Lula asumió como ministro y a los 40 minutos Justicia anuló nombramiento

La decisión judicial anuló así el acto por el que Lula fue juramentado hoy por Rousseff

Poco duró el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de la la Presidencia del gabinete de su sucesora, Dilma Rousseff. Esta mañana el líder del Partido de los Trabajadores (PT) se presentó en el Palacio del Planalto donde la propia presidenta Dilma Rousseff le tomó juramento.

Sin embargo, 40 minutos después, un juez de Brasilia anuló de forma cautelar el nombramiento del expresidente, informaron fuentes judiciales.

La decisión judicial, tomada por el magistrado Itagiba Catta Preta Neto, del Tribunal Federal de Brasilia, anuló así el acto por el que Lula fue juramentado hoy por Rousseff.

Lea también: Las claves para entender la designación de Lula como ministro

En su decisión, el magistrado sugirió que Rousseff podría haber cometido un delito y argumentó que si Lula asume el cargo de ministro, tendrá poder para realizar una "intervención indebida y odiosa" en la Policía, la Fiscalía y el poder judicial.

La acción del juez respondió a una demanda presentada por los partidos de la oposición, que fundamentaron su petición en las causas abiertas por la Justicia contra Lula, quien está investigado en diversos procesos y ha sido acusado formalmente de delitos de enriquecimiento ilícito, blanqueo de dinero y falsificación de documentos.

En su sentencia, el juez también señala que Rousseff podría haber incurrido en un delito de "responsabilidad" al nombrar a Lula, puesto que la ley veta al presidente de la República cometer actos contra "la probidad" de la administración pública.

Los delitos de "responsabilidad" son uno de los motivos por los que la Constitución permite realizar un juicio político con el objetivo de destituir al jefe de Estado.

En este sentido, el juez ordenó que se informe de los hechos a la Procuraduría General del Estado y al presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, quien es la autoridad competente para impulsar los juicios políticos.

La Cámara de Diputados decidió retomar hoy mismo el trámite para un posible juicio político contra Rousseff, tras conocerse este miércoles unas grabaciones comprometedoras entre la presidenta y Lula.

Los audios grabados por orden judicial generaron la sospecha que de Rousseff designó a Lula ministro para demorar el proceso judicial contra el expresidente.

Ceremonia fallida


Lula asume como jefe de gabinete de Dilma Rousseff

La presidenta Rousseff, juramentó esta mañana como nuevo ministro a su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva, en una ceremonia en la que expresó muy duras críticas a los jueces que lo investigan por supuesta corrupción.

"Las circunstancias actuales me dan la magnífica oportunidad de traer al Gobierno al mayor líder político de este país", declaró Rousseff en el Palacio presidencial de Planalto, al que acudieron cientos de parlamentarios tanto oficialistas como opositores.

En un clima de abierta polarización entre ambos bandos, Rousseff expresó su "repudio total e integral" a la divulgación por parte del tribunal que investiga al exmandatario, de unos audios de una conversación entre ambos, que parece sugerir unas maniobras de la mandataria para influir en favor de su nuevo ministro.

"La gritería de los golpistas (...) no pondrá de rodillas" al pueblo brasileño, proclamó la presidenta de Brasil, atribuyendo a tentativas de desestabilización los pedidos de que renuncie a su cargo.

"¡No habrá golpe! ¡No habrá golpe!", gritaban los asistentes al acto en el Palacio de Planalto, en Brasilia, interrumpido por un opositor que gritó: "¡Vergüenza!", ante los abucheos de los presentes.

"Si Dilma no renuncia, el país parará"

Lula

Centenares de personas volvieron hoy a las calles de Sao Paulo para protestar contra el expresidente Lula durante su toma de posesión como ministro y exigieron la destitución de Rousseff.

Los manifestantes, que ayer protagonizaron otro episodio de rechazo al Gobierno, regresaron esta mañana a la céntrica Avenida Paulista con banderas de Brasil, cacerolas y camisas negras, una consigna para simbolizar el estado de "luto" del país.

Los participantes corearon lemas como "nuestra bandera nunca será roja", en referencia al color que identifica al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), o "si Dilma no renuncia, el país parará".

También dieron muestras de apoyo al juez Sergio Moro, responsable de las investigaciones sobre la trama de corrupción de Petrobras, que salpican a Lula, investigado por enriquecimiento ilícito, blanqueo de dinero y falsificación de documentos.

Sin embargo, como ministro, las causas abiertas contra Lula saldrán de la jurisdicción de Moro y tramitarán en la Corte Suprema, lo que podría dilatar los procesos.


Fuente: EFE y AFP

Populares de la sección