Macron es favorito a ganar el balotaje frente a Le Pen en Francia

Las encuestas dan al candidato de centro como ganador ante el rechazo hacia su rival
El centrista proeuropeo Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen disputarán el 7 de mayo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, un duelo que castiga a los dos partidos tradicionales.

Según resultados que publicaba anoche el Ministerio del Interior, con el 90% de los votos escrutados Macron encabezó la primera vuelta con 23,7%, delante de su adversaria de 48 años que obtuvo el 21,9% de los sufragios. Los grandes derrotados de la noche, el conservador François Fillon (19,7%) y el socialista Benoît Hamon (6,20%), anunciaron inmediatamente que votarán al socioliberal para evitar así el triunfo de la ultraderecha.

Es la primera vez en casi 60 años que la derecha estará ausente de la segunda vuelta en Francia y la primera que no habrá representantes de los dos grandes partidos que dominan la política desde hace medio siglo: los socialistas del presidente saliente François Hollande y los conservadores liderados por Fillon.

"En el nombre de ustedes encarnaré (...) la voz de la esperanza para nuestro país y para Europa", declaró Macron, quien dijo querer ser el "presidente de los patriotas frente a la amenaza de los nacionalistas".

A sus 39 años, al frente de un nuevo partido, ¡En Marcha!, este centrista ha ganado una apuesta que muchos daban por perdida hasta el comienzo de 2017, cuando empezó a despuntar en las encuestas. Hoy es quien los sondeos dan como ganador en la segunda vuelta.

Para Ipsos Sopra Steria, Macron obtendría el 62% de los votos contra el 38% para la líder del Frente Nacional. Para Harris Interactive, la diferencia sería aún más importante: 64% para Macron y 36% para Le Pen.

La candidata de ultraderecha, de 48 años, repetirá la hazaña de su padre, Jean-Marie Le Pen, de pasar al balotaje como sucedió en 2002 frente a Jacques Chirac. Su hija, sin embargo, llega con mayor apoyo y un electorado consolidado, capitalizando el hartazgo de los franceses con el sistema.
Le Pen consiguió que su partido logre una gran adhesión, un electorado fiel que le perdona incluso las acusaciones de financiación ilegal de su movimiento por los que ya ha sido sancionada en el Parlamento Europeo (PE), donde ocupa una banca desde 2009.

Cualquiera de los dos haría historia: Macron como el presidente más joven de Francia y ella como la primera mujer en la jefatura del Estado.

Fillon admitió inmediatamente su derrota y pidió el voto para Macron. "No tenemos más opción que votar contra la extrema derecha", afirmó. El primer ministro del gobierno socialista, Bernard Cazeneuve, también llamó a votar por él.

Le Pen, en tanto, celebró lo que consideró "resultado histórico" para Francia. "Hemos superado una etapa", declaró la líder del Frente Nacional (FN), urgiendo a los franceses a "aprovechar esta oportunidad única" para "liberar al pueblo francés".

La victoria de Macron, quien fue ministro de Economía de Hollande, supondría un respiro para la Unión Europea, ya que hizo campaña con un programa abiertamente proeuropeo y liberal.
Si triunfa Le Pen, en cambio, se avecinaría una época de gran incertidumbre, debido a su defensa de la salida del euro, que podría propinar un golpe fatal a un bloque ya debilitado por el Brexit.

Una portavoz de presidencia francesa informó a la agencia EFE que Hollande felicitó al que fue su ministro de Economía, y agregó que el presidente "hará una declaración mañana (por hoy) o el martes sobre por quién pedirá el voto para la segunda vuelta".

Fuente: Agencias

Populares de la sección