Los sonidos de un mundo inexplorado

El productor Nandy Cabrera recuperó la historia del olvidado sello uruguayo Macondo
En una de tantas incursiones en Tristán Narvaja buscando vinilos, el DJ y productor Nandy Cabrera encontró la puerta hacia un mundo que hasta el día de hoy lo tiene cautivado. Los discos del sello uruguayo Macondo, escondidos u olvidados en las eternas bateas de la feria, de tanto verlos repetidos comenzó a coleccionarlos como piezas de un puzzle del que no conocía la imagen final. Entre ellos fue encontrando nombres en común, músicos y compositores que se repetían y que se cruzaban. "Cuando uno empieza a analizar estos elementos culturales que empiezan a aparecer entre los discos, se me fue armando el puzzle", contó Cabrera.

De a poco comenzó a investigar sobre este sello que trabajó en el país entre 1975 y 1979, y a pesar de contar en su catálogo temprano discos de tango y folclore, fue la música tropical en lo que posteriormente se concentró. Fue fundado por el chileno Luis Onel, que lo bautizó como el pueblo construido por Gabriel García Márquez, y tuvo como estrellas a Sonora Borinquen, Conjunto Casino, Combo Camagüey, Sonora Cienfuegos y Grupo Antillano.

Hubo muchos ángulos de esta historia que atraparon a Cabrera. "Me interesa esta idea de que no conocemos bien nuestra historia y hay mucho para rescatar en una tradición considerada profana. Acceder a un tesoro escondido, heredar los recuerdos de otra persona". Pero también, a partir de esto vencer los prejuicios musicales que arrastraba. "Nací en 1978 en Suecia, hijo de exiliados políticos, y la música tropical era considerada de mal gusto, de clase baja o de cipayo pro imperialista. Lo interesante es ver las cosas bajo otro prisma que no sea el de la ideología para juzgar la música y las manifestaciones culturales", explicó Cabrera.

Al mismo tiempo, el productor entendió que todo lo que había trabajado Macondo para crear un catálogo curado de música subtropical, donde se dieron cruces de géneros del caribe con los mestizajes locales entre los ritmos criollos y negros, se había perdido con el tiempo. "Es un mundo de músicos, colaboradores y autores que estuvo muy invisibilizado. Por que hoy no se conoce nada, cuando en su momento era una fábrica de hits y de vender discos".

El primer resultado de sus viajes a Macondo fue un primer mixtape Revisitando Macondo vol. 1, que recopilaba algunos de los temas más destacados, y una exhibición de 40 carátulas de discos que se realizó en el Centro Cultural de España.

El paso siguiente fue la edición de su investigación en formato físico. Titulado Macondo Revisitado: The Roots Of Subtropical Music Uruguay 1975-1979, el trabajo se lanzó en una prolija y detallada edición en dos vinilos por el sello español Vampisoul. Cabrera realizó la curaduría musical y una reseña de la historia del sello y sus lanzamientos que ilustra el arte interior del disco.

Este será el material que Cabrera presentará mañana con una fiesta en Bluzz Live con los shows en vivo de Sonora Borinquen y Chico Ferry –voz de Conjunto Casino–, además de la selección musical de Macondo por Cabrera. Las entradas están a la venta en Tickantel a $250.

Populares de la sección

Acerca del autor