Mágico corazón electrónico

David Guetta sacudió Punta del Este en un show pocas veces visto en Uruguay, que marcó el cierre de la gira Movistar Free Music

Con una vibrante performance más destacada por los climas y ambientes que por la sucesión de "hits" que caracterizan a sus últimos discos, el francés David Guetta, hoy DJ número 1 del mundo según la publicación DJ Mag, hizo bailar a más de 10.000 personas en la autopista del aeropuerto El Jagüel, hace apenas unas horas.

Es que el set de Guetta duró unas tres horas y media y acabó pasadas las 5 y media de la mañana. Pocos abandonaron el lugar antes de que terminara con su concierto cargado de referencias pop y rock, con alusiones a otras etapas de la música electrónica más industriales o más cercanas al eurodisco, o incluso a bandas puntuales que fueron sampleadas como por ejemplo Rage Against The Machine.

El público de Punta del Este, que cruzó adolescentes con algunos más veteranos desperdigados en la muchedumbre, respondió con energía a los beats de Guetta, que se acompasaban en forma permanente con una puesta en escena de leds y hologramas que situaba al DJ en el centro, en una tarima bien elevada. A los costados de la pista había dos carpas VIP, una de ellas había sido comprada en su totalidad por un empresario brasileño.

De más está decir que Guetta dio cuenta de su arsenal de grandes canciones, incluida su lectura propia del hit planetario "I gotta feeling" de los Black Eyed Peas, que cerró su set en Punta. Sin embargo, en el vivo esos temas no son aplicados tal cual los discos, sino que partes de ellos -en muchos casos, la simple pista de voz- se acompasan con otros ritmos y efectos. El resultado es el mismo: gente bailando y saltando sin parar, subiéndose a los hombros de compañeros para hacerle corazones al DJ o alabanzas y continuar el rito del baile en el piso de la vieja pista de aterrizaje. La espectacular pantalla-escenario proyectó muchas veces el propio nombre de Guetta y muchas otras dio directivas a la gente, ya fuera el clásico "Put your hands up" o el básico "Let´s go".

Tras las bandejas, un simpático Guetta -tal como se lo ve en sus videos- volvió a mostrarse como un tipo genuinamente alivianado, lejos de la pose que uno acostumbra a ver en los DJs a nivel mundial. Cada vez que aparecía su rostro en pantalla se adivinaba una sonrisa de que parecía de sorpresa y de simple respuesta a la adicción por hacer bailar. Pero no por esto el francés dejó de lado las palabras "para la tribuna": hizo varias alusiones a que Punta del Este es el lugar para irse de fiesta en Sudamérica -comparándolo incluso con Argentina- y dijo que recordaría el concierto por siempre. El DJ recordó que se había sentido muy enfermo horas antes del concierto (algo que incluso twitteó en su cuenta personal) pero aseguró que el público le había "dado la energía" suficiente como para afrontar la noche.

A esas alturas ya habían sonado las vibrantes "Memories" o "Without you" con toda la pista a oscuras y la única iluminación de miles de pantallas de celulares encendidas en lo alto, a pedido del músico. Apenas dos canciones clave en el repertorio del artista electrónico más popular del mundo en la actualidad; el hombre que marcó una fecha que será recordada por mucho tiempo en la historia de los veranos en la península. Es que Punta del Este tiene a los mejores DJs del momento temporada a temporada, pero quizá nunca a uno de corte tan popular a nivel mundial, y nunca en un show abierto a las multitudes y con unas coordenadas musicales mucho más extendidas del ambiente electrónico en sí. Es que, ante todo, Guetta es uno de los mejores elaboradores de pop masivo de los últimos diez años. Y con un repertorio semejante, es bastante difícil resistirse a sus proclamas de amor global. Incluso después de tres horas y media.


Fuente: Por Sebastián Auyanet

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios