Margarita Musto y tablas nutridas de testimonios

Hoy la directora teatral estrenará Encuentros en la estación este
Hoy, en el Teatro Circular, a las 21 y con entradas a $ 280, la directora teatral Margarita Musto estrenará Encuentros en la estación este, obra realizada a partir de un texto del autor francés Guillaume Vincent. El unipersonal, con actuación de Dahiana Méndez, es un ejemplar del teatro documental, nutrido por los testimonios de una mujer de 30 años con trastorno bipolar. que recorre sus vínculos románticos, laborales y sus entradas y salidas de un hospital psiquiátrico.

Este es el estreno del texto en español, ¿cómo llegaron a este autor joven y qué les atrajo de la obra?

La obra nos la acercó Laura Pouso, investigadora, dramaturgista, porque se dio cuenta del potencial intenso que tiene este trabajo para el teatro, para una actriz. Es un testimonio, está basado en la oralidad de una mujer, en las entrevistas del autor junto a ella y en que él transcribió tal cual, respetando las vacilaciones, las dudas, las frases sin terminar. Todo este trabajo, en materia de actuación, tiene el interés que notamos cuando vemos un documental: la gente que se expone, se abre y tiene la generosidad de contarnos su experiencia. Para nosotros ese fue el interés central: cómo tratar un tema que requiere delicadeza, que es tabú, y frente al cual la sociedad tiene tantos debes.

¿Cuál es el diferencial que permite adentrarse al teatro documental?

La ventaja que tiene es que sus palabras son tal cual las usó la persona real. A partir de ahí hay una responsabilidad y un cuidado extra que uno tiene que tener, y un respeto máximo hacia la persona que nos brinda esto. El gran desafío es que es una persona que está hablando con otra, desnuda, despojada. Es un teatro que requiere sensibilidad y pasar por los miles de matices. Cada palabra tiene una historia personal.

Es muy lindo cómo los espectadores van atravesando la apertura y el despojo de Dahiana Méndez, hasta compartir con ella las vivencias. Eso es lo que nos pasa en los documentales.

Este también es el primer unipersonal de Méndez, ¿cómo se desarrolló el trabajo con ella?
Creo que este trabajo es para ella una oportunidad de atravesar lugares que se nos dan pocas veces a los actores. Acá se le requiere un compromiso casi como si la premisa fuera "todo esto me pasó a mí". En vez de ser un trabajo de ir poniendo cosas, construyendo, fue un trabajo de ir despojándose de cosas y aceptar que uno está desnudo frente a los espectadores. Con la conciencia de lo noble de la tarea de hablar de este tema.

¿Cómo la encuentra esta obra tras el pasaje como directora de la Comedia Nacional (2013-2016)?
Ha sido un pasaje de aprendizaje, de convivencia con los actores. Mi universo siempre fue el de la actuación y tengo mucho conocimiento del mundo del actor que en la Comedia Nacional se vio estrechado a estar al frente de un elenco de actores. Entonces, he aprendido más de mí y más de los actores.

Populares de la sección