Marihuana medicinal: "moderada evidencia científica" de beneficios

El Comité Científico Asesor presentó el documento en la Junta de Drogas
"El término cannabis hace referencia a la planta Cannabis sativa L., de amplia distribución a nivel mundial, cultivada hace miles de años para la producción de fibra y con fines recreativos, medicinales y religiosos". Así comienza el informe de 65 páginas sobre marihuana medicinal que el Comité Científico Asesor presentó en la Junta Nacional de Drogas. Tras una revisión de artículos y fuentes de información publicados entre enero de 2000 y agosto de 2015, el documento concluye que "existe moderado nivel de evidencia" científica sobre el beneficio de la marihuana medicinal para "el tratamiento del dolor neuropático y el dolor oncológico, así como para el tratamiento de la espasticidad de la esclerosis múltiple".

El Comité Científico Asesor para el seguimiento y evaluación de la Ley de Regulación y Control del Cannabis fue constituido por el gobierno en marzo de 2014. Además de diseñar un modelo para evaluar el impacto de la ley en diversos aspectos -desde la criminología hasta la salud pública- el comité encargó al médico toxicológico Antonio Pascale Prieto la redacción de un informe que reúna las evidencias científicas sobre los usos medicinales de la marihuana. "El informe fue aprobado y hay coincidencias casi totales con él", dijo el presidente del Comité Científico Asesor, Luis Yarzábal, a El Observador. "Hay que incorporar información complementaria surgida en el último año a nivel científico", agregó Yarzábal.

El informe presentado a la Junta Nacional de Drogas concluye que "existe además un bajo nivel de evidencia que sugiere que los cannabinoides (principios activos de la planta de marihuana) pueden ser eficaces para el tratamiento de las náuseas y los vómitos inducidos por quimioterapia, incremento de peso en pacientes con infección por VIH y en algunos enfermedades con movimientos involuntarios (síndrome de Tourette)".

El médico Pascale Prieto, profesor adjunto de Toxicología de Facultad de Medicina en la Universidad de la República, asegura en las "reflexiones finales" que "existe muy bajo nivel de evidencia en otros síntomas o enfermedades como ansiedad, depresión o psicosis/esquizofrenia".

De todas maneras, "existen numerosos estudios preclínicos, así como reportes de casos que sugieren la eficacia en algunas de estas enfermedades, pero sin el nivel de evidencia suficiente".
Luego de repasar decenas de investigaciones científicas, el informe destaca que "las limitaciones" de estos estudios se repiten: "número limitado de pacientes, dosis y duración de los tratamientos, diferencias entre las formulaciones".

En ese sentido, el documento plantea que los científicos que han desarrolado las investigaciones sobre aspectos farmacológicos, usos terapéuticos y eficacia clínica del cannabis medicinal plantean la necesidad de realizar "estudios clínicos controlados aleatorizados que involucren un número mayor de pacientes en las líneas de investigación ya existentes, con una mejor definición de las dosis utilizadas así como de la duración de los tratamientos".

A la falta de mayor cantidad de evidencia científica, se suma "la complejidad implícita en el abordaje del cannabis" por "la gran variedad de principios activos y otros componentes de la planta" (400 productos químicos y 70 cannabinoides) y por "el desarrollo de cannabis sintéticos que comparten propiedades farmacológicas con aquellos derivados de la planta".

El documento agrega que "en algunas enfermedades, como las epilepsias refractarias o los trastornos por consumo de drogas, el nivel de evidencia disponible no permite apoyar ni desestimar la eficacia de los cannabinoides".

De todas maneras, el informe aprobado por el Comité Científico Asesor no hace referencia a ningún estudio realizado en Uruguay.

"Claramente el proceso de acumulación de evidencia científica está en pleno desarrollo. La política de drogas basada en el paradigma prohibicionista no contribuyó a que la investigación pudiera desarrollarse en condiciones óptimas y eso ha retrasado los avances", dijo a El Observador el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera.

Olivera: "La acumulación de evidencia está en desarrollo"


El médico Antonio Pascale Prieto concluye que "existe moderado nivel de evidencia" sobre los usos medicinales de la marihuana. ¿Cómo evalúa esta conclusión?
Claramente el proceso de acumulación de evidencia científica está en pleno desarrollo. La política de drogas basada en el paradigma prohibicionista no contribuyó a que la investigación pudiera desarrollarse en condiciones óptimas y eso ha retrasado los avances. Existen conclusiones relevantes en diversas áreas y hay expertos de Universidades prestigiosas que hablan de un potencial inédito en, por ejemplo, el tratamiento del dolor o los procesos inflamatorios. Apuntamos a que el marco regulatorio uruguayo propicie el avance de la investigación científica localizada en los distintos institutos del país y que además incentive a que investigaciones ya existentes en distintas áreas incorporen el estudio de los efectos medicinales del Cannabis (en cáncer, dolor, afecciones reumáticas, dermatológicas, entre otras).

¿Cuántas empresas tramitaron permisos para plantar marihuana con fines medicinales?
El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) administra el Registro de Operadores de Cannabis donde deben inscribirse las personas físicas o jurídicas que quieran operar en las diversas actividades vinculadas a la investigación científica, producción, industrialización de cáñamo, elaboración de especialidades vegetales o farmacéuticas de uso medicinal, así como, importación/exportación de cáñamo y derivados. Actualmente hay 14 proyectos que incorporan el uso medicinal aunque vale decir que para poder empezar a producir deben contar, adicionalmente, con el habilitación del MSP como en el caso de cualquier otro producto para uso médico en humanos.

¿Qué investigaciones hay en curso?
Nosotros no tenemos noticia que existan al día de hoy investigaciones formales en curso que involucren ensayos clínicos sobre uso medicinal del Cannabis.
A nivel Udelar se formó un grupo sumamente interesante sobre el tema al que sería oportuno que consultaras.

¿Cómo pueden acceder los pacientes a los productos medicinales, ya sea a los nacionales caseros o a los extranjeros?
Productos nacionales certificados y autorizados no existen aún. A los extranjeros se accede por vía de la importación directa por el paciente ya que aún no hay laboratorios que realicen la importación ni distribución. Para importar es necesario tener la prescripción de un médico así como la autorización por parte del MSP.

¿Algún laboratorio está tramitando permisos para producir medicamentos acá?
En el MSP hay algunos interesados que aún no han iniciado trámite formal. Existen sí algunas iniciativas en curso que apuntan a la producción de materia prima para productos de uso medicinal a partir de el CBD uno de los principales cannabinoides de la planta. Esos emprendimientos tienen fines de exportación.

Populares de la sección

Acerca del autor