Maduro hace gala de su poder militar ante "amenaza externa"

El gobierno ordenó maniobras militares por la supuesta injerencia de Estados Unidos en el país
El brazo militar venezolano tiene una fuerte presencia en el gobierno de Nicolás Maduro y ahora, con su mandato acorralado por una moción de revocación propuesta por la oposición, parece ser el momento elegido por el presidente para demostrarlo. Con la excusa de una supuesta amenaza externa proveniente de América del Norte, Venezuela inició ayer una serie de ejercicios militares que involucrarán, ente ayer y hoy, más de medio millón de personas. Estos ejercicios se enmarcan en un estado de excepción decretado el fin de semana pasado y a su vez, en medio de esfuerzos internacionales por abrir una corriente de diálogo entre la oposición y el gobierno.

Maduro ordenó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sacar la artillería más pesada para prepararse ante una eventual agresión externa, en momentos en que arrecia la conflictividad social y los intentos de la oposición por sacarlo del poder a través de la revocación. Entre las fuerzas desplegadas se encontraron aviones Sukhoi 30 Mk2 y otras aeronaves, que realizaron vuelos de reconocimiento en varias regiones del país, incluidas las zonas fronterizas. Además, según imágenes de la televisión local, el gobierno desplegó varios tanques de guerra y tropas a pie.

Hace poco más de un año, alrededor de 100 mil efectivos hicieron una serie de maniobras similares luego de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declarara a Venezuela como una "amenaza" a la seguridad de su país, al emitir sanciones contra varios funcionarios. En cambio, en esta ocasión Maduro decidió que a los más de 160 mil miembros de las FANB se sumen también cientos de miles de milicianos y reservistas, algo que no había sucedido anteriormente.

"Llamo al pueblo a que se sume para hacer de Venezuela un territorio inexpugnable. Nunca antes habíamos hecho un ejercicio de esta naturaleza y de este alcance", declaró el ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino, desde una de las bases aéreas del estado de Anzoátegui
"Este referendo es para generar las condiciones, para calentar las calles y justificar un golpe de estado o una intervención extranjera, para eso lo están intentado activar", afirmó a su vez Nicolás Maduro, el pasado jueves, al acusar a la "derecha fascista venezolana" de conspirar a la par Washington.

Las fuerzas armadas venezolanas están dotadas mayoritariamente por armamento ruso y chino que, entre otras cosas, incluye varios misiles.

Militares al poder

La demostración de fuerza va de la mano con los fuertes lazos que el poder militar tiene en el gobierno venezolano. Para empezar, de los más de treinta ministros del gabinete de Maduro, diez son militares: seis de ellos activos y cuatro retirados. A su vez, los ministerios más implicados en las distintas crisis sociales que afronta venezuela, están encabezados por uno de estos militares: el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Tierras, y el de Pesca y Acuicultura, son conducidos por uniformados, que tienen ante sí el desafío de la escasez de alimentos que azota a los venezolanos. También la crisis energética ha sido gestionada por otro militar, el general Luis Motta Domínguez, desde el Ministerio de Energía Eléctrica, a través de una batería de medidas que incluyen racionamientos en casi todo el país.

La oposición ha criticado esta amplia participación de los militares en el gobierno y su "politización". "El peor error que cometió Chávez fue haber sacado a los militares de los cuarteles. ¿Quién los va a volver a meter?", ha declarado, por ejemplo, el presidente del Parlamento Henry Ramos Allup.

La FANB cuenta con 165 mil efectivos, 25 mil en reserva y otros miles de la llamada milicia popular. En 2006, Estados Unidos prohibió la venta y transferencia de armamento y tecnología militar norteamericana a Venezuela, por lo que el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez recurrió a nuevos aliados estratégicos: Rusia y China.

La ONG Control Ciudadano ha apuntado que Rusia ha suministrado fusiles, lanzacohetes antitanque, blindados, tanques de batalla, vehículos de combate de infantería, artillería, sistemas de defensa antiaérea, aviones de combate y helicópteros y misiles. A su vez, está previsto que en 2017 se inaugure una planta para fabricación de fusiles de asalto AK-103/AK-104 y otra de municiones. China, por su parte, ha dotado a Venezuela con equipos de comunicaciones, indumentaria militar, implementos antimotines, radares, blindados, así como aviones y helicópteros.

De todos modos, Venezuela redujo en 64% su presupuesto militar en 2015, debido a la fuerte crisis económica, que se agravó por la caída del ingreso petrolero, según informes internacionales.

Fuente: Agencias

Populares de la sección