Luego de los disturbios, Venezuela suspende la eliminación de billete

Maduro da marcha atrás tras protestas y saqueos en varias zonas del país
Venezuela volvía de a poco a la calma ayer luego de una semana de tensión y disturbios por la escasez de dinero en efectivo, tras el anuncio del presidente Nicolás Maduro de prorrogar la vigencia del billete de 100 bolívares hasta el Año Nuevo.

Al menos un muerto y más de 300 detenidos dejaron las protestas y saqueos a comercios en varios puntos del país desde el viernes, la mayoría controlados, salvo por algunos incidentes que persistieron ayer en el estado de Bolívar (sur), donde rige desde el sábado y hasta el lunes un toque de queda.

Se presume que activistas de los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia estaban entre los detenidos durante las protestas violentas que irrumpieron hasta en la mitad de supermercados y comercios en algunos poblados al occidente y sur del país, denunció Maduro en su programa dominical en la televisión estatal.

El gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel, ordenó el domingo detener las motocicletas y hasta "los carros que anden con mucha gente" para frenar los saqueos, una medida que precedió a la prohibición de circulación que mantuvo la noche del sábado en la capital estatal.

Los desórdenes fueron desatados porque el jueves no salieron a la calle, como estaba previsto, los nuevos billetes –el más alto de 20.000 bolívares–, y fue retirado el de 100 bolívares –el de mayor circulación, equivalente a 0,15 dólares a la tasa de cambio oficial más alta–, lo que provocó el caos.

El gobernador de Bolívar reportó un fallecido y 262 personas detenidas en su estado, donde fueron desplegados unos 3.200 militares para "restablecer el orden".

El toque de queda no fue acatado en algunas localidades de Bolívar, donde se registraron pequeños saqueos en la madrugada y mañana de ayer, según reportes de habitantes de la zona.

Siete ciudades de Bolívar resultaron afectadas por los disturbios, que según medios locales arrojaron más de 150 comercios destruidos, mientras que diputados y líderes opositores reportaban al menos cuatro muertos y varios heridos en esa localidad gobernada por el chavismo, sin que hasta ahora haya confirmación oficial.

"Sabotaje"de Obama

Maduro ordenó retirar hace una semana el billete de 100 para golpear a "mafias" que, según dijo, lo acaparaban en las zonas limítrofes con Colombia y Brasil, dejando al país con sólo el 2% del papel moneda de esa denominación.

Al tiempo que sacó de circulación ese billete el jueves, cerró las fronteras con Colombia y Brasil, y la noche del sábado prorrogó el cierre también hasta el 2 de enero. Este domingo, habitantes de la zona pudieron cruzarlas para visitar familiares y adquirir productos escasos en Venezuela.

En su programa de televisión, Maduro ratificó que el país ahora cuenta con "un 80% de la existencia física" de ese billete para que circule en estos días, tras la "ofensiva contra las mafias y el golpe económico" llevada cabo por su gobierno.

El presidente atribuyó las dificultades para introducir los nuevos billetes a un sabotaje "del imperio", en alusión a Estados Unidos, pero informó que en la tarde de ayer llegaría el primer lote de billetes de 500 bolívares.

"Un avión de carga contratado y pagado por Venezuela, cuando iba volando le dieron la orden: 'desvíese y váyase a otro país'", dijo en sus declaraciones transmitidas por la televisora estatal.
"Yo responsabilizo al gobierno de Estados Unidos por todos los ataques que estamos recibiendo, lo llamo el coletazo de (Barack) Obama", manifestó Maduro en referencia al presidente de ese país.

Una moneda devaluada

La inflación de tres dígitos que padece Venezuela obliga a los ciudadanos a cargar enormes fajos de billetes para comprar bienes. Se necesitan unos 50 de 100 bolívares para comprar una hamburguesa y un refresco en un puesto callejero. Analistas económicos habían advertido que la entrega a los bancos de los nuevos billetes sufrió retrasos que harían imposible responder a la demanda de efectivo. Eso puede producir "una parálisis en los comercios pequeños y el comercio informal", dijo Asdrúbal Oliveros, director de la consultora Ecoanalítica. (AFP)


Fuente: AFP, Reuters

Populares de la sección