Los Stones se pintan de blues

Dentro de las grabaciones del nuevo disco "Blue & Lonesome"
Jon Pareles - The New York Times

Más de cinco décadas después de que empezaron, los Rolling Stones son una institución sólida que aún se deja llevar por la intuición, el impulso y la química. Blue & Lonesome, su nuevo álbum, llegó como un feliz accidente; o, como dijo Keith Richards con su risa de pirata, "como si nos lo hubiera ordenado hacer algún ser superior".

Lo que empezó como un descanso de su propio material, súbitamente se convirtió en un atavismo a gran escala: los Stones de regreso a sus días de principios de los 1960 como un grupo musical que tocaba versiones de las canciones de otros y al que le encantaba el blues, por lo que montaron apuradamente canciones en vivo en el estudio y grabaron todo un álbum en tres días. Blue & Lonesome es el primer álbum de estudio que han hecho los Stones desde A Bigger Bang en 2005; y será lanzado a la venta el 2 de diciembre.

Hablar de él hace sonreir a los miembros del grupo en una serie de entrevistas recientes en el Four Seasons Hotel en Beverly Hills.

"Este álbum", dijo el baterista, Charlie Watts, "es lo que siempre he querido que hicieran los Stones. Es lo que hago mejor y lo que hacíamos cuando nos juntamos por primera vez".

Blue & Lonesome no es el lote de canciones nuevas de Jagger y Richards en las que el grupo ha estado trabajando intermitentemente durante años entre arrebatos y giras. En los últimos años, el grupo ha tratado de dar seguimiento al ímpetu de las giras con sesiones de grabación. Pero las canciones nuevas, dijo Jagger frunciendo el ceño, realmente suman la "mitad de un álbum". Más bien, Blue & Lonesome es un conjunto de una docena de canciones de blues que fueron grabadas originalmente por titanes como Howlin' Wolf, Little Walter y Jimmy Reed. "Estos tipos estaban básicamente inventando", dijo Richards. "No tenían nada en qué apoyarse". Consiguieron estas guitarras y amplificadores nuevos, todos sentían que se iban abriendo paso. Así que hay una sensación particular sobre ese período en especial del blues con el que pudimos identificarnos, porque se podía escuchar a los tipos alentándose unos a otros y preguntándose a dónde los llevaría todo eso".

The Rolling Stones - Hate To See You Go
Video de Hate To See You Go de The Rolling Stones

Medio siglo después, tocar canciones de blues clásicas es un acto de preservación y reclamación; y para los Rolling Stones una cuestión de continuidad. "Hemos conocido estas canciones durante 50 años", dijo Jagger. "Es un idioma aprendido. Es como si yo cantara en italiano. Si lo hubiera estado haciendo por 50 años, no me preguntaría: '¿Cómo se siente cantar en italiano?' 'No siento nada por cantar en italiano; siempre he cantado en italiano'. Funciona la mayor parte del tiempo. Es como si usted tuviera que aceptarlo y dejar el escepticismo (...) Para mí, es un homenaje a todas esas personas que siempre he amado desde que éramos niños", añadió. "Puedo ver por qué la gente podría encontrarlo vagamente incorrecto, pero siempre lo hemos hecho. Y los propios artistas, nunca lo objetaron".

Las sesiones tuvieron lugar en diciembre en British Grove Studios, un complejo en el oeste de Londres propiedad del ex Dire Straits Mark Knopfler. Ahí, los Stones grabaron juntos en una gran sala abierta con una configuración generalmente usada para grabar música clásica.

Sin embargo, después de más de una década entre álbumes, quizá Blue & Lonesome haya relajado a los Stones lo suficiente como para pensar en más canciones nuevas. Las sesiones para el próximo álbum de estudio siguen en proceso.

"Hicimos cosas después de haber hecho esto, y yo dije: 'Muy bien, ¡solo toquemos! Son solo tres acordes, simplemente toquémoslos, dejemos de pensar en ello'", dijo Jagger. "'Simplemente imaginen que esto es un blues'".

Populares de la sección