Macri da un respiro a Vázquez entre tanto lío interno

El gobierno uruguayo logró importantes avances en la cumbre de presidentes de Anchorena

Aunque los gobiernos de Uruguay y Argentina relanzaron ayer a todas luces la candidatura conjunta para organizar la edición centenario de la Copa del Mundo de fútbol a realizarse en 2030, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, arrancó la relación bilateral con el nuevo mandatario argentino y sucesor de Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri, con un par goles desde el vestuario que le dan aire en el corto plazo.

Tras un primer año de gestión empantanado en temas locales como el debate presupuestal, los conflictos en la enseñanza y el déficit de ANCAP, el inicio de 2016 le permitió a Vázquez mostrar anuncios vinculados a la política exterior.

Vázquez y Macri se presentaron ayer en la residencia presidencial de Anchorena (Colonia) como aliados políticos y en ese marco, tras compartir un cordero, el mandatario argentino dio un espaldarazo a dos temas que eran vistos como urgencias por el Poder Ejecutivo uruguayo.

El acuerdo para venderle a Argentina gas producido por la planta regasificadora y la derogación de un decreto de la era kirchnerista que limitó la operativa de los puertos uruguayos fueron dos resoluciones celebradas por el gobierno uruguayo, e implican logros importantes para la administración de Vázquez.

Fuentes del Poder Ejecutivo dijeron a El Observador que Macri aseguró a Vázquez la compra de energía producida por la regasificadora. En tanto, el mandatario uruguayo puso plazo a ese intercambio y a la finalización de una obra que había quedado parada. "Creo que en un año o un año y poco estaremos enviando gas a Argentina. Esto implica que la obra de la regasificadora la vamos a terminar", dijo Vázquez.

El presidente agregó que en marzo viajará a Uruguay el presidente de la empresa japonesa que participa en la obra para definir los detalles de la finalización de la planta. Según los informantes, de momento, el gobierno argentino solo aseguro que comprará gas. Ese hecho es considerado fundamental para integrantes del Ejecutivo uruguayo que buscaban a un socio para venderle energía.

Argentina enfrenta una situación energética comprometida que llevó a su gobierno a declarar la "emergencia eléctrica" a menos de una semana de haber asumido, a mediados de diciembre, tras una sucesión de apagones en barrios de Buenos Aires, ciudad que Macri gobernó por dos períodos. La resolución del gobierno argentino incluirá cortes de luz planificados y campañas para bajar el consumo de energía.

Buenas nuevas

También ayer el gobierno argentino entregó al uruguayo una resolución que dejaba sin efecto la medida adoptada en 2013 y que prohibió los transbordos en países con los que no Argentina no tuviera acuerdos portuarios, algo que perjudicó al puerto de Montevideo. "A poco de empezar ya tenemos iniciativas muy valiosas que no solo harán que funcionen mejor nuestros puertos, que con un decreto que no fue muy feliz, afectó el funcionamiento de los puertos uruguayos, sino que ese complemento va a permitir generar nuevas oportunidades", dijo Macri.

Además, los presidentes encaminaron un acuerdo político para terminar con el conflicto iniciado durante el primer gobierno de Vázquez (2005-2010) por la instalación de la pastera UPM (ex Botnia) en Fray Bentos, un tema que la administración kirchnerista llevó a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Como salida, Vázquez y Macri acordaron montar de forma conjunta un laboratorio de control medioambiental. Aunque no hubo detalles técnicos sobre los parámetros de control –el tema que hasta ahora generó más diferendos–, el embajador de Uruguay en Buenos Aires, Héctor Lescano, insistió en la existencia de un pacto político y dijo que los temas técnicos serán determinados por científicos.

El gobierno promoverá el acercamiento a través del nuevo cónsul en Gualeguaychú, Darío Estades, un funcionario de confianza del canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa.

Aunque en principio asesores de los presidentes comunicaron a los periodistas que habría cuatro preguntas en modalidad de conferencia de prensa, luego los mandatarios resolvieron emitir una declaración conjunta sin posibilidad de interrogantes. La falta de conferencias de prensa fue uno de los puntos que Macri más le criticó a su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner.

En ese contexto también fue anunciado un plan binacional de puertos. Uruguay reclama desde hace ocho años la habilitación de nuevas terminales portuarias en Nueva Palmira y en materia fluvial, el avance del dragado del río Uruguay a 25 pies hasta Concepción del Uruguay y luego a 19 pies hasta Paysandú.


Populares de la sección

Acerca del autor