"Los uruguayos tenemos una enorme oportunidad de crecimiento en el exterior"

Berkes, una empresa uruguaya, construye y realiza obras de ingeniería en varios de los principales mercados del mundo
Espacio contratado

Existe una enorme oportunidad para que las empresas uruguayas construyan su propio camino en el exterior, afirma el presidente de Berkes, Pablo Bocchi. Los profesionales uruguayos y la buena reputación del país permiten aprovechar esa oportunidad, si bien para ello hay que trabajar duro y superar adversidades. "Es importante que nuestras mentes se enfoquen en que el mercado de los uruguayos es el mundo; tal vez hace unos cuantos años parecía una locura o algo demasiado remoto, pero es posible. Nuestra experiencia en el exterior nos demuestra que es difícil, pero que es posible y que vale la pena", asegura Bocchi.

Hace exactamente 20 años Berkes era un taller metalúrgico con 40 operarios, enfocado al mercado local. Su magnitud no era grande pero durante las décadas anteriores había construido una fuerte credibilidad sobre la base de cumplir con los compromisos que asumía no solo en tiempo, sino también en forma. "Las cosas bien hechas" había sido su leitmotiv desde su fundación.
En ese momento Bocchi, un ingeniero que había hecho carrera dentro de la empresa, tomó sus riendas y asumió la dirección. Había cosas por mejorar pero también había un capital tan intangible como valioso: Berkes era una empresa prestigiosa por haber sido creíble.
En la actualidad tiene unos 1.200 integrantes, entre los cuales se encuentran 70 ingenieros, 20 arquitectos y 10 contadores. Tiene tres líneas de desarrollo claramente delimitadas: construcción, industria y energía. Pero, por sobre todas las cosas, Berkes es una empresa uruguaya con una fuerte inserción internacional.

El mercado es el mundo

"Los profesionales uruguayos pueden hablar el mismo idioma que se habla en las grandes ligas. Están preparados para ello y, si algo les falta, lo suplen con una garra impresionante. Luego de varios años de experiencia en todo el mundo puedo asegurar que lo de la garra charrúa no es solo una cuestión futbolística. El uruguayo se las ingenia siempre para resolver los desafíos que se plantean. En Berkes hemos trabajado codo a codo con ingenieros belgas, alemanes, de los mejores del mundo, hablando siempre el mismo idioma", comenta Bocchi.
Francia ha sido uno de los principales mercados de Berkes. De hecho, ya lleva diseñadas y construidas tres calderas para instalaciones de Saipol, la mayor aceitera francesa. Las calderas se encuentran en las localidades de Lezoux, Bassens y Séte, y generan energía a partir de la quema de cáscara de girasol.

Una cuarta caldera fue construida por Berkes en Francia para las instalaciones de la empresa Cristanol en la localidad de Bazancourt. Cristanol es la empresa líder en producción de azúcar y etanol en su país.

Pero, además de Francia, entre los países en los que Berkes realizó o desarrolla obras en la actualidad se encuentran España, Turquía y Eslovaquia, así como varios países latinoamericanos: México, Chile, Brasil, Argentina, Bolivia y República Dominicana, entre otros.

Uruguay y sus desafíos


Más allá del mercado exterior, Berkes desarrolla una intensa actividad en el mercado uruguayo. Entre los grandes proyectos de la actualidad se encuentran, por ejemplo, la planta de Alimentos Fray Bentos (AFB) –donde trabajan combinados los sectores de construcción, energía e industria- y algunas grandes construcciones en el marco del proyecto de ampliación del SMI.
Asimismo, Berkes fue subcontratado por Hyundai en el marco del proyecto de Ciclo Combinado de UTE desde fines de 2013, para hacerse cargo de diferentes obras civiles.

Aproximadamente 400 personas integran el equipo de Berkes en esa obra.

Por otra parte, la empresa tuvo una fuerte participación en la construcción de plantas de celulosa en el país, tanto de UPM (ex Botnia) como de Montes del Plata. "En ambos casos fueron experiencias muy fuertes que nos dejaron enseñanzas en varios frentes", comenta Bocchi.
La cooperación con expertos del exterior en obras con los máximos estándares mundiales en materia de calidad, seguridad y cumplimiento de normas medioambientales –entre otras características- generaron una fuerte transmisión de conocimiento para muchas empresas uruguayas.

"Fue más que positivo. El desafío que quedó planteado –sostuvo Bocchi- es mantener ese conocimiento, ese capital, no perderlo. Eso no es fácil, dado que el mercado uruguayo es chico y obras de este porte son inusuales. Para nosotros ha sido muy bueno trabajar en este tipo de emprendimientos que mueven la economía del país".

Consultado sobre la posibilidad de una tercera planta a cargo de UPM, el titular de Berkes opinó que Uruguay tiene por delante "una oportunidad histórica", pero subrayó: "Para poder aprovecharla debemos darle 100% de seguridad al inversor de que tendrá infraestructura de transporte y un espacio de razonabilidad y equilibrio en las relaciones laborales. Lo podemos hacer, estoy seguro, pero tenemos que ser todos responsables y trabajar con una lógica de equipo".


Populares de la sección