Los tres recursos con los que el cine intenta retener a su público

Como sucedió en los años 1950 con la televisión, Hollywood apela a innovaciones para no perder con el streaming
El cine 4D es el recurso más reciente con el que el cine intenta cautivar al público. Si bien aún no es masivo, su presencia en el mundo está creciendo, y estrenos como Batman versus Superman recurren a ella para ampliar su propuesta cinematográfica. Sin embargo, no es la primera vez que Hollwood recure a avances técnicos para derrotar a su competencia.

En la década de 1950, el cine veía con horror cómo la televisión se devoraba a buena parte de su público. Los estudios recurrieron a trucos para atraer nuevamente a la gente, como la implementación del 3-D, y la aplicación de formatos de imagen más grandes como el Cinemascope o el Cinerama. Estos formatos fueron la plataforma de difusión de películas épicas o bíblicas como Espartaco o Los diez mandamientos.

Si la historia le parece familiar es porque hoy sucede algo parecido. El cine ve con horror cómo el streaming incrementa su audiencia en detrimento de las salas de cine y la gente se queda a ver películas en casa cada vez más. Los estudios recurren a trucos como el 3D digital, el cine 4D o los formatos de imagen más grandes como el IMAX, que cuentan en las películas épicas como su principal vehículo de uso. La diferencia es que Moisés o Ben-Hur dejaron su lugar al Capitán América, Superman y Hulk.

La cuestión es que no todas estas técnicas y recusos aportan significativamente a la experiencia cinematográfica, y eso se nota. Este es un repaso por algunos de estos trucos, y su impacto en el cine.

1- El cine 3D digital

Se trata de uno de los recursos más utilizados, particularmente en los cines locales, donde es el único adelanto de este tipo disponible. El sistema utilizado en Uruguay es el Dolby 3D, aunque hay otras versiones como el Real 3D. La película Avatar, de 2008, fue una de las que realizó el mejor uso de esta tecnología, uno de los factores que la convirtió en la película más taquillera de la historia. Sin embargo, más allá de la novedad, las cifras de entradas para el cine 3D han caído gradualmente desde entonces, en parte debido al costo más elevado de las entradas.

Christian Font, crítico de cine y comunicador, considera que este formato ya está "demodé". Explica que la conversión a 3D reduce el brillo de la imagen (según estudios, hasta el 88%), resultando en películas más opacas y oscuras que en su versión normal. "Además, según Walter Murch, un editor histórico dentro de la industria, el cerebro no construye la imagen como el sistema pretende, por lo que la sensación nunca es completa", explica Font.

De hecho, una encuesta entre profesionales de la industria de 2014 indicaba que apenas el 5% de ellos creía que el 3D era mejor que el 2D para una película.

2- El cine 4D

Cine 4d

Una de las novedades más recientes del cine involucra no solo los efectos en 3D, sino asientos con movimiento y "efectos especiales" como lluvia, niebla, olores, viento y luces que simulan truenos. La cantidad de salas con esta técnica son escasas (las más cercanas en la región están en Chile y Brasil) y su costo es aún mayor que el del cine 3D (por ejemplo, en Los Ángeles una entrada cuesta US$ 30).

A pesar de lo interesante que pueda resultar la novedad, para el periodista Adam Epstein de la revista estadounidense Quartz, la experiencia de ver una película es este formato termina logrando el efecto opuesto al esperado. Para Font, en determinadas películas funciona bien, y como novedad puede ser atractivo.

Según los desarrolladores de esta técnica, la inclusión de efectos especiales busca generar una sensación de inmersión. Pero Epstein, que vio Batman versus Superman, considera que las luces, la lluvia y el movimiento distrae de lo que sucede en la pantalla, y termina siendo más incómodo que divertido.

Uruguay cuenta con una sala de cine "6D" en Portones Shopping, que funciona de forma similar, solo que ofrece sus propios cortometrajes en lugar de películas comerciales.

3- El formato IMAX

STAR WARS IMAX

Si bien existe desde 1970, su uso se ha incrementado en los últimos años, particularmente en secuencias puntuales de las películas filmadas en este formato, el doble que tiene el habitual en el cine comercial. Su ascenso es tal, que Avengers: Infinity War, la conclusión de la etapa actual del universo de superhéroes de Marvel, será el primer largometraje filmado completamente en este formato.
Este recurso ha sido mejor aceptado entre el público y los realizadores, según Font porque "hace que determinadas películas luzcan más, genera una mayor sensación de profundidad y si por ejemplo, el protagonista está en la cima de una montaña, genera una mayor sensación de vértigo que te une más con la historia". Font lo compara con el viejo Cinerama, ya que ambos comparten las pantallas levemente curvas.

Uruguay no cuenta de momento con salas IMAX, por lo que un viaje a Buenos Aires es necesario para experimentar este formato.

Populares de la sección

Acerca del autor