Luego de pactar precios con el Estado, ALUR empezó a ganar

La empresa dio ganancias en los últimos años. El senador Bordaberry denunció que ANCAP acordó pagar más caro el bioetanol y equilibró las cuentas de ALUR

La empresa Alcoholes del Uruguay (ALUR) propietaria de ANCAP (91%) y Pdvsa (9%) da ganancias desde hace cinco años. Sin embargo, la forma en que llegó a ser rentable fue cuestionada por el senador colorado Pedro Bordaberry en la comisión investigadora de ANCAP, que revisó los negocios del ente desde el año 2000 hasta el 2015. El legislador dijo ayer a El Observador que ANCAP "pactó" pagar el costo de la producción de ALUR más 5% y así empezó a asegurarle su rentabilidad.

La petrolera debe por ley mezclar biocombustibles en las naftas y el gasoil y para eso debe adquirir todo lo que produce ALUR desde sus plantas.

Sin embargo, esa ganancia de 5% que se acordó se llevó al 35% y se hizo en forma retroactiva. En otro ejercicio, ANCAP pagó el costo más el 15% y en otro el costo más el 10% hasta que se estableció pagar, hasta hoy, el valor de la producción más 10%, lográndose así estabilizar los números de Alcoholes del Uruguay.

Ese sobreprecio se pagó hasta que la empresa contó con el 100% de su capacidad instalada operativa para el procesamiento de biocombustibles (fines de 2014). La paramétrica que rige para fijar el precio que ANCAP paga por el biodiésel y el bioetanol cuenta hoy con la supervisión del Ministerio de Economía y Finanzas.

Como parte de la reestructura de ANCAP, el gobierno acordó a principios de esta año reducir los porcentajes de mezcla de los biocomubustibles para cumplir con el mínimo que exige la ley, que es del 5% por cada litro de gasoil (biodiésel) y nafta (bioetanol). Ello llevó a que ALUR esté hoy exportando sus excedentes de biodiésel a Holanda.

"La viabilidad del negocio y las inversiones estaban aseguradas porque ANCAP compraba todo", afirmó el líder de Vamos Uruguay. Además, esos costos surgidos de pagar más caro a ALUR, luego son trasladados al consumidor de combustibles, dijo.

El ministro Danilo Astori (Economía) reconoció que ANCAP paga por biocombustibles a ALUR un precio muy por encima de los valores internacionales.

El senador Álvaro Delgado (Partido Nacional) que fue el miembro denunciante en la investigadora de ANCAP que presentó sus informes en febrero de este año, afirmó que esa operativa fue "una capitalización a ALUR" que costó US$ 100 millones, a los que hay que agregar otros US$ 20 millones de préstamos que le fueron condonados.

Con el trabajo de la investigadora los partidos de la oposición (Colorado, Nacional, Independiente y Unión Popular) presentaron una denuncia ante la Justicia especializada en crimen organizado.

Un punto que se investiga es si se pagaron sobreprecios en la construcción de la planta de Paysandú, que terminó costando US$ 147 millones cuando la licitación que obtuvo la empresa Abengoa fue por US$ 80 millones. El Frente Amplio negó que se hayan pagado sobreprecios.

De acuerdo a números oficiales, ALUR tuvo al cierre del balance 2015 una ganancia neta que rondó los US$ 2 millones. En 10 años de la empresa, tuvo pérdidas en los cuatro primeros (casi US$ 20 millones), y luego que ANCAP acordó pagar más por lo que compraba, ALUR empezó a dar ganancias. Así en los últimos seis años trabajó con números positivos y las utilidades sumaron US$ 17,2 millones.

PIT CNT respaldará el acuerdo

En la negociación, las autoridades de ALUR intentaron modificar el acuerdo salarial pero luego de una serie de paros se aceptó el reclamo gremial y se firmó con una vigencia de un año, y no de dos como se previó al principio.

El convenio firmado entre ALUR y el sindicato (Soca), propone aplicar con retroactividad a mayo y regirá hasta el 30 de abril de 2017. Lo suscribieron Manuel González, gerente general de ALUR, Ricardo Silva, gerente de Gestión Humana, y Humberto Graña, que es el gerente de la Unidad de Caña, Sorgo y Derivados.

Por el gremio negociaron el presidente William Paz y el secretario Ruben Couto, quienes ahora, según dijeron a El Observador, no harán declaraciones y mantendrán un perfil bajo.

El acuerdo salarial alcanza a los trabajadores zafrales y permanentes de ALUR. En el punto tres –el que es rechazo por el gobierno– se tituló como "oportunidad de los ajustes salariales" y ahí se especifica que "se mantiene un régimen bimestral de ajustes salariales, tomándose como base de cálculo el 100% del Índice de Precios al Consumo".

También se pagará la nocturnidad en base a los beneficios que establece la normativa vigente y para los domingos en tiempos de producción, habrá "un plus del 70%" en relación a un día normal de trabajo. Por período de producción se entiende a la zafra de la molienda de la caña, la zafra de la molienda de sorgo, la producción de azúcar crudo, el refinado, fraccionado del azúcar y la producción de etanol. El acuerdo firmado será respaldado por el PIT-CNT, dijo a El Observador su presidente Fernando Pereira.


Populares de la sección