Maersk exige mejoras en el puerto para mantener operativa

Dificultades logísticas complican llegada de buques grandes

Una de las navieras más importantes que opera en el puerto de Montevideo, Maersk Line, exige a las autoridades portuarias la realización de mejoras en la terminal para seguir desarrollando su operativa con normalidad.

Hoy existen dificultades en la zona del antepuerto de la Terminal Cuenca del Plata (TCP), donde no hay espacio suficiente para las maniobras que deben realizar los barcos de 300 metros que son los que generalmente arriban.

De hecho, el pasado 2 de mayo un barco tuvo un incidente y eso derivó en que la naviera solicitara un estudio de batimetría a la Administración Nacional de Puertos (ANP). Este análisis arrojó que había cuatro o cinco puntos complicados que no tenían la profundidad necesaria.

Fuentes oficiales habían dicho ayer que la naviera había decidido suspender la totalidad de su operativa. Sin embargo, fuentes del sector portuario indicaron a El Observador que la compañía solo realizó "una advertencia".

Maersk informó a las autoridades que no operará con los barcos grandes hasta que no se solucione el inconveniente. Sí lo seguirán haciendo las barcazas o barcos de menor tamaño que llegan de otras zonas de la región y entran a Montevideo.

Como alternativa para que los buque de mayor porte puedan mantener su actividad, se negocia con TCP que se pueda realizar una maniobra previa antes de cargar el barco para evitar que toque fondo.

Otra alternativa manejada por la empresa es que se cargue una parte de los buques en Montevideo y se completen en Argentina. Una tercera posibilidad es que las importaciones que llegan para Uruguay se descarguen en Buenos Aires.Estas opciones supondrían un perjuicio económico importante para la terminal montevideana, por lo que las autoridades de la ANP ya ordenaron la realización de trabajos de dragado en la zona con el objetivo que el problema logístico quede solucionado a la brevedad.