Martínez: la baja del boleto "no involucra la pérdida ni de medio puesto de trabajo"

El intendente dijo que los trabajadores están molestos porque el uso de STM eliminará a futuro los guardas en los ómnibus
El intendente Daniel Martínez respondió las críticas de la Asociación sindical de cooperativistas y Obreros del Transporte (Ascot) sobre la baja del precio del boleto y aseguró que la medida "no involucra la pérdida ni de medio puesto de trabajo".

Poco más de tres meses después del último aumento del boleto, la intendencia de Montevideo resolvió revertir esa decisión y anunció que el boleto bajará $ 2 para quienes lo paguen con la tarjeta del Sistema Metropolitano de Transporte (STM). Asimismo, dijo que se realizará un plan de racionalización para disminuir la cantidad de ómnibus que circulan en la ciudad en horas de menor demanda.


Ante estas críticas, Martínez dijo hoy al programa Desayunos Informales de canal 12 que la baja del boleto responde a la necesidad de "mitigar el bravísimo impacto de la caída de la venta de boletos" y aseguró que, tanto la baja del precio como la reducción de algunas frecuencias, "no involucra la perdida ni de medio puesto de trabajo".


"Acá estamos con una medida chica de lo que es un paquete de medidas que eventualmente deberemos aplicar para ponernos el overol todos juntos y entender que acá no hay magia y que la torta (recaudación) se está achicando y hay que buscar soluciones", expresó.

En ese sentido, dijo que la racionalización de las líneas de ómnibus se hará "estudiando línea por línea para que no se resienta el servicio y asegurándole a casa trabajador los 24 jornales que están comprometidos en el convenio" colectivo.

Del mismo modo opinó el director de Movilidad de la intendencia, Pablo Inthamoussu, quien dijo a radio Carve que “se generó una confusión”.

“Esta medida de los dos pesos no tiene ninguna afectación con respecto a la reestructura laboral, que sí venimos conversando pero estamos hablando de plazos mucho más largos. Estamos hablando de varios años para adelante donde tenemos que aggiornar el sistema”, señaló.

Por otra parte, Martínez opinó que el malestar de los cooperativistas no responde a la baja del boleto sino que el uso del dinero electrónico permitirá "con el tiempo" no tener guardas en los ómnibus y "racionalizar en ese sentido".

"A mí no me gusta perder puestos de trabajo pero si la tecnología permite impactar en un menor costo de boleto ¿no hay que pensar primero en los ciudadanos?", cuestionó.

Sobre esto, recordó que la propuesta es hacerlo en un periodo de siete años "para que sea el propio impulso jubilatorio y algún incentivo de retiro lo que haga que ese eventual excedente de gente se termine ajustando".



Populares de la sección