Maduro decomisó 4,7 millones de juguetes a fábrica para que el Estado los reparta

El presidente venezolano también ordenó el cierre de fronteras con Colombia por 72 horas para, según dijo, evitar contrabando de billetes
El gobierno venezolano, a través de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), decomisó más de 4,7 millones de juguetes a la distribuidora local Kreisel, la más grande de ese país caribeño, una mercancía que será distribuida por un organismo del Estado. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que la compañía debería pasar a manos del "pueblo"

En unos galpones en la ciudad de Guarenas, cercana a Caracas, el sábado fueron decomisados más de 900.000 juguetes de 130 tipos diferentes para ser distribuidos por un organismo estatal.

"Vamos a (...) confiscar este galpón para ponerlo a la disposición de la República dado que forma parte de los ilícitos que han sido encontrados con relación a esta empresa, y ¿cuáles son los ilícitos principales? especulación, acaparamiento, boicot, desestabilización económica", dijo el superintendente venezolano de Precios de Justos, William Contreras.

El decomiso del sábado se sumó al hecho el viernes, cuando el mismo Contreras encabezó un operativo en un galpón de Kreisel en el este de Caracas y retuvo algo más de 3.821.000 juguetes a la distribuidora de juguetes más grande de Venezuela.
El gerente de ventas de la empresa, Giussepe Sason, y la gerente de contabilidad, Osiri Mendoza, fueron detenidas en los operativos y están a la orden del Ministerio Público señaladas, entre otros, por el delito de "obstrucción de un procedimiento de fiscalización", según el jerarca.

Maduro dijo el domingo que tras la intervención a la distribuidora de juguetes y la incautación de más de cuatro millones de objetos lúdicos hay que dar un nuevo "paso" y consideró pertinente fundar en sus instalaciones una fábrica juguetera administrada por el "pueblo".

"¿Qué va a pasar con esta empresa? Al gabinete económico se lo dejo, al buró político se lo dejo, este gran capital, tiene 200 tiendas, los dueños salieron huyendo del país, cometieron graves delitos en el país. ¿Qué va a pasar?", se preguntó el presidente en su programa "En contacto con Maduro".
El gobernante consideró que "es una buena idea" fundar con los artesanos jugueteros venezolanos "una empresa de producción y distribución de juguetes nacionales con el apoyo de tecnología internacional china".

Contreras también criticó que la distribuidora supuestamente informó a las jugueterías que no contaba con cierto tipo de juguetes pero que tras el allanamiento de hoy se observó que hay una existencia "de al menos 20.000" unidades de los supuestos agotados. "Fíjense la clase de trampa de estos sicarios económicos", dijo.

Cerró fronteras con Colombia

Maduro anunció este martes que ordenó el cierre de la frontera con Colombia por 72 horas para hacer frente a las "mafias" que operan en la zona y que, asegura, realizan contrabando de la moneda venezolana, una medida que se suma a la suspensión del billete de máxima denominación de 100 bolívares.

"Capturamos 64 millones de bolívares que estaban pasando por trochas y por caminos, por eso he decidido cerrar la frontera con Colombia 72 horas. A partir de este momento queda cerrada la frontera con Colombia por 72 horas", dijo en cadena obligatoria de radio y televisión desde el palacio presidencial de Miraflores.
Maduro afirmó que unas mafias que operan desde ciudades fronterizas colombianas llevan dos años sacando los billetes de 100 bolívares de Venezuela para "desestabilizar" la economía del país petrolero, como parte de una "guerra financiera".

El mandatario señaló que la decisión de sacar de circulación del billete de 100 bolívares (un dólar equivale en Venezuela a 670 bolívares) en las próximas 72 horas a partir de este martes era una medida "inevitable, necesaria, radical".

Además aseguró que se trata de un ataque de mafias colombianas junto a la oposición venezolana reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) "combinado con mafias internacionales a través de una ONG contratada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos".

Según Maduro todos estos factores supuestamente buscan "una operación de ataque para dejar a Venezuela sin billetes" y por eso, como jefe de Estado, decidió ir "con todo" y ahora esos papeles moneda que estaban en Colombia, se quedarán allá.

La medida de la eliminación de este papel se toma a cinco días de que el Banco Central de Venezuela anunciara la ampliación del cono monetario con seis nuevos billetes, de 20.000, 10.000, 5.000, 2.000, 1.000 y 500 bolívares, y tres monedas más, de 100, 50 y 10 bolívares, para adaptarlo a la fuerte inflación que sufre el país.


Fuente: EFE