Maduro convoca ejercicios militares en medio de estado de excepción

El mandatario venezolano aseguró que el expresidente colombiano Álvaro Uribe "llamó a una intervención armada"

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo este sábado que ordenó realizar "ejercicios militares" el próximo sábado para afrontar lo que denunció como una amenaza externa tras decretar un estado de excepción.

"El próximo sábado he convocado ejercicios militares nacionales de la Fuerza Armada, del pueblo y de la milicia, para prepararnos para cualquier escenario", dijo Maduro en cadena televisiva al cierre de una movilización oficialista.

El mandatario venezolano aseguró que el expresidente colombiano Álvaro Uribe "llamó a una intervención armada" durante una reunión en Miami con dirigentes opositores, a la que también asistió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

El representante hemisférico respaldó el reclamo opositor para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoque un referendo revocatorio contra Maduro este año, y aseguró que no hacerlo constituiría el "peor acto de corrupción política".

Maduro aseguró que el llamado de Uribe "constituye un delito internacional". Por ello, llamó "al Ministerio Público y al Poder Judicial que activemos todas las acciones, nacionales e internacionales, para enjuiciar a Álvaro Uribe y para solicitarlo a nivel internacional".

La Fuerza Armada venezolana emitió un comunicado este sábado para expresar "su más firme y categórico rechazo a la sistemática campaña de desprestigio y provocación orquestada desde el exterior (...), a la cual se ha sumado el señor Álvaro Uribe Vélez".

El viernes, Maduro decretó un estado de excepción y amplió los alcances de un decreto de emergencia económica vigente desde enero y cuya prórroga de dos meses expiraba este sábado.

Este nuevo decreto es "más completo, más integral", señaló Maduro, sin precisar el alcance de eventuales restricciones que podría imponer su gobierno para contrarrestar "amenazas internacionales" que atribuye principalmente a Estados Unidos.

Maduro denunció el viernes que "se están activando medidas desde Washington, pedidas y promovidas por factores de la derecha fascista venezolana, envalentonados por el golpe de Estado de Brasil" contra Dilma Rousseff.


¿Restringir garantías?

El jueves, Maduro había anunciado la ampliación del decreto para impedir que la oposición venezolana -que controla el Parlamento- ejecute un golpe de Estado en su contra a la manera como, según él, se lo hizo en Brasil con Dilma Rousseff.

Debido a la separación del cargo de Rousseff para ser sometida a un juicio político, el presidente venezolano llamó a consultas a su embajador en Brasilia.

Maduro acusa a Estados Unidos de estar detrás de una maniobra para "acabar con las corrientes progresistas en América Latina".

El constitucionalista José Ignacio Hernández señaló que, si bien la emergencia económica es una de las formas del estado de excepción, con el nuevo decreto "parece que se restringirán otras garantías constitucionales".

La medida coincide con una nueva jornada de movilizaciones este sábado en Caracas, en el marco de la cual la oposición exigirá que el Consejo Nacional Electoral (CNE) cumpla los plazos para que el revocatorio se haga este año.

Maduro, por su parte, liderará un mitin en el que anunciará otras medidas frente a la crisis, reflejada en una alta inflación (180,9% en 2015) y severa escasez de bienes básicos.

El pasado 2 de mayo, la MUD entregó al CNE 1,8 millones de firmas para pedir la activación de un revocatorio contra Maduro, nueve veces más el número de rúbricas exigido como requisito.

La auditoría de esas firmas concluirá el 2 de junio, y si ajusta a la norma, el CNE convocará a unos 200.000 interesados a validar su rúbrica con la huella dactilar. Luego, la MUD debería recaudar cuatro millones de firmas para que se convoque el referendo.

La oposición espera realizar la consulta a más tardar a finales de este año, pero el oficialismo sostiene que los plazos legales no lo permitirán.

Este aspecto es crucial, pues si el referendo se realiza después del 10 de enero de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del período presidencial- y Maduro pierde, los dos años restantes los completaría el vicepresidente, designado por el jefe de Estado.


Fuente: AFP

Populares de la sección