Macri: "Encontramos ineficiencia y corrupción" en el gobierno

El presidente inauguró las sesiones en el Congreso con un discurso crítico a la administración CFK

No se calló nada. Mauricio Macri pronunció su discurso de inauguración del período de sesiones del Congreso y brindó un mensaje de una hora con un detallado análisis de la situación actual de Argentina después de una década de gobierno kirchnerista.

El presidente optó por dejar de lado su mensaje que apela al futuro y, por primera vez desde que comenzó su carrera hacia la Casa Rosada, dedicó varios párrafos a criticar el estado del país que recibió de manos de Cristina Fernández.

"Nos acostumbramos a vivir así y hasta pensamos que era normal. No lo es, no puede ser", empezó diciendo, y luego desgranó las fallas del país, una por una y con detalle.

El país ganó mucho por impuestos pero no logró organizar bien la educación, salir de la pobreza, tener capacidad de atender sus obligaciones. El Banco Central está en crisis de reservas, hay 1.200.000 desempleados y la nación puntúa mal en los índices de transparencia.

"La corrupción mata. En cada área de gobierno hemos encontrado falta de transparencia, ineficiencia y, en muchos casos, corrupción", dijo Macri.

"La Justicia está politizada, los homicidios crecieron 40% desde 2008, las fronteras están virtualmente indefensas y las Fuerzas Armadas están debilitadas", señaló. El presidente se mostró implacable en terminar con las irregularidades y dijo que "será la Justicia la que investigará" si son fruto "de la desidia, la incompetencia o la complicidad".

Destacó nulos avances en educación o salud, y criticó de modo especial la infraestructura, algo "indignante" debido a la cantidad de recursos destinados. Señaló el déficit energético y luego se centró en el estado de una economía cada vez más cerrada y temerosa, poco competitiva.

"No es para desesperar sino para tomar conciencia del desafío que se vine", aclaró en seguida. Y entonces comenzó a hablar del futuro que promete.

Los tres desafíos

"La Argentina que viene es el país del acuerdo, del encuentro", indicó. Y marcó los tres grandes desafíos que se ha fijado: pobreza cero, derrotar el narcotráfico y unir a los argentinos.

Para lo primero, trabajará en la creación de empleos y la reducción de la inflación, que "existe porque el gobierno anterior la promovió, porque creía que era una herramienta de la política económica". Entonces lo interrumpieron los legisladores kirchneristas, que estaban en la sala con carteles que denunciaban despidos y pobreza.

Aclaró luego las medidas que impulsará para combatir el comercio de droga, y entonces se centró en el tercer desafío, "el más importante de todos, necesario para los otros", el de unir a sus compatriotas.

"Tenemos muchas heridas que sanar, fuimos conducidos durante años de choques, enfrentamientos (...) no se sale de eso con venganza", afinó.

Sí se puede

En la tercera parte del discurso, el mandatario se dedicó a transmitir confianza. "Nuestro principal problema es pensar que era así, que la corrupción vino para quedarse. No es verdad, todo puede cambiar y ya lo estamos cambiando", indicó.

Otra frase motivacional, con una dosis mayor de autoestima: "No tengan miedo. Este presidente junto a 40 millones de argentinos formó el equipo que va a cambiar la historia".

Anotó otras de sus prioridades (vinculación con el mundo, ampliar la educación universal, facilitar el acceso a internet, devolver IVA de productos de la canasta básica alimentaria para los que menos tienen, entre otras) y luego retomó el hilo que mantenía.

"Tenemos que alejarnos de la viveza criolla mal entendida, la búsqueda del atajo", comentó, y propuso volver al trabajo esforzado, en equipo, que dignifica.

"No nos podemos sentar a esperar que alguien resuelva nuestros problemas, nosotros con nuestro esfuerzo lo vamos a hacer", aseguró Macri.

El final de sus palabras recordaron en parte a Martin Luther King, pues Macri describió el país con el que sueña. Sueño con un país que no miente, que te cuida, que no se rinde. Que crece y te ayuda a crecer, dijo, palabras más, palabras menos.

"Yo no vengo a mentirles: no vamos a salir adelante de un día para el otro. Los grandes cambios se logran con muchos pasos pequeños. Juntos vamos a dar cada día, un paso. Y con cada paso, vamos a estar un poco mejor", prometió el presidente argentino, y concluyó ovacionado.


Populares de la sección