Maduro desafía a socios del Mercosur, que discutirán presidencia del bloque

El mandatario venezolano dijo que su país "ejerce plenamente" la titularidad pro témpore de la alianza regional
Luego de que el Mercosur tocara su punto histórico más bajo, hoy se abrirá un nuevo espacio de negociación para intentar ponerle fin a la crisis regional que despertó la auto proclamación de Venezuela como presidente pro témpore del bloque.

La iniciativa, a instancias de los socios fundadores, fue desafiada anoche por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que dijo a sus socios del Mercosur que su país ejercerá plenamente la presidencia del bloque.

"Somos presidentes de Mercosur y lo vamos a ejercer plenamente", dijo Maduro durante un acto oficial en Caracas, transmitido por la televisora gubernamental.

Los dichos de Maduro preceden la cita de hoy en el edificio del Mercosur, en el Parque Rodó, cuando los coordinadores nacionales de todos los miembros fundadores mantengan una "reunión informal", a la que el gobierno caribeño se opone y no asistirá. Caracas no está dispuesto a participar de este ámbito de negociación porque entiende que ya asumió el liderazgo del bloque y que es su potestad convocar a reuniones del Mercosur.

Sin embargo, cualquiera de los estados partes pueden llamar en cualquier momento a una reunión informal, aunque no estén en posesión de la presidencia, explicaron fuentes políticas a El Observador.
El hecho de que sean coordinadores nacionales -que se desempeñan en la órbita del Grupo Mercado Común (GCM)- los que representen a los estados habla de los propósitos de esta reunión, que buscará encontrar bases de trabajo común y recuperar la confianza para acercar a las partes de la polarización que hoy exhibe la organización regional.

Ésta modalidad de negociación asegura la existencia de un espacio de consulta con las jerarquías superiores y no compromete a los cancilleres a tener que hacer un movimiento brusco o indeseado cara a cara. En representación de Uruguay concurrirá el embajador Gabriel Bellón.

La cancillería argentina venía impulsando desde hace días la posibilidad de concretar un ámbito de negociación. Uruguay se sumó al esfuerzo argentino en el entendido que es la única forma de resolver la crisis política por la que atraviesa el bloque.

El canciller paraguayo, Eladio Loizaga, que mantiene un rol protagónico durante la crisis dijo ayer a medios de su país que la reunión servirá para "definir" cómo se afrontará el próximo semestre. "Quizá podemos ir revisando el protocolo de adhesión de Venezuela para subsanar esta situación de la presidencia y podría tranquilamente seguirse el orden alfabético y Argentina tomar la presidencia", dijo Loizaga.

Paraguay, Brasil y Argentina no reconocen la asunción unilateral de Venezuela. Alegan que la toma de posesión requiere de un acto jurídico que tradicionalmente sucedió durante el Consejo del Mercado Común. Brasilia y Asunción además señalan que el gobierno de Maduro sigue sin adherir protocolos del Mercosur a su ordenamiento interno, entre ellos uno en materia de derechos humanos redactado en la pasada cumbre de jefes de Estado de diciembre en Asunción.

Por su parte, Venezuela defiende que ya están en ejercicio de la presidencia y denuncia una conspiración de la "derecha" para boicotear al gobierno de Maduro. En las últimas horas, la cancillería venezolana acusó a Brasil, Paraguay y Argentina de formar una "nueva Triple Alianza" y de reeditar la "Operación Cóndor".

Tranquilidad uruguaya
Brasil, Paraguay y Argentina cuestionaron, en las últimas horas, la decisión de la diplomacia uruguaya de dar por culminada su presidencia pro témpore de forma unilateral.

Brasil y Argentina enviaron comunicados formales, que trascendieron públicamente, en los que describen la decisión uruguaya como una medida "inédita" y que pone en riesgo la estabilidad de la organización.

Sin embargo, ninguno de esos comunicados acusan a Uruguay de haber actuado por fuera del orden jurídico del bloque o del derecho internacional, valoró una fuente de gobierno a El Observador.
Por eso hay una sensación de tranquilidad en la cancillería uruguaya y un llamado a silencio ante las expresiones del resto de los socios fundadores.

El gobierno mantiene que actuó en este caso conforme a derecho y que hizo todos los esfuerzos por llegar a una solución antes que el bloque se polarice. De hecho, Uruguay intento coordinar una reunión entre cancilleres que se vio frustrada ante la negativa de Paraguay y Brasil.

Populares de la sección