Más de 600 efectivos refuerzan controles en frontera con Brasil

Buscan abatir terrorismo, narcotráfico y contrabando
El Ministerio del Interior puso en marcha dos días atrás un operativo para incrementar controles y prevenir delitos en la frontera con Brasil, donde comenzarán a disputarse el 5 de agosto los Juegos Olímpicos, informó El País este miércoles. Si bien Brasil está enfocado en prevenir un posible ataque terrorista, y ayer, de hecho, el gobierno comunicó la detención de 10 personas que integraban una célula "amateur" que planificaba ataques durante los Juegos Olímpicos (ver página 23), el aumento en los controles fronterizos busca combatir también otros delitos, como el narcotráfico y el contrabando. La Policía desplegó más de 300 efectivos mientras que otros 300 fueron desplegados por el Ministerio de Defensa, informaron fuentes de ambas fuerzas.

"La Policía Nacional dispuso la instrumentación de un fuerte operativo para detectar la circulación de personas requeridas, armas, documentación falsa, materiales y/o sustancias peligrosas en la frontera con el hermano país del norte", informó ayer el Ministerio del Interior en un comunicado de prensa.
Estas medidas fueron adoptadas sin que hubiera pedido de Brasil. Participan del operativo, llamado Gavilán II, efectivos de Crimen Organizado e Interpol, Tránsito, Bomberos, Migración, Drogas (DGRTID), y Guardia Republicana.

De hecho, los primeros resultados en el incremento de los controles se dieron ayer, cuando sobre la hora 15.30 fue detenido en Treinta y Tres un vehículo con matrícula argentina por circular con "un comportamiento sospechoso". Un vehículo de la Dirección Nacional de Policía de Tránsito solicitó al Puesto de Control Operativo Gavilán instalado en el kilómetro 280 de la ruta 8 la detención del auto. Los agentes incautaron dentro del vehículo "unos cuantos bultos de marihuana", aunque el ministerio no precisó la cantidad.

"Este año se está apretando mucho en la frontera con Brasil por los Juegos Olímpicos, entonces las pasadas por la frontera en las que solían traer cocaína han disminuido mucho", explicó semanas atrás a El Observador el director de la DGRTID, Walter Menéndez. Ante esta situación, el jerarca considera que los traficantes de cocaína "han cambiado la ruta".

Además de estos controles policiales en los pasos fronterizos, el Ministerio del Defensa desplegó unos 300 efectivos, vehículos blindados y radares. Desde 2012, entre 50 y 60 militares controlan la frontera con Brasil, informó el coronel Yamandú Lessa, vocero del Ejército, a El Observador. "Anualmente recorremos 23.000 kilómetros en patrullaje y empleando también sistemas de vigilancia terrestre adquiridos hace poco, radares que permiten medir distancia y velocidades de desplazamientos, y detectar vehículos a 40 kilómetros y personas a pie desde 12 kilómetros", expresó. "Si se detecta algo irregular se comunica al Ministerio del Interior para que intervenga", agregó.

Populares de la sección