Maduro recibe presión opositora y se quedó sin libertad económica

Venció plazo de la emergencia decretada y la oposición apura referéndum
Mientras ayer venció en Venezuela la vigencia del decreto emitido por el presidente Nicolás Maduro para tener plenas facultades económicas en medio de la crisis de falta de alimentos y energía, la oposición de ese país presiona para continuar la marcha del referéndum revocatorio del mandatario chavista al advertir que el oficialismo busca trancar el proceso.

La oposición venezolana nucleada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a marchar mañana en Caracas y en todas las demás ciudades donde exista una oficina electoral, en demanda de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) agilice los trámites hacia el referendo revocatorio del mandato de Maduro.

La alianza opositora entregó hace una semana listados con la firma de 1,8 millones de electores en busca de que la suerte de Maduro sea decidida en las urnas.

El CNE tenía cinco días de plazo para anunciar cuándo y dónde deben acudir los 1,8 millones de firmantes a estampar su huella y confirmar su firma, pero aún no lo hizo.

Por eso los líderes de la MUD acusan de parcialidad a favor de Maduro a cuatro de los cinco rectores del CNE y de estar dilatando los plazos de las diferentes etapas previas requeridas para ponerle fecha a la celebración del referendo.

En medio de la presión política, donde además los opositores dominan el Parlamento, el gobierno venezolano enfrenta el vencimiento de un decreto que le otorgó libertad para tomar decisiones económicas.

Ese decreto autorizó al gobierno a disponer de bienes del sector privado para garantizar el abastecimiento de productos básicos, limitar el ingreso y salida de moneda local en efectivo, y facilitar la entrega de divisas para agilizar las importaciones.

Maduro había prorrogado el 14 de marzo por 60 días la resolución que entró a regir por primera vez el 15 de enero el año 2016. El diario venezolano El Nacional aseguró ayer que el plazo venció y que constitucionalmente el presidente está impedido de solicitar otra extensión.

El proceso

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática entregó el lunes 2 de mayo 1,8 millones firmas, de un total de 2,5 millones que recolectó, para solicitar la activación del referendo revocatorio, aunque solo tenía que entregar 195.721 (1% del padrón electoral).

En tanto, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, denunció el sábado una "operación morrocoy (de retraso deliberado) que el directorio del CNE está desarrollando para retardar el revocatorio", al impedir el ingreso de los técnicos opositores a las instalaciones donde están resguardadas las firmas.

El sábado se cumplieron los cinco días reglamentarios para la verificación de las rúbricas. Por ello, la oposición exige que el CNE indique cuáles serán los centros para refrendarlas.

Una vez que las firmas seas validadas por el CNE, la oposición debe recolectar, en tres días, otros 4 millones de rúbricas (20% del registro electoral) requeridos para convocar el referendo. Estos deben ser revisados en 15 días.

El diputado opositor Juan Guaido adelantó vía Twitter que el Parlamento propondrá al CNE que el revocatorio se celebre el próximo 24 de julio.

Para que el mandatario socialista sea revocado, el Sí deberá obtener más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido en abril de 2013 tras la muerte de su mentor, Hugo Chávez (1999-2013).
Si la oposición gana el referendo este mismo año, el CNE deberá convocar nuevas elecciones presidenciales en un plazo de 30 días, pero si lo hace en 2017 Maduro será reemplazado hasta 2019 por su vicepresidente, Aristóbulo Istúriz.

Fuente: Agencias

Populares de la sección