Maersk planteó elevar actividad a cambio de reducción de costos

Pretende que contenedores de trasbordos puedan circular entre muelles públicos y privados
Una de las mayores navieras del mundo, Maersk Line, le comunicó ayer a autoridades portuarias uruguayas y diplomáticas su intención de aumentar su presencia comercial en Uruguay con más trasbordos de contenedores en el puerto de Montevideo, siempre y cuando se logren mejoras que permitan abaratar los costos por mover cargas entre los muelles públicos y la terminal especializada de contenedores Cuenca del Plata (TCP).

En la tarde de ayer, el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, junto con la embajadora de Uruguay en Panamá, Ana María Bombau, se reunió con los máximos ejecutivos de Maersk Panamá, país donde la naviera maneja todas las decisiones en materia de operaciones de los 700 barcos que tiene en actividad.

La ANP había solicitado esta entrevista luego de que la naviera se viera obligada a suspender una ruta internacional con Europa como consecuencia de la falta de dragado en la zona de maniobras del antepuerto.

En diálogo con El Observador desde Panamá, Díaz calificó el encuentro con los ejecutivos de la naviera de "muy positivo". Además de "ratificar" que seguirá operando desde el puerto de Montevideo, la naviera indicó que está dispuesta a "alinearse" a la estrategia que persigue el gobierno de mejorar la infraestructura para buques de mayor porte.

"Concretamente manejaron la posibilidad de hacer más trasbordos de los que están haciendo hasta ahora con Montevideo", reveló el jerarca. La intención que tiene la naviera es traer cargas de trasbordos de la región que hoy opera con el puerto de Río Grande en Brasil (el principal competidor de Montevideo) para alimentar luego a sus grandes buques transoceánicos.

No obstante, Maersk hizo saber en la reunión que esto es posible siempre y cuando se corrijan algunas deficiencias en materia de costos que encuentra en la principal terminal portuaria del país, por la imposibilidad que tiene para trasladar cargas de transbordos de los muelles públicos a TCP y viceversa. Díaz dijo que "entiende" el reclamo que hace la naviera, pero un primer paso debería ser un acuerdo entre los operadores (TCP y Montecon) para atender lo que pide la compañía. Recordó que, a nivel de trámites aduaneros, la carga que se mueve de un muelle público a TCP y viceversa, se hace de manera ágil y sin costos para los operadores.

La ANP también tiene el mecanismo de la regulación pero no es algo que esté en el menú inmediato. "No queremos hacer nada que pueda afectar el funcionamiento del mercado", precisó. De todas formas, admitió que sería "muy bueno" para Montevideo por su "ubicación estratégica" elevar su actividad de transbordos con buques feeder desde Río Grande. "Eso nos obliga a tener un plan confiable", indicó.

Escepticismo privado


El privado que tiene el 80% del paquete accionario de TCP, la belga Katoen Natie, se mostró "sorprendido" por el planteo que hizo ayer Maersk y considera equivocada esa estrategia para reducir los costos de los trasbordos de contenedores en Montevideo.

Fernando Correa, gerente de relaciones institucionales de Katoen Natie, dijo a El Observador que si bien se podría negociar con el principal operador de los muelles públicos (Montecon), eso "no ayudaría a que el puerto de Montevideo sea más competitivo" en materia de costos. "Que la carga se baje de una terminal y luego se transfiera a otra genera ineficiencia. ¿Qué pide Maersk?, ¿que sea gratis?", se cuestionó el ejecutivo. Correa indicó que hay que contemplar las tarifas que cobran las empresas de transporte que se dedican a movilizar la mercadería de un lugar a otro.

Por otro lado, indicó que a nivel global lo más utilizado en el sector es que los trasbordos de mercaderías en puerto se hagan únicamente por una terminal especializada. El gerente de Katoen Natie aseguró que esa es la "única variable" que puede darle mayor actividad a TCP.

Navieras informarán de problemas directo a la ANP


La ANP le comunicó ayer a los ejecutivos de Maersk Line en Panamá las tareas de dragado que se iniciaron en la zona de maniobras del antepuerto para que los portacontenedores de 300 metros pueden volver a ingresar a TCP. La naviera se vio obligada a reducir el tamaño y el calado del barco de la ruta semanal que tiene con Europa por la pérdida de profundidad de esa zona. El lunes se sumará una segunda draga que implicaría que en un plazo de dos semanas el tema quede resuelto, informó Díaz.

"Pusimos en claro que los requerimientos de infraestructura, más muelles y dragados, es con nosotros (por la ANP). No vamos a admitir que el vocero sea un operador. Quedó un camino oficial marcado", explicó Díaz. La ANP se comprometió a llevar la zona de maniobras a una profundidad mínima de 11 metros. En la medida en que los estudios de batimetría vayan confirmando un aumento del calado en esa zona, Maersk estará en condiciones de volver a operar con buques de 300 metros con carga completa.


Populares de la sección