Luna de hiel con María Julia y miles de pibes sin clase

Parte de la corporación docente sigue dando muestras de su egoísmo con los pibes que menos tienen

“Mañana no tengo escuela porque mi maestra le pegó a la directora papá”, me dijo entre preocupada y contenta mi hija de 8 años el lunes por la noche.

La niña -que no sigue (por suerte) las noticias como quien esto escribe- hacía mención en realidad al paro que  el martes  realizaron los maestros por la agresión que recibió la directora  de un jardín de infantes.

Horrible lo de la agresión y tan violenta como la medida sindical que tomó el sindicato de educadores.

Ese martes, unos 100 mil estudiantesno recibieron clase, es decir que serán un poco menos educados y  lo que es peor, muchos  se quedaron sin comer, ya que en barrios marginales existen botijas que la única comida que llevan a la panza es la que reciben en los centros escolares a los que asisten.. Por demandas de seguridad,  en algunos centros de enseñanza, entre otros reclamos,  más de 70  mil liceales de Montevideo, Canelones y Maldonado también se quedaron sin clase porque el gremio que agrupa a los profesores paralizó sus actividades en la semana que termina.

Algunos docentes supuestamente  no agremiados y desde un blog denominado Docentes Libres dijeron “no a los paros de la dictadura sindical”

Desde ese espacio se manifiestan contra el“adoctrinamiento de los alumnos” y acusan a los gremialistas de pertenecer a  grupos de

extrema izquierda y de promover “paros inútiles que solo perjudican a los estudiantes  de los liceos públicos”. Es obvio que allí paran porque nadie les pide rendir cuentas.

La ministra deEducación María Julia Muñoz, que fue puesta en el cargo por su fama de fuerte para enfrentar reclamos sindicales, solo se refirió hasta a a la necesidad de tomar “medidas duras con los agresores”. Es obvio que se refería a quienes hayan golpeado a un docente.

Como si dejar a los muchachos más pobres sin clase no violentara un derecho fundamental.

A un mes de iniciado el nuevo gobierno, los gremios educativos ya demostraron que siguen teniendo elcontrol del destino educativo del país. Resta saber si como prometió en campaña electoral la fuerza política de gobierno exigirá metas a cambio de dinero durante la próxima discusión  presupuestal o dejará que las corporaciones mantengan el control de la enseñanza pública


Comentarios

Acerca del autor