Maduro le confía a un "soldado bolivariano" el futuro chavista

Presidente convirtió al general Vladimir Padrino López en su mano derecha
Los militares venezolanos ordenan filas en los supermercados, custodian camiones de alimentos y cultivan. Ahora, además, fiscalizarán la carga en los puertos y distribuirán la comida. El presidente Nicolás Maduro se apoya en las Fuerzas Armadas para mitigar la dura escasez, algo que en los últimos días convirtió al general Vladimir Padrino López, un poderoso y ascendente militar fiel al chavismo, en uno de los actores clave para el futuro político del oficialismo venezolano.

El general Vladimir Padrino López dice que no le gusta el militarismo y niega ser el sostén del gobierno, pero en los hechos hoy es la mano derecha del presidente Maduro. Ministro de Defensa y jefe de la estructura castrense más poderosa del país petrolero, el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), desde el pasado lunes López es también una especie de jefe de gabinete.

Los otros ministros (de una treintena, diez son militares) quedaron subordinados así a Padrino López, luego de que Maduro le delegara el mando al frente de la "guerra" contra la escasez de alimentos y medicinas, el problema que enterró la popularidad del mandatario.

La misión de López puede ser determinante para el gobierno socialista, pues el desabastecimiento y la inflación –la más alta del mundo– son los mayores problemas para los venezolanos, por encima de la criminalidad, históricamente en primer lugar. La inflación alcanzó en Venezuela el 180,9% en 2015 y fue proyectada por el Fondo Monetario Internacional en 720% para 2016.

Maduro, quien enfrenta una baja popularidad, espera que los militares pongan orden a la distribución de mercancías y reduzcan la aguda escasez de más del 80% en alimentos y medicamentos que angustia a los venezolanos y provoca largas colas en los supermercados.

La noche del martes, Maduro dejó los cinco principales puertos del país al mando de una autoridad militar, como parte de un gigantesco despliegue de soldados en la recién lanzada "Misión de Abastecimiento Soberano", a cargo del propio general López.

Superpoderes

Además, como soporte jurídico a las medidas de intervención, Maduro prorrogó por 60 días el estado de excepción y emergencia económica que rige en el país caribeño y que le permite gobernar por decreto sin control parlamentario. Entre las prerrogativas que el Ejecutivo se adjudicó con el decreto están el control del presupuesto, la posibilidad de intervenir empresas y bienes privados con el fin de garantizar el abastecimiento y la suspensión de sanciones contra funcionarios de alto rango del gobierno.

El mandatario había firmado el decreto en mayo por dos meses y entonces dijo que podría extenderlo hasta 2017, con el argumento de que necesita poderes especiales para luchar contra una "guerra económica" de empresarios y políticos, a quienes culpa de la aguda crisis que sufre Venezuela.

Pocos dudan de la gran influencia de este oficial del Ejército y de que durante su gestión como ministro aumentó el poderío político y económico de la FANB. Pero él asegura que no le gusta el predominio militar.

"No nos gusta ni el militarismo, ni el pretorianismo, ni la intervención en asuntos que no nos corresponden", afirmó en una entrevista televisiva. Su nuevo rol como súper ministro es para poner "orden" en la cadena productiva, dijo.

Para analistas y empresarios el problema es la producción, como consecuencia del control de precios y de la falta de dólares para importar dado el férreo control de divisas que rige desde 2003.

Un militar chavista "decidido y convencido"

Vladimir Padrino López, quien suele citar a los clásicos griegos y literatos durante sus entrevistas, tomó en 2002 una decisión que catapultó su carrera: el batallón que dirigía en Caracas no se plegó al golpe de Estado que sacó del poder al presidente Hugo Chávez durante 48 horas.

Tras conjurarse el golpe, Chávez condecoró al entonces teniente coronel, quien a partir de ese momento obtuvo religiosamente sus ascensos. El 5 de julio de 2012, el mandatario (fallecido ocho meses más tarde) lo designó subcomandante y jefe del Estado mayor del Ejército. Ahora es Ministro de Defensa y mano derecha del actual presidente, Nicolás Maduro.

El presidente del Legislativo venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, acusa a López de "vilipendiar el honor militar" por estar al servicio de un partido, y exhibe con frecuencia una foto en la que se le ve inclinado saludando a Fidel Castro. Pero Padrino López no se achica. "¡Soldado bolivariano, decidido y convencido de seguir construyendo la patria socialista!", se define en su cuenta de Twitter.

Fuente: Agencias

Populares de la sección