Macri consiguió las leyes para pagar a los "buitres" y salir del default

Por una abrumadora mayoría de 54 votos contra 16, el Senado argentino convirtió anoche en ley el proyecto del gobierno

Por una abrumadora mayoría de 54 votos contra 16, el Senado argentino convirtió anoche en ley el proyecto que habilita al gobierno argentino de Mauricio Macri a endeudarse por hasta US$ 12.500 millones para pagarles a los fondos buitre y sacar al país del default. La votación confirmó el optimismo con que el oficialismo se manejó en los días previos: 26 senadores del PJ-Frente para la Victoria, incluyendo al jefe de ese bloque, Miguel Pichetto, respaldaron la propuesta del gobierno de Mauricio Macri.

La resolución llegó al cabo de una sesión extensa, de más de trece horas, en la que hubo contrapuntos pero con buen clima general entre oficialistas y opositores. La jefa del bloque PRO, Laura Rodríguez Machado, le agradeció el acompañamiento a Pichetto. Él retribuyó: "Considero fundamental resolver esta cuestión con rapidez y con inteligencia y hacer un aporte pensando en el país. Comprendemos que estamos frente a una sentencia judicial. Esta no es una reestructuración", defendió.

Hubo algunas sorpresas que favorecieron la postura de Cambiemos. Estuvo presente el riojano Carlos Menem, flamante aliado oficialista, que votó a favor del proyecto. Y además tres senadoras del PJ-FpV que en la previa se contaban entre los votos negativos terminaron apoyando el texto oficial. La primera en sorprender fue la formoseña Graciela De la Rosa, quien señaló: "No estoy de acuerdo con volver a endeudar a la Argentina, pero voy a votar a favor en resguardo de las reestructuraciones de Néstor y Cristina Kirchner". En los pasillos del Senado no descartaban presiones de su gobernador, Gildo Insfrán, para lograr ese voto.

Algo similar ocurrió con la sanjuanina Marina Riofrío y la jujeña Liliana Fellner, también del PJ-FpV. Esta última, a la sazón hermana del ex gobernador y actual presidente del PJ, Eduardo Fellner, había dejado trascender informalmente que rechazaría el acuerdo, pero a la hora de hablar en el recinto sorprendió. Tras un enfático discurso de rechazo a la iniciativa –uno de los más duros en el Senado ayer–, terminó diciendo: "Voto a favor porque no quiero que los medios digan que soy responsable de un solo despido en mi provincia".

En el grupo de los peronistas que respaldaron el acuerdo se anotaron también el salteño Rodolfo Urtubey, el santafesino Omar Perotti, el catamarqueño Dalmacio Mera, y los entrerrianos Sigrid Kunath y Pedro Guastavino, entre otros.

Pero ahí no se terminaron las sorpresas del peronismo. Sobre el final de la sesión, dos integrantes del Peronismo Federal cortaron con el misterio y revelaron su apoyo a la iniciativa. Fueron los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre, quienes a pesar de haber reclamado insistentemente y sin éxito cambios al proyecto para prohibir al Ejecutivo operaciones de crédito público o reestructurar deuda pública sin previa autorización del Congreso, terminaron votando a favor. De todas formas, Pichetto y otros senadores se unieron luego a ese reclamo.

Entre el puñado de senadores del PJ-FpV que rechazaron el proyecto se anotaron el bonaerense Juan Manuel Abal Medina, el neuquino Marcelo Fuentes, las santacruceñas Virginia García y María Labado, el sanjuanino Ruperto Godoy, la mendocina Anabel Fernández Sagasti y la chubutense Nancy González. Dos fueron los ausentes: Fernando ‘Pino’ Solanas, quien habló en contra del proyecto en la mañana y luego viajó hacia Estados Unidos; y la aliada oficialista Magdalena Odarda, de licencia por enfermedad, y quien en los días previos analizaba abstenerse en la votación.

Borrón y cuenta nueva

Para el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, la aprobación del proyecto que habilita al gobierno a endeudarse por hasta u$s 12.500 millones para pagarles a los fondos buitre "es el acto definitivo que borra el default del 2001".

En diálogo con radio Mitre, el ministro hizo dos lecturas sobre lo ocurrido estos días. Por un lado, que un gobierno que no tiene mayoría, ha logrado en apoyo en ambas Cámaras, y por el otro, que se empiezan a despejar las dudas de que se puede gobernar sin el peronismo.

"Aún los que decían que no era ventajoso para Argentina, terminaban reconociendo que era superior a la situación actual", dijo Prat-Gay."Encaramos un fallo firme y logramos una quita de 38%, lo que no se puede comparar con una reestructuración de deuda", agregó el ministro.

Respecto a la quita de intereses, Prat-Gay afirmó que va a estar en el orden del 60%. "No vamos a hacer quita de capital, pero vamos a ser muy duros por el lado de los intereses", anticipó.

Aprobado el acuerdo, el gobierno quedó habilitado para pagar a holdouts antes del 14 de abril, fecha que fue acordada entre ambas partes. "Todos hubiésemos querido que la audiencia sea antes, pero es un recordatorio más de que no fijamos la Justicia de Estados Unidos. El 14 de abril lo único que sucede es que un grupo de acreedores tiene derecho a bajarse del acuerdo, pero con esta aprobación del Senado, seria difícil que suceda", explicó el ministro.

En este sentido, añadió que se está viendo "si se puede adelantar" y recordó que "no podemos hacer ningún pago hasta tanto se expida la Cámara. Nos vamos organizando como para resolverlo cuanto antes, pero no podemos adelantar ningún pago hasta que la Cámara se expida".

Por otro lado, Prat-Gay hizo una mención aparte al rol "extraordinario" que tuvo Luis Caputo en la negociación: "Ha logrado convencer desde los primeros días al mediador y a gente que se dedica exclusivamente a eso. Teníamos la cancha inclinada, Argentina era mala palabra y cualquier cosa que pidiésemos iba a gatillar del lado de ellos un montón de condiciones".

Prat-Gay remarcó que se consiguió el acuerdo en tres meses y con una quita notable.

"Era una piedra en el zapato para que la argentina se integrase al mundo. Era importante hacerlo lo más rápido posible. Nadie disfruta pagarles a los profesionales de la usura, pero había que resolverlo y así fue. Estamos donde queríamos estar. Ahora empieza el partido, esto nos permite entrar a las gateras", señaló.

Consultado sobre el endeudamiento y las voces a favor y en contra del acuerdo, el ministro aclaró que no nos vamos a endeudar. "No hay aumento de deuda, hay simplemente un cambio de acreedor", dijo.

"Ahora viene un proceso que tenemos que aprovechar para captar inversiones y evitar el ajuste y para recuperar todas las inversiones en infraestructura que no se han hecho en los últimos años. Tenemos que ir afuera porque el mercado es muy pequeño. La alternativa a esto hubiese sido un ajuste brutal", justificó Prat-Gay.


Fuente: El Cronista

Populares de la sección