Luego de 20 años, Martinatto se despidió del Ballet Nacional del Sodre

Su última función fue bailando anoche en Don Quijote

La emoción la acaparó desde antes de la función, cuando sus compañeros le acercaban flores y palabras de cariño a su camerino. Pero las lágrimas de Martinatto, 35, se aguantaron hasta el final de la función de Don Quijote cuando se enfrentó a una eterna ovación de pie, una lluvia de pétalos de rosas y la aparición de su hijo de 12 años en el escenario.

"Cuando salió mi hijo fue cuando no aguanté más y me aflojé", contó Martinatto a El Observador.

Embed

Uhaa !!! Que decir .... Muchas gracias a tod@s... Mucha emoción !!! Gracias @alvaroahunchain por el video !

Una publicación compartida de Giovanna Martinatto (@giovannamartinatto) el

Siendo una de las bailarinas que sobrevivió a la etapa de crisis previa a la llegada de Julio Bocca, Martinatto tomó la decisión de retirarse del BNS por su familia y porque ya no se sentía capaz de seguir las exigencias del entrenamiento. "De repente cuando uno tiene 20 años, uno puede entrenar de esa manera. Pero ya cuando sos grande para lo que es la carrera, te cansa mucho y dejas muchas cosas de lado", explicó quien fue nombrada primera bailarina por el mismo Bocca.

En marzo comenzó a construir su nueva etapa de docente de ballet clásico en la Escuela Nacional de Danza. Una etapa que califica de "disfrute", pero que no por eso deja de ser desafiante. Su clase es de 23 alumnos mayores de 18 años de la división contemporánea, a quienes la ahora exprimera bailarina se propone transmitir todo lo aprendido en las buenas, con prestigiosos maestros y directores de todo el mundo, y en las malas, porque la mayor parte de su carrera transcurrió en la época en que los bailarines llegaron a no cobrar por falta de recursos de la compañía.

"Yo creo que de las crisis aprendes muchísimo. Es cuando uno más aprendes porque es como si tuvieras una empresa en pérdida", explicó Martinatto.

Por otra parte, la artista aseguró que seguirá bailando. "Si por fuera me llega a salir alguna función, no la voy a rechazar", afirmó.

Su despedida estaba prevista para noviembre cuando el BNS presentaba el drama Onegin pero una lesión en plena función retrasó todo. Finalmente dijo adiós a la compañía en una de las últimas funciones de Don Quijote.

"Todo pasa por algo", dijo Martinatto. "Es mucho más alegre el rol de Kitri (de Don Quijote) que con el que me iba a ir", agregó sobre el papel inspirado en el clásico de Cervantes que interpretó innumerables veces y siente como anillo al dedo.

Más relajada, Martinatto seguirá bailando y enseñando, con alegría.


Populares de la sección