Maduro podrá hacer presupuesto sin que lo controle la oposición

Justicia habilitó a evitar que la norma pase por el Parlamento
El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela avaló ayer al presidente Nicolás Maduro a presentar el proyecto de presupuesto 2017 de ese país sin pasar por la Asamblea Nacional (Parlamento), dominado por la oposición. Pese a ser una decisión de la máxima instancia judicial del país, diputados opositores sostuvieron que va contra la Constitución y alertaron de que, de concretarse ese procedimiento, el gobierno se verá impedido de contraer deuda.

Una decisión del TSJ estableció que "el presupuesto nacional deberá ser presentado por el presidente de la República ante la Sala Constitucional, bajo la forma normativa de decreto que tendrá rango y fuerza de ley", según un comunicado del organismo.

Venezuela atraviesa una crisis económica, social y política, que incluye la inflación más alta del mundo y una oposición en la lucha por juntar firmas en busca de revocar el mandato de Maduro.

La decisión de evitar el pasaje del presupuesto por el Parlamento se hizo pública justo el día en que la oposición hizo una suerte de simulacro de recolección de firmas –que se realizará el 26, 27 y 28 de octubre– para convocar el referéndum revocatorio.

El país caribeño, con las mayores reservas de petróleo del mundo pero afectado por el desplome de los precios del crudo, atraviesa una severa crisis económica. Venezuela registra una inflación anual estimada por el Fondo Monetario Internacional en 475% y una contracción del PIB del 10% para este año. Las proyecciones de ese organismo pueden no ser fieles debido a que no ingresa al país desde 2004.

Los argumentos

Días atrás, Maduro había solicitado al máximo tribunal venezolano que analizara la medida con el argumento de que el Parlamento se encuentra en "desacato", por lo que todas sus actuaciones son nulas hasta que no separe a tres diputados acusados de comprar votos para ganar bancas.

La suprema corte fundamentó su decisión sobre el presupuesto en "el propósito de mantener el funcionamiento del Estado, la garantía de los derechos fundamentales y el orden constitucional".

También sostuvo que la medida responde al "desacato que voluntariamente mantiene un grupo mayoritario de diputados que actualmente integra la Asamblea Nacional, respecto de sentencias del TSJ y de la Constitución, así como también en el estado de excepción y emergencia económica", en vigor desde marzo.

Además, la decisión prohíbe a la Asamblea Nacional la "reconducción presupuestaria". Esto implica que no podrá alterar las partidas, obstruir ni incidir en el presupuesto aprobado.

Reclamo opositor

El TSJ, al que la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) acusa de estar al servicio del gobierno socialista, bloqueó todas las iniciativas del Parlamento, dominado desde enero por ese grupo por primera vez en 17 años de hegemonía chavista al frente del Poder Ejecutivo.

"No hay, ni por estado de excepción ni por decreto de emergencia, posibilidad de que Maduro se haga su propio presupuesto", aseguró Julio Borges, jefe de la bancada de la MUD.

José Guerra, presidente de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, hizo un llamado de alerta a los bancos de Venezuela, a los del exterior y a los de inversión para que bloqueen al chavismo y no le den financiamiento con el argumento de que "está cometiendo una ilegalidad".

"Lo mejor hubiese sido que el gobierno hubiese llevado la ley del presupuesto y la ley de endeudamiento al Parlamento, y nosotros le hacemos las modificaciones pertinentes y se lo aprobamos", dijo Guerra.

El analista económico Jesús Casique consideró que la decisión del tribunal "menoscaba las facultades de la Asamblea Nacional y genera cada vez más desconfianza sobre Venezuela". "Será mal visto por los mercados y afectará el nivel de riesgo país de Venezuela, que es de los más altos del mundo", agregó.

Fuente: Agencias

Populares de la sección