Los productores lecheros no quedaron del todo conformes

El crédito puente que otorgó el gobierno no soluciona la crisis que afecta al sector
Para los productores lecheros la solución que ofreció el gobierno de facilitar un crédito puente a la industria láctea en condiciones ventajosas por las importaciones impagas de Venezuela, no cubre en su verdadera dimensión la situación de crisis que afecta al sector, destacó a El Observador el presidente de la Intergremial de Productores de Leche (IPL), Sergio Filgueira.

Igualmente reconoció que lo más importante de la reunión del presidente Tabaré Vázquez con los presidentes de las gremiales lecheras del pasado jueves, es que quedó una puerta abierta muy valiosa con el mandatario.

Si bien la solución manejada por el gobierno es para las empresas industriales, a los productores no les resultó convincente la medida. "Si no lo quieren lo dejamos", les dijo Astori a los dirigentes tamberos ante la falta de convencimiento sobre la conveniencia o no de que las industrias lácteas tomen un nuevo crédito, comentó un productor presente en la reunión.

Durante la reunión Astori fue el encargado de transmitir los detalles de la asistencia financiera especial ofrecida por el gobierno de un crédito por US$ 66 millones con tres años de gracia y otros tres de amortización. Ese monto se entregaría a razón de US$ 10 millones mensuales.

Los productores pretendían que el gobierno se hiciera cargo de las deudas de Venezuela y luego se encargara del cobro frente a las autoridades venezolanas.

En la órbita del Instituto Nacional de la Leche (Inale) no están convencidos de que este crédito resulte conveniente para la industria, y tampoco que ese recurso le permita mantener el precio de la leche a los tamberos, aseguró a El Observador una fuente del instituto.

Se cree que a las industrias no le representa una solución viable. En el caso de las industrias de menor porte como Calcar y Claldy, no existirían problemas si se confirma la garantía de un instrumento legal que pondrá a disposición el gobierno. Sin embargo, en el caso de Conaprole la cifra que estaría siendo afectada por este crédito sería por un monto cercano a los US$ 50 millones, que representa una cifra similar al presupuesto mensual que maneja la cooperativa. Ello significa absorber en esta operación la capacidad de endeudamiento que tiene y que frente a la eventualidad de falta de pagos por parte de Venezuela se quede sin margen de maniobra financiera para seguir operando. Concretamente la solución va contra su propia capacidad de crédito.

Eso quiere decir que las industrias se gastarán el crédito en mantener el precio de la leche a los tamberos –que está en nivel crítico– y luego si no paga Venezuela tendrán que cubrir además el préstamo, razonó la fuente de Inale. Para los lecheros urge una solución a esta crisis, porque a los bajos precios que reciben por la leche de $ 7,80 ,en Conaprole se está generando un endeudamiento de US$ 10 millones en todo el sector en los próximos seis meses, mientras que si el precio baja a $ 6 como en el resto de las industrias el endeudamiento significará US$ 80 millones (Producción: Hugo Ocampo).