Macron obtiene amplia mayoría parlamentaria en primera vuelta

El resultado quedó opacado por la baja participación, pues uno de cada dos franceses no votó
El presidente francés, Emmanuel Macron, encabezó ayer domingo la primera vuelta de las elecciones legislativas y dio un paso decisivo para obtener la mayoría parlamentaria. Si la tendencia de los votantes continúa en la segunda vuelta del próximo domingo, el centrista tendrá el camino libre para aplicar su programa electoral.
Los candidatos de su partido La República en Marcha fueron los más votados en la primera vuelta de los comicios que se caracterizaron por la baja participación. A pesar de que había cerca de 47,5 millones de franceses inscritos en las listas electorales, hubo una fuerte abstención que superó el 51%, la más alta desde 1958. Uno de cada dos franceses con derecho a voto se quedó el domingo en su casa.

Según Frédéric Dabi, de la encuestadora Ifop, estas cifras "no son una sorpresa", ya que "desde hace 20 años se observa una caída de la tasa de participación" en las legislativas en Francia."Los electores tienen la impresión de que las cartas están echadas después de las presidenciales y se preguntan para qué sirve ir a votar", agseguró Dabi.

La victoria, empañada por la fuerte abstención, coloca a los candidatos del mandatario en una posición óptima para ser elegidos en la segunda vuelta y deja a las formaciones tradicionales en una posición minoritaria. La República en Marcha obtuvo entre el 32% y 33% de los votos, lo que se traduce entre 390 y 445 escaños de los 577 de la Asamblea Nacional.

El Frente Nacional, que llegó completamente desunido a los comicios, esperaba lograr al menos 15 lugares para poder formar un grupo parlamentario. Sin embargo, el partido de Marine Le Pen terminó con entre uno y 10 diputados luego de obtener entre el 13% y el 14% de los votos.

El vicepresidente de la coalición, Florian Philippot, dijo estar "decepcionado" por el resultado de la formación, mientras que Le Pen consideró que la falta de participación los "penalizó". "Estas elecciones no generaron ningún entusiasmo entre los franceses", dijo Le Pen.

La líder ultraderechista, además, pidió a todos los "patriotas" que acudieran masivamente a las urnas en la segunda vuelta de las legislativas para frenar la ventaja que consiguió La República en Marcha.
Los resultados también despertaron el malestar del Partido Socialista, que controlaba más de la mitad de las bancas en el Parlamento. El desenlace no fue una gran sorpresa después de la derrota del candidato socialista, Benoît Hamon, en las elecciones presidenciales, donde apenas obtuvo 6% de los sufragios.

La coalición sufrió una nueva derrota electoral "marcada por un retroceso sin precedentes de la izquierda en su conjunto y en particular del Partido Socialista", aseguró el primer secretario del partido, Jean-Christophe Cambadélis. La formación del presidente saliente François Hollande obtuvo entre 15 y 40 escaños.

Por otro lado, el partido de derecha Los Republicanos, que buscaba la revancha luego del fracaso de su candidato François Fillon en las elecciones presidenciales, terminó con entre 80 a 132 escaños y se convirtió en la formación que le sigue al oficialismo.

Por último, el movimiento de izquierda radical Francia Insumisa consiguió entre 10 y 23 bancas.
Tiempo de cambios

La victoria del partido del presidente en la segunda vuelta confirmaría el desgaste de los partidos tradicionales franceses, con la irrupción de una nueva generación de diputados que renovaría la Asamblea Nacional.

El cambio en el Parlamento está garantizado porque casi el 40% de los diputados salientes que no se vuelve a presentar, por la entrada en vigor de la ley contra la acumulación de mandatos y la emergencia de una nueva generación de candidatos.

Sin experiencia

La República en Marcha presentó 530 candidatos para las elecciones legislativas de ayer cuya mayoría procede de la sociedad civil, como lo prometió el presidente Macron para cumplir con la renovación política.

Cerca de la mitad fueron mujeres y la edad promedio de los candidatos fue de 48,5 años.
En el Parlamento saliente las mujeres representaban apenas el 26,9% de los diputados, 155 de los 577 componentes, lo que representaba ya un récord.

La primera ronda de las elecciones legislativas mostraron que déficit de notoriedad y la falta de experiencia de sus candidatos parece no haber afectado al joven movimiento de Macron.

La formación se beneficia de la imagen positiva del presidente que comenzó su mandato con el pie derecho en el ámbito doméstico e internacional. Hasta hace muy poco parecía improbable que Macron, un centrista de 39 años con escasa experiencia y sin maquinaria de partido, obtuviera la mayoría en las legislativas.

Populares de la sección