Los Texel de Lucas promediaron US$ 600

Los planteleros cotizaron US$ 1.150 en el remate que condujo Silveira en Tupambaé

Un muy buen comienzo tuvo la zafra de reproductores ovinos este viernes. Uno de los remates realizados en la jornada fue el de los Texel de cabaña Don José, de Eduardo Lucas, realizado en el local Don Bosco, en Tupambaé, con la conducción del escritorio Silveira Negocios Rurales.

En la oportunidad se comercializaron 10 borregos planteleros, de pedigrí inscripto (PI) y puros de origen (PO) a un precio máximo de US$ 2.000, con un mínimo de US$ 800 y US$ 1.150 de promedio. Se trataba de una oferta especialmente seleccionada por sus destacados datos objetivos.

Luego se comercializaron 20 borregos con características más comerciales, a un máximo de US$ 680, un mínimo de US$ 480 y un promedio de US$ 600. De esta oferta quedaron tres sin venderse, según informó Eduardo Lucas a El Observador.

"La política comercial fue no vender carneros a menos de US$ 480, quizá si aceptaba ofertas inferiores se vendían esos tres borregos, pero fui cuidadoso porque se trataba del primer remate de la zafra", explicó el cabañero.

La actividad convocó a un gran marco de público, entre los que se encontraban amigos y clientes de la cabaña. "Fue un remate que en la previa generaba muchas dudas, pero cuando vimos que empezó a llegar gente nos quedamos tranquilos de que la oferta se iba a vender. El resultado fue mejor del que esperábamos", afirmó.

También se ofrecieron vientres Texel. Los PO cotizaron a US$ 190, US$ 100 y US$ 140, máximo, mínimo y promedio respectivamente; mientras que los de PI se vendieron a US$ 850, US$ 480 y US$ 750.

En la ocasión también se ofrecieron 14 Merino Australiano de las cabañas Don Beto –de Zabala– y Santa Catalina –de Douglas Cortela–, de los que se vendieron ocho a un único precio de US$ 400.

Además participó cabaña El Charco, de Godiño, con una oferta Corriedale que estaba muy bien presentada pero que no se vendió, según se informó.