Maersk deja de operar por dificultades logísticas en el puerto

El operador le comunicó la decisión ayer a las autoridades del gobierno

Una de las navieras más importantes que opera en el puerto de Montevideo, Maersk Line, le comunicó ayer a las autoridades del gobierno uruguayo que dejará de arribar a la principal terminal portuaria del país, producto de las dificultades logísticas que tiene para operar con sus barcos.

Según informaron fuentes portuarias a El Observador, distintos estudios de batimetría confirmaron la existencia de dificultades en la zona del antepuerto de la Terminal Cuenca del Plata (TCP), que impiden a los buques de 300 metros –que son los que generalmente arriban– realizar las maniobras necesarias para operar. El Observador se contactó anoche con el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, pero dijo que no tenía información al respecto. Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron la decisión de la naviera internacional.

Las fuentes revelaron que los distintos estudios técnicos de la naviera aconsejaron “que no era seguro” mantener la operativa hub con la terminal de Montevideo. De hecho, hace pocos días hubo un incidente con un buque que debió utilizar tres remolcadores para poder realizar una maniobra en el ingreso del puerto.

La decisión de la naviera no es definitiva y puede reverse siempre y cuando se solucione el ancho que se requiere para que los buques que Maersk puedan realizar sus maniobras. Uno de los informantes la calificó de una “noticia muy negativa” para el sector, producto de la relevancia que tienen este tipo de determinaciones.

Por otra parte, la semana pasada Díaz informó a El Observador que se decidió ampliar el contrato con la empresa china Shanghai Dredging Corporation (SDC) para mantener la profundidad del canal de acceso al puerto de Montevideo y La Teja.

El contrato actual con SDC cae en mayo, y la idea es extenderlo por un plazo de ocho semanas por un costo que rondará los US$ 3 millones. Hace dos semanas, el barco granelero Unity N se convirtió en el primer buque que partió del puerto de Montevideo con un calado de 12,1 metros, en lo que constituyó un registro histórico de la actividad portuaria de Uruguay, había destacado a Presidencia el capitán de puerto de Montevideo, Daniel Fernández.

El buque operó en el muelle de TGM, donde cargó 17 mil toneladas de mercadería a granel (puntualmente, poroto de soja), complementando la operación realizada en su escala anterior en el puerto de Nueva Palmira. El Unity N es un buque granelero de 229 metros de eslora, 33 metros de manga, un peso muerto de 79.641 toneladas y un tonelaje bruto de 43.506 toneladas.

(Esta nota fue modificada para incluir precisiones técnicas sobre las dificultades existentes en el puerto)


Populares de la sección