fueron señalados como precandidatos, salieron a negar esa posibilidad.

Es así que el expresidente José Mujica repite hasta el cansancio que no le da el cuero porque está a punto de cumplir 82 años. Su postura genera incertidumbre en el ambiente político porque también lo había negado en 2006 y luego ganó la elección de 2009.

El actual vicepresidente, Raúl Sendic, se perfilaba como candiadto para 2019 tras ganar espacio en la pasada elección pero su imagen se fue a pique luego de las denuncias sobre su pasada gestión en ANCAP y de conocerse que no era licenciado como decía serlo. Sendic dijo el lunes 8 que no se le pasa por la cabeza postularse.

El ministro de Economía, Danilo Astori, un eterno futuro candidato, prefiere declarar que no es tiempo de hablar de candidaturas.

El presidente Tabaré Vázquez entró a jugar su partido, no consideró positivo que Astori y Mujica sean candidatos y, acaso sin quererlo, expuso dos cabezas para los eventuales francotiradores. "Hay que darles oportunidades a gente joven como (el presidente del Frente Amplio) Javier Miranda que está trabajando muy bien o a (el intendente de Montevideo) Daniel Martínez", dijo el 21 de abril en una entrevista con el programa En La Mira de VTV.

Pero, por supuesto el intendente Martínez evade responder acerca de si será candidato aunque ya figura en una buena posición en varias encuestas.

En tanto, Miranda negó durante una entrevista con radio Uruguay que aspire a la presidencia. "Javier Miranda no, Javier Miranda no está. Yo estoy encantado de ser presidente del Frente Amplio entonces déjenme quieto que yo estoy con esto", sostuvo el 8 de mayo bajando, también él, la cabeza.

Sin embargo, Miranda reconoció que cada vez se manejan más nombres en el Frente. "Está bueno que empiezan a surgir nombres para encontrar a quien sea la mejor persona", dijo Miranda y observó que "deliberadamente" evitó utilizar "el masculino como género".

Porque la carrera más o menos oculta en el oficialismo también la corren de momento las senadoras Constanza Moreira (Casa Grande) y Mónica Xavier (Partido Socialista). La senadora, Lucía Topolansky, evalúa impulsar a la ministra de Industria y expresidenta de ANTEL, Carolina Cosse.

La tensión del tiempo

Yaffé, doctor en Ciencia Política, advirtió que los eventuales candidatos enfrentan un dilema ante la mirada de los francotiradores y el paso del tiempo.

"Los que tienen aspiraciones de ser candidatos tienen una tensión difícil de resolver en el sentido de que es cierto que cuánto más tiempo está expuesta su candidatura más margen hay para recibir críticas", dijo.

"Pero también es cierto, y eso es lo difícil de administrar, que para alguien que no está colocado aún como candidato demorarse mucho en manifestar su intención también es un riesgo. Porque hasta que no se coloca como candidato la gente no lo empieza a visualizar y por lo tanto no aparece en las encuestas", agregó.

En medio de las especulaciones, el único que dio el paso al frente en la coalición de izquierda fue el presidente del Banco Central del Uruguay, Mario Bergara. "Yo no descarto considerar (esa) posibilidad pero tiene que ser en determinados escenarios. Escenarios de renovación", dijo en la edición del 5 de mayo del semanario Crónicas.

Y así le fue. Desde la oposición lo ametrallaron a fuerza de acusaciones de haber violado la Constitución ya que su cargo le impide hacer política partidaria. Incluso, el jueves 4 el semanario Búsqueda informó que el presidente Vázquez se enojó con la salida pública de Bergara.

Yaffé insitió acerca de que una candidatura requiere de aparato político, alianzas y un proceso de acumulación que lleva tiempo.

"Parecería que la mitad del período de gobierno es un momento en el cual los que tienen aspiraciones no deberían demorarse demasiado en comunicarlas porque si no, no figuran, y no figurar es un problema", dijo.

Acosados por el tiempo y por los francotiradores. Así andan los precandidatos del Frente Amplio.

Populares de la sección